sábado, junio 09, 2018

LA GUERRA SANTA DE LÓPEZ OBRADOR TIENE RESULTADOS TRÁGICOS

Juan José Díaz Bermúdez /Análisis 


El matrimonio Abarca de Iguala Guerrero, presos por crimen organizado acompañados de López Obrador 

En política los pactos traen consecuencias y lo sabe bien Andrés Manuel López Obrador.
Si un político se alía a la delincuencia según se presume tras sus discursos de apertura para proteger crimínales y pacta con los sicarios prometiendo impunidad a quienes sangran al país, dejando a México en manos de la mafia  para que operen sin ninguna coerción, eso es atentar contra la familia parte fundamental de la sociedad mexicana.
Quien ofrece dádivas al narcotráfico para poder acceder al poder a cualquier costo, abre portales de muerte para sus adversarios.
El fenómeno que hoy vemos en México con el asesinato de decenas de abanderados de partidos políticos en su mayoría del PRI, PRD,PAN,VERDE, no  es la colombianización de nuestro país como se quiere hacer creer y no lo es porque cada país tiene su propia idiosincrasia y este caso las cuestiones de cultura, pensamiento y política no son las mismas.
Se analiza que las tragedias, la incertidumbre, el miedo y la sangre que se ha regado en esta contienda,son actos deliberados de carteles que han sido motivados, contratados o quizás obligados por la promesa de poder tener el poder y porque no; administía.
Es bueno desglosar todos los eventos crimínales de los últimos meses donde han sido asesinados hombres y mujeres de partidos políticos, un panorama jamás visto. 
Lo anterior hace suponer que todos los excesos son pésimos,el desear tener el poder y pactar hasta con el diablo para llegar en este caso a la Presidencia de la República,conlleva a enfatizar sobre el futuro de este país, donde el poder del crimen organizado se ve reflejado en un ambiente de sangre y crueldad y la autoridad moral de un caudillo que no le importa pasar sobre las familias mexicanas con tal de cumplir su berrinche; ser Presidente de México.
Punto y Aparte de encuestas manejadas por la mano que mece la cuna,una mano tenebrosa del oscuro poder del crimen que tiene la facilidad para hacer ganar a su candidato a través de mentiras pagadas. De cuando acá los mexicanos decidimos como en Estados Unidos tener encuestas como punto de referencia ¿de la aceptación de un candidato?, esas encuestas y lo demás es lo mismo. 
Sumando claro está el discurso de odio,hacer creer a la minoría  que la corrupción se borrará por decreto y la sacrosanta mano del Mesías aliviará los males tal como cualquier merolico lo promete con la cura universal
La pulverización de la sociedad trayendo hoy en día discursos fatales de la guerra Volchevique contra punteando a los  ricos y los pobres,ya tiene sus resultados funestos.
Ningún candidato a la Presidencia de la República debe usar la contienda electoral para convertirla en una guerra santa, hoy vemos los resultados trágicos.
Desde iluminados que asesinan para acabar con la corrupción, hasta grupos delictivos que acomodan piezas para poder hacer ganar al candidato de su preferencia, sobre todo si los crimínales a través de pactos y acuerdos, tienen la promesa de tener el país a su merced, al final serán admnistiados por López Obrador.
No tener propuestas, decir que se gobernará con buenos deseos y amor y paz, llevará a resultados escalofriantes de un Estado débil.
Retirar al Ejército Mexicano y Marina Armada de la calles en el combate contra el crimen es un error tan preocupante que muestra a un gobierno cómplice y a un López Obrador dedicado a pactar con crimínales.
Si a un aspirante a Presidente del país se le hace fácil pactar con crimínales para ofrecerles administía, para cederles territorios y vidas, no solo es traición a la patria, es vulnerar la célula principal de la sociedad que es la familia,es poner en peligro a todos los mexicanos dejándolos en la indefensión.
El discurso de odio siempre llevará al odio, el prometer impunidad conducirá a que los crimínales se sientan protegidos por el Estado para seguir desapareciendo y mutilando a los mexicanos.
Quien ofrece admnistía, perdonar a los corruptos, amor y paz para mostrar una cara de conciliador,quitarle a los ricos para darles a los pobres, estatizar bancos y empresas, aliarse a lo más podrido de una sociedad como es el crimen organizado y alzar la bandera de una guerra santa contra sus enemigos, condena a México y a los mexicanos a vivir en la historia del desastre y destrucción como sociedad.
Andrés Manuel López Obrador lo sabe he insiste en crear un panorama de destrucción y muerte en este proceso electoral con un discurso desconcertante,de odio y rencor, prometiendo al crimen organizado administía.