martes, junio 28, 2011

PARLAMENTANDO

José Claudio Díaz Ríos

Diputado David Mayrén Carrasco


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- El diputado David Mayrén Carrasco, consideró que la Fracción Parlamentaria del PRI en el Congreso de Oaxaca, ha hecho grandes observaciones al proyecto del plan estatal de desarrollo enviado por Gabino Cué Monteagudo. Estas observaciones tienen que ver con infraestructura caminera, carreteras, agua y saneamiento, drenaje sanitario así como vivienda y desarrollo urbano, incluso en materia de agricultura, agropecuaria y pesca donde el PRI está proponiendo crear la Secretaría de Pesca, ya que se tiene un gran potencial en este rubro donde tenemos un aproximado de 564 kilómetros de litoral y son desaprovechados.
Con políticas públicas para que se beneficien los oaxaqueños, la Fracción Parlamentaria del PRI insistió, promueve para que se tenga un plan estatal de desarrollo, acorde con las grandes carencias y necesidades que tiene el estado de Oaxaca.
Se refirió a la costa oaxaqueña, donde esta priorizando dijo, la infraestructura carretera, proyectos productivos, la forma en la que se deben de hacer y que se aterricen. Se quiere que el Plan Estatal de Desarrollo no sea un documento más y quede en el olvido, sino que sea efectivamente el documento rector de lo que pretende hacer el gobierno del estado, con objetivos claros, metas claras y se evalué periódicamente con los titúlales con las dependencias del ejecutivo.
Citó que el Plan Estatal aún no se aprueba, esta en revisión, pero se enriquece todo los días para que sea efectivo para los oaxaqueños, dijo David Mayrén Carrasco.
En otra cuestión, dicen que hay mal que por bien no venga, pero en el Congreso de Oaxaca el mal se suma al mal y es cosa de nunca acabar. Pemex negó la entrada a diputados de Oaxaca que en comisión plural decidieron visitar el lugar para verificar la seguridad de la paraestatal. Lo cierto es que la paraestatal nunca fue notificada de la presencia de los legisladores locales y aunque hubiera sido notificada por la legisladora Rosalinda Domínguez, que los representantes populares podrían visitar el lugar, nunca en calidad de inspectores o jueces, más bien como cualquier visitante, pero sin hacer juicios. Por lo menos es lo que se dijo. La culpa fue de la tristemente celebre Rosalinda Domínguez, que como diputada deja mucho que desear y ojalá alguien le dijera que se vista de acuerdo a su embestidura. La seguidora de Marcelo Ebrard, creyó en su ingenuidad o ignorancia, que por ser diputados locales tendrían las mismas garantías que los federales. Que falta de conocimientos de esta señora que provocó serios trastornos a los legisladores, sobre todo a Martín Vásquez Villanueva el aspirante a la Senaduría, que esta vez si perdió la compostura y tronó contra la paraestatal, se despeinó el priísta que estuvo a punto de enviar a chingar a su madre a los directores de la “Antonio Dovali Jaime” y grito a los cuatro vientos: “ No voy a regatear con las vidas humanas”, refiriéndose a los casos de las personas que viven sobre los ductos. No se diga de Flavio Sosa que por poco ordena que se colocaran barricadas, fue de risa, ya que los diputados llegaron previó acuerdo dicen ellos algo que niega la paraestatal, para meterse como en su casa a decir que estaba bien y que estaba mal, lógico los mandaron por donde vinieron y tiene razón PEMEX, que cualquier chango se ponga decir que esta bien y que esta mal sin un dictamen técnico de profesionales. Es un punto menos para la nefasta Rosalinda Domínguez quien por cierto también le apuesta a ser diputada federal. No extraña porque el Congreso Federal también está lleno de ignorantes.
La indígena nylon, Eufrosina Cruz Mendoza, fue al Estado de México a lograr la victoria de Bravo Mena, que no levantó ni con viagra. La contradictoria zapoteca, porque habla de lucha popular y está en el PAN, fue a EDOMEX a tratar de componer la situación, pero ni con sus limpias, mucho menos cargando a la virgen de los remedios, va a poder sacar del ostracismo en la que cayó la viva imagen de explotador que lleva impresa en su cara bravito porque resultó más inofensivo que un chihuahueño.