miércoles, septiembre 05, 2012

INCERTIDUMBRE EN LA SEDENA ANTE LA CREACIÓN DE UN FRENTE NACIONAL GUERRILLERO

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis



Oaxaca, México (Punto y Aparte).- La posibilidad que grupos guerrilleros mexicanos se unan en una alianza para enfrentar al Estado mexicano en el marco del regreso del Partido Revolucionario Institucional a los Pinos no está lejos. La sección segunda del Estado Mayor Presidencial encargada de la inteligencia y monitoreo y la única en el instituto armado en dar seguimiento a este tipo de fenómenos sociales en México, desde hace dos meses monitorea en los estados de Oaxaca, Veracruz, Guerrero, Chiapas, Ciudad de México, Estado de México y Michoacán, los indicios que le den certezas de un posible Congreso donde acudirían delegados de las organizaciones político-militar más destacadas del país, para formar un Frente Nacional Guerrillero, que permita enfrentar con recursos humanos, tácticos y operacionales a las fuerzas armadas de México.

La información que circula en diferentes medios es vaga, sin embargo la Secretaría de la Defensa Nacional a través de informantes y agentes infiltrados en las diferentes instituciones de educación superior, habrían detectado e interceptado desde mayo de este año, mensajes en torno de reuniones de altos mandos guerrilleros que dejando a un lado los dogmas, se habrían reunido en primer termino en la Universidad Autónoma Nacional de México en el mes de junio, desde donde se habría discutido sin llegar a una conclusión debido a las diferencias abismales que existen entre las diferentes organizaciones. Los delegados y altos mandos que habrían acudido pactaron un segundo encuentro para después de las elecciones del uno de julio, anticipando lo que ellos llamarían un fraude internacional para imponer a Enrique Peña Nieto. La reunión estipulada se habría consensado para mediados del mes de agosto, sin definir el lugar debido a la infiltración de que son objeto.

Sin embargo ha trascendido que la reunión o congreso nacional guerrillero, se habría efectuado a finales del mes de agosto en algún lugar de la frontera de Veracruz y Oaxaca; lugar a donde acudirían los delegados de las organizaciones guerrilleras quienes habrían convenido enfrentar en coordinación con todos los comandantes de las organizaciones a las fuerzas armadas del Estado mexicano.

Las organizaciones que habrían participado en la integración del Frente Nacional Guerrillero según ha trascendido en la Internet son: Ejército Popular Revolucionario(EPR), Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente( ERPI) Tendencia Democrática Revolucionaria- Ejército del Pueblo ( TDR-EP) que a su vez mantiene dentro de su estructura a: Movimiento Revolucionario Lucio Cabañas Barrientos MRLCB,Tendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del PuebloTDR-EP ,Organización Insurgente 1º de Mayo OI-1M, Brigada de Ajusticiamiento 2 de Diciembre BA-2D,Unidad Popular Revolucionaria MagonistaUPRM.

Durante el mes de agosto equipos tácticos de las fuerzas especiales del ejército mexicano realizaron monitoreos en parte de la sierra norte de Oaxaca; concretamente en Choapan y Tuxtepec, para terminar recorridos en la sierra Juárez donde se sospecha llevaron a cabo reuniones previas al presunto congreso nacional guerrillero, realizado en los límites de Oaxaca y Veracruz.

Según las trascendencias la posibilidad de un Frente Nacional Guerrillero no está lejos; incluso sé entiende que las bases ya están dadas y que habría de generarse acciones no en conjunto sino a través de diversas unidades que operarían cada una en su zona de influencia, sin embargo con un solo mando que sería móvil para no ser detectado.

Las acciones de propaganda armada, así como acciones de sabotaje y enfrentamiento con las fuerzas armadas del Estado, partiría de un plan nacional que sería una última opción operar bajo guerra de guerrillas.

Las discusiones que según se ha sabido por medio de las redes sociales, se dieron durante los encuentros. Fueron las de diferenciar hasta donde el Frente Nacional Guerrillero, no se inmiscuiría en los actos de protestas de partidos políticos ante la imposición de Enrique Peña Nieto, según parece los diversos grupos no quieren aparecer como el brazo armado del movimiento de resistencia pacifica convocado por Andrés Manuel López Obrador candidato perdedor de las izquierdas, así como no interactuar con partidos políticos los que estaría en contra de sus estatutos y manifiestos dados a conocer con anterioridad.

Los grupos que presuntamente podrían haber pactado un frente nacional, no perderían sus siglas, seguirían siendo autónomos, sin embargo la confraternidad se basaría puntualmente en la operación conjunta de acciones guerrilleras para tener mayor contundencia.

La sección segunda del Estado Mayor Presidencial, estaría recabando información primordial para identificar a los dirigentes nacionales de este Frente, cuestión que no ha logrado hasta el momento, ya que según ha trascendido los dirigentes tradicionales habrían dejado el mando a jóvenes guerrilleros para llevar a cabo las campañas de difusión y armadas.