martes, julio 29, 2008



LA APPO Y LAS FARC
Juan José Díaz Bermúdez

Oaxaca,México.-Las revelaciones surgidas de los discos duros de las computadoras que contenían información clasificada de Raúl Reyes, segundo al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ( FARC), muerto el uno de marzo de 2008 por tropas de élite del gobierno colombiano en los limites de

Ecuador y Colombia, lugar cercano al río Putumayo, donde se encontraban cinco mexicanos, entre ellos Lucía Moret Álvarez y Natalia Ramírez Velásquez. Las dos mujeres identificadas al interior de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca en el conflicto iniciado por el magisterio oaxaqueño en 2006, pone en la clasificación de organizaciones terroristas a la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca ( APPO) , Frente Popular Francisco Villa y las “Panteras”, al existir coincidencias y anotaciones en la agenda virtual de las FARC descubierta, como son pagos, trasferencias, órdenes de ataque y sugerencias a las células terroristas que operaron, según se destaca en la información del jefe insurgente, en el movimiento popular-magisterial de 2006, incitado por profesores oaxaqueños y miembros de la APPO.

La computadora del jefe fariano más cruel y despiadado que ha existido en la guerrilla colombiana , destaca correos electrónicos, órdenes, memorándums ,pagos, transferencias, seguimiento del trabajo desarrollado por las diferentes organizaciones, así como pagos a grupos como el Frente Popular Francisco Villa, conocidos como “Panchos Villa”, “las panteras”, organizaciónes que participaron activamente durante el desarrollo del levantamiento en Oaxaca en 2006, promovido por la sección XXII del SNTE , la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación ( CNTE) y la APPO.

Junto con las revelaciones que surgen de los documentos clasificados del guerrillero colombiano, se trasluce la participación de las FARC en el movimiento magisterial y popular en Oaxaca, lo que podría generar nuevas investigaciones que permitirán, a decir de expertos en la materia, fincar responsabilidades jurídicas internacionales a Lucía Moret Álvarez junto con otros implicados.

En la computadora de Raúl Reyes se han encontrado casi 17,000 ficheros y más de 37,000 documentos almacenados, que constituyen un catálogo detallado de las actividades clandestinas de la guerrilla colombiana, desde las actas de sus debates ideológicos y sus contactos políticos en todo el mundo, hasta los pormenores de sus ventas de cocaína, compra de armas y nombres reales de sus cuadros infiltrados en Colombia y demás países donde tienen presencia activa.

De esta manera, las computadoras rescatadas por el ejército colombiano en el campamento de Raúl Reyes, constituyen una evidencia del avance que las FARC han tenido en México y cómo participaron activamente en el desarrollo del levantamiento en Oaxaca, pueblo que ha padecido desde 2006 los remanentes de un levantamiento anunciado. Por esta razón, Colombia por instrucciones de Presidente Uribe, ha mantenido custodiada permanentemente esta información, donde se aprecian nombres que no han sido revelados debido a las investigaciones que aún se siguen, de políticos, activistas de ultraizquierda, catedráticos de universidades públicas y militantes adheridos al Frente Fariano y Bolivariano que opera en México y que tuvo una participación logística en el intento de revolución en México, surgido en Oaxaca en 2006.

La información se divide en cinco grupos, sin embargo, la parte que interesa y que descubre cómo existió siempre una relación permanente entre los altos mandos de las FARC con sus representantes en México durante el movimiento popular del 2006 que se llevó a cabo en Oaxaca, se encuentra clasificada en la parte número cinco; en ese paquete de información existen memorándums, cuentas de bancos, correos electrónicos con nombres en clave y direcciones de activistas de las FARC en México y Oaxaca, incluso se menciona el nombre de Natalia Ramírez Velásquez- fallecida en el bombardeo al campamento de Raúl Reyes- como una de las enviadas al conflicto magisterial-popular del 2006-2007 en Oaxaca.

La documentación que se encuentra clasificada y que trasciende a través de la información de Martha Lucia Ramírez analista de la guerrilla colombiana, destaca los correos del 8 y 15 de diciembre de 2007, donde “Fermín” le da a conocer a Raúl Reyes que preparan los activistas su viaje al Congreso de la Continental Bolivariana en Quito Ecuador, para posteriormente realizar una visita al campamento, solicitándole una ayuda económica para el viaje. El texto destaca que van cuatro miembros de las células, dos del núcleo de apoyo y Arturo, del Partido Comunista Marxista Leninista de México. Estos jóvenes, la mayoría identificados a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), menos Lucía Morett Álvarez, son los que mueren durante el bombardeo del uno de marzo de 2008.

Las FARC ha tenido presencia permanentemente en México, su base de operaciones, según los comunicados electrónicos , sus representantes y brigadistas lo componían jóvenes de la UNAM , sin embargo, esa presencia se extendió a partidos políticos como el Partido Revolucionario Institucional ( PRI) , lo confirma un correo electrónico con fecha 2 de noviembre de 2000, donde Raúl Reyes se encontraba molesto y preocupado por el avance de Vicente Fox en las encuestas, surge entonces un correo electrónico tranquilizador, el cual subraya lo siguiente : ““porque es política de Estado mantener puertas abiertas a las fuerzas políticas extranjeras, mientras internamente dan garrote a sus conciudadanos”. Es decir, se garantizaba la continuidad de las operaciones de las FARC en suelo mexicano, aún con la amenaza de que en el 2000 llegara el Partido Acción Nacional (PAN).

Sin embargo, en 2002, luego que Estados Unidos y la Unión Europea coloca a esta organización en la lista de grupos terroristas, la suerte de los farianos en México cambia, Raúl Reyes, encargado de la zona sur y norte de Latino América, plantea sus acciones con el objetivo de no dejar las plazas que se encontraban cooptadas y presionar para diseñar nuevas estrategias que permitieran la consolidación de las operaciones política- económica y militares. Desde 2001, las FARC ya preparaban estrategias con el objetivo de consolidarse en México, de esa manera surgen en el país, presuntamente apoyadas por las FARC, dos células clandestinas: la Ricardo Flores Magón, que es conocida como las Milicias Insurgentes Ricardo Flores Magón, y el Movimiento Revolucionario “Lucio Cabañas Barrientos”.

Las células o frentes de guerra, según los documentos que Raúl Reyes tenía en sus computadoras, utilizan cuatro organizaciones públicas o legales que les facilitan la propaganda, la recaudación y el obtener recursos que vía Europa. Las FARC les envían : entre la documentación que liga a las FARC con México se encuentra el Núcleo Mexicano de Apoyo a las FARC, el Movimiento Mexicano de Solidaridad con las Luchas del Pueblo Colombiano, la Coordinadora Continental Bolivariana y el Centro de Documentación y Difusión Libertador Simón Bolívar. Este último está definido como un “proyecto político académico”. Raúl Reyes destaca al calce de este correo electrónico lo siguiente: “Este último está definido como un “proyecto político académico” con el que se intenta lograr el reconocimiento institucional de la UNAM u otras instituciones, con la principal finalidad de hacernos de una buena cobertura y mantener los espacios ganados en la Facultad de Filosofía y Letras”.

Es decir, las FARC, consideradas una organización terrorista, jamás ha escondido su interés de vulnerar la “autonomía” que la casa de estudios en mención posee, mucho menos el de exportar desde su interior conflictos armados a otros lugares del país, como el caso de Oaxaca, provincia de México en 2006.

Reyes, quien era el comandante de las células farianas en México desde Colombia , ordena entonces a partir del 2002, tal como lo tenía previsto, que los combatientes de ese grupo en el país acudan a todo acto que se celebre de la izquierda radical, sobre todo en aquellos donde el rechazo a la política de Estados Unidos tenga como objetivo el vulnerar proyectos como el ALCA. El apoyo que viene de Colombia es bien recibido por partidos como el Marxista-Leninista de México y la Juventud Comunista , los cuales habían visitado el campamento de Raúl Reyes en varias de las ocasiones.

De esta manera, la Inteligencia de Colombia supo de la presencia de células farianas en el movimiento popular-magisterial que en 2006 se realizó en Oaxaca por parte de la CNTE y la APPO, patrocinados por Venezuela , una especulación que incluye a funcionarios de la embajada de ese país, sin embargo, no ha sido probada como una verdad que tenga resultados contundentes en contra de este país y la organización guerrillera.En los documentos de Raúl Reyes se destaca a Oaxaca como uno de los objetivos que eran parte de la estrategia de los grupos de las FARC que operan en México.

El objetivo de Reyes era la consolidación de movimientos armados en varios países del cono sur , América Central y México, grupos rebeldes de gobiernos populares – recordemos que en Oaxaca la APPO trató de consolidar un gobierno alterativo- o aquellos que se formarían para desestabilizar a gobiernos “enemigos”, en este caso la llegada de Felipe Calderón Hinojosa.

El levantamiento armado que llevó a cabo la APPO, y los atentados del Ejército Popular Revolucionario (EPR), pueden tener similitudes que han sido estudiadas por diversos organismos y agencias de inteligencia de los países implicados, teniendo como base los explosivos usados en el atentado, así como las estrategias y acciones que la APPO puso en marcha durante los 7 meses de sitio a la capital de Oaxaca, provincia de México.

Actualmente, existe una investigación en la que participa incluso Estados Unidos de norte América , donde se analizan una serie de pistas, en las cuales se encuentran implicados dirigentes mexicanos, cuya participación ha sido incluida en la lista de “amigos” de las FARC, por lo que de inmediato son catalogados como terroristas, por estar clasificada las FARC como grupo terrorista en Latino América, similar al grupo musulman, Al qaeda. Si se confirma, como lo destacan los discos duros de Raúl Reyes, que la APPO fue infiltrada por agentes de las FARC en el 2006, esa organización podría ser perseguida al estar identificada a grupos terroristas que, como las FARC, operan secuestros, tráfico de estupefacientes y de personas. Algo de lo que Oaxaca no esta excento.