lunes, febrero 28, 2011

UNIVERSITAS

Rodrigo Fernández Diego


La Facultad de Derecho de la URSE, de una gran excelencia educativa.

Oaxaca, México (Punto y Aparte).- Si se llega a comprobar lo que en corrillos se grita, en el sentido que la huelga del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad, es una maniobra dirigida y orquestada desde el museo del palacio en Oaxaca, contra la administración universitaria, flaco favor le esta haciendo el funcionario que atenta contra la UABJO, casa de estudios que ha sufrido el acoso sistemático de los gobiernos en turno. El rector, Rafael Torres Valdes, no debe caer en la trampa que le están colocando, ya que incluso se habla que Enrique Martínez y Martínez, flamante secretario general de la UABJO, podría estar sumando esfuerzos con funcionarios estatales para desorientar a la comunidad universitaria con visos a la sucesión en rectoría.
Si esto es verdad, se supone que el rector tendrá que comenzar a diseñar su plan B, que sabemos lo tiene y que obviamente, deberá estar diseñado sobre conclusiones reales para que de esta manera se pueda abordar el tema de la presunta traición de Martínez Martínez, que no sería la primera vez, ya que es un caso perdido.
Habrá que saber los planes de los directores de las facultades y prepas, sobre todo las opiniones que existen sobre la escalada de agresión que ha sufrido la UABJO por parte del gobierno de Gabino Cué.
La Universidad Regional del Sureste ha consolidado un permanente apoyo a la docencia. Se habla de cursos interactivos a catedráticos, lo que reafirma la intención de los dueños de la URSE, de impulsar la excelencia académica. Aunque hay que aclarar que el valor de una institución educativa no son los muros, ni las aulas mucho menos el nombre de la universidad, sino la capacidad de sus alumnos.
La Facultad de medicina de la URSE ha tenido egresados excelentes, pero estos egresados de excelencia académica, se han formado en su capacidad, no es que los planes sean de alta calidad, porque se ha comprobado por ejemplo que de la misma institución egresan pésimos médicos que no tienen un historial de calidad.
En este caso se visualiza un historial en el que, los alumnos desde el inició de capacitación han sido excelentes y han aprovechado su paso por las aulas.
Entre tanto en la Facultad de Derecho de la URSE, institución que cuenta con una sala de juicios orales, la mejor de México, se ha consolidado como una institución ícono de proveer a los mejores abogados, la mayoría de ellos han consolidado una carrera judicial y están presentes en puestos de alta envergadura.
Se hablaba de una tradición de los egresados de la carrera de derecho de la URSE, por cumplir con los requisitos técnicos y educativos para ocupar puestos de relevancia en el sistema judicial. El actual Presidente Magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca, así como el Secretario de la misma institución, son egresados de la URSE, lo que reafirma la calidad de alumnos que egresan de la Facultad de Derecho de esa Universidad, dándole honor a su Alma Mather.
Hay un gran abismo entre la Facultad de derecho de la UABJO y la URSE. Mientras que en la primera, en la de la Universidad pública no se exige calidad, en la segunda, la Universidad privada, se diseñan planes de aprovechamiento que subrayan la posibilidad que algo falla en la UABJO y sin tomar a equivocarnos, podríamos decir que la falla garrafal en la UABJO, es el sindicalismo que afecta gravemente a esa casa de estudios.