miércoles, noviembre 19, 2014

EL PRETEXTO PARA INCENDIAR A MÉXICO

Juan José Díaz Bermúdez





Oaxaca, México (Punto y Aparte).-  La falta de operador en la Secretaría de Gobernación incentivo que un ajuste de cuentas entre bandas rivales como el caso Iguala, ya que todo apunta hacia ese angulo de la noticia, derive en un explosión social generalizada, por lo menos, en ciertos estados de la república, entre los que se incluye a Oaxaca, sin olvidarnos de Guerrero y Michoacán.

El Estado mexicano ha confundido todo, demostró que los gobernantes que son servidores públicos, no aplican la ley y mucho menos son guardas de la Constitución tal como lo juramentaron  al tomar posesión. Oaxaca, Guerrero y Michoacán son tierra de nadie, en estos lugares gobierna- por lo menos eso parece- la dictadura del proletariado. o sea son Estados fallidos porque no existe ley.

Y no existe ley porque cualquier grupúsculo con la bandera de Ayotzinapa, lo mismo toma casetas de peaje, de donde diariamente roban entre 40 a 50 mil pesos por la tarifa voluntaria de 50 pesos por vehículo, que asaltan traylers y camiones de reparto. ¿Acaso eso no es violar la ley?  Para Gilberto Ortega de Guerrero y Gabino Cué no.

Recientemente en su cuarto informe de gobierno el mandatario oaxaqueño explicó, que no procederá como muchos lo quieren dijo, en contra de la libre manifestación. Sin embargo habría que preguntar, si eso incluye que asalten y quemen centros comerciales, ataquen medios de comunicación, a periodistas a ciudadanos e incluso a policías, no habrá respuesta del Estado para proteger a la sociedad de actos ¿de anarquía y libertinaje?

Este 20 de Noviembre las amenazas son firmes: asaltar centros comerciales e incluso quemarlos, por el solo hecho de hacerlo, porque alguien les dijo a los mercenarios que tienen que provocar al Estado. 

El gobernador debe estar informado quienes están detrás de todo lo que sucede en Oaxaca por parte de la CNTE, el mandatario cae en omisión al no proceder para aplicar la ley, llama la atención que sabiendo -según ha trascendido- el Jefe del Ejecutivo, no intervenga y sancione a Jorge Castillo Díaz, su operador de lujo y a Benjamín Robles Montoya su Delfín, Debería de explicar el porque existen tarjetas informativas de agencias de inteligencia incluidas el CISEN e Inteligencia Militar, donde se le da seguimiento a estos dos personajes como parte de las operaciones e intermediarismo que existe entre líderes de la Sección 22 CNTE y Gabino Cué.

No hay que olvidar que la amistad entre los profesores radicales y Gabino Cué, lo mismo Benjamín Robles, no es de ahora que tienen el poder. Se habla y con documentos así como pruebas contundentes que estos dos políticos manejaban algunas barricadas en el 2006 en las que pagaban, veamos las denuncias del momento y nos daremos cuenta que existen poderosos intereses detrás de los movimientos de la CNTE en Oaxaca, y por supuesto lo mismo pasa en Guerrero y Michoacán. 

En Oaxaca cuantas veces no se le vio a Gabino Cué y a Robles Montoya marchar codo con codo, al lado de sujetos como Flavio Sosa Villavicencio en el 2006.

 En esa época por la represión que dicen vivían ya se hablaba de revolución, incluso se manejaban temas incendiarios por la tristemente celebre Escopeta desde Radio Universidad y Juana Jicayan que hoy por cierto ya le hizo justicia la revolución y come con manteca como dicen en Oaxaca, todo por los compromisos que debe tener con Gabino Cué.

Los profesores radicales, que no todo el magisterio hay que aclarar, en su corta visión político militar, piensan que con incendiar autos, oficinas públicas, robar centros comerciales y quemarlos ya están construyendo una revolución, falso de toda falsedad, porque una revolución debe forzosamente tener bases históricas, actuar con el criterio popular no con criterios sindicales de venganza y odio 

Para que triunfe una revolución, usar  actos vandálicos, violentos e incluso delictivos, para justificarse con el pueblo, traerá sus resultados adversos, pueden ser actos impactantes incluso mediáticos ; pero jamás revolucionarios

Nunca podrán reivindicarse como actos revolucionarios porque se daña a la misma sociedad y al pueblo, se atacan los centros más elementales de acopio para las clases bajas y eso el pueblo no lo perdona.

Gabino Cué tiene que actuar, dejar la inercia y aplicar la ley, no hacerlo lo hará un cómplice por omisión de actos fuera de la ley. No proteger a la sociedad lo mismo que a  tiendas y negocios de la mano vandalica de supuestos estudiantes y profesores, tiene que ser una factura política para la alianza de partidos, dejar en la indefensión a la sociedad, vulnera los Derechos Humanos de quienes son víctimas, el pueblo se los cobrará en las urnas.

Muy aparte de eso, parece que los profesores de la CNTE obtuvieron la bandera que se necesitaba, la supuesta desaparición de los 43 normalistas, le dio vida a un movimiento que como el de la CNTE buscaba históricamente ser reivindicada, hoy tiene el machete en la mano y no dudará en usarlo contra el Estado mexicano. Veremos hasta donde el Estado aplica la ley. 

Tomar de pretexto la supuesta desaparición de 43 normalistas, en un municipio perredista, donde José Luis Abarca es amigo muy cercano y además promotor de MORENA y Andrés Manuel López Obrador, tiene sus dudas y sobre todo hace pensar si todo es cierto o solo el manejo mediático para desestabilizar a México a propósito de las diferentes Reformas Constitucionales.

Si los padres de los desaparecidos  afirman que sus hijos están vivos es porque lo están,claro que lo están, sus cuerpos no han  sido encontrados, entre tanto no aparezcan sus cuerpos son el pretexto PARA INCENDIAR MÉXICO.