martes, marzo 02, 2021

¡QUIÉN GOBIERNA OAXACA!

Ernesto García Audelo





Un gobernador que ignora las denuncias ciudadanas, es un funcionario cómplice  de las corruptelas de sus subordinados, artífice de los delitos y la mano que mece la cuna detrás de los delitos que se cometen en cada sexenio.

Alejandro Murat a sido omiso en el actuar de sus funcionarios y protegidos,
 y lo muestra como un gobernador frívolo e imprudente.

Desde la protección que le da a delincuentes probados como el caso del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción, caso José Juan Flores Guzmán, a quien no solo protege a través de sus corifeos, además sostiene en un lugar donde la honorabilidad no debiera estar en duda, en una institución que busca la transparencia y una lucha constante contra la corrupción, precisamente ahí surge la impunidad, al proteger a un sujeto con proceso judicial.

Murat Hinojosa deja sin respuesta inmediata la grave crisis de honorabilidad en SINFRA, CEA, donde el uso de empresas fantasmas detectadas por el SAT, abre el debate de cómo operan el desvío de recursos, corrupción desmedida que pone en entredicho el discurso de transparencia y honestidad que el propio Murat enarbola en cada uno de sus actos públicos por supuesto faltando a la verdad.



No conforme con promover la impunidad y la corrupción, dejando que ésta ocurra en las dependencias de su gobierno, Murat premia la corrupción y permite que funcionarios señalados de desviar y malversar recursos públicos accedan a puestos de relevancia; caso concreto el del actual director general de los Servicios de Salud de Oaxaca, Juan Carlos Márquez Heine, quien en su paso por el Seguro Popular, dejó  una estela de saqueos y robo sin medida.

Aun cuando no se finiquita la situación laboral de cientos de trabajadores de lo que fuera el Seguro Popular, existen auditorías en proceso y que arrojan graves casos de corrupción, pese a ello, Murat quien pasará a la historia como el protector de corruptos, designa a Juan Carlos Márquez Heine, primero subdirector general y ahora director general de los Servicios de Salud de Oaxaca, lo que es su equivalente a nivel federal de Secretario de Salud.

Pero eso no queda ahí: 

A la llegada como Secretario de Salud,
Márquez Heine,comienza a rodearse de ex funcionarios del Seguro Popular, algunos de ellos mencionados en la auditoría como el caso de Blanca Bastida Gordon, una de sus fieles operadoras y acusada por los trabajadores de ser el cerebro en el manejo de las empresas fantasmas.

El multiacusado sintiéndose impune por la ayuda que recibe del gobernador de Oaxaca, nombra a Jaime Raymundo Zárate Romero Subdirector de administration y finanzas.

Zárate Romero no cuenta con el perfil para hacerse cargo de la subdirección, es pasante de la carrera de derecho y según informes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, con una carrera trunca debido a que adeuda materias, por tal razón le es imposible solicitar un examen profesional para titularse, podrá titularse hasta que cumpla con los requisitos académicos.

No es una pecata minuta, existe una ley de transparencia que impide que toda una secretaría, es decir, la operatividad administrativa y financiera esté en manos de un bachiller, que no tiene los conocimientos profesionales. No es contador o administrador de empresas, tampoco abogado, sólo cuenta con preparatoria y según la UABJO con materias que ha reprobado.

Por si eso fuera poco Jaime Raymundo Zárate Romero está implicado en el caso de Jorge Carbonell Caballero, quien en 2017 fue separado del cargo de tesorero del Ayuntamiento de la Ciudad de Oaxaca, por su participación en el desvío multimillonario de recursos en la Secretaría de Finanzas en el gobierno de Gabino Cué.

Carbonell Caballero huyó tras existir orden de aprehensión en su contra, sin embargo dejó a sus alumnos, como Zárate Romero, quien a pesar de haber estado incluido en lo que se conoció como el desvío de más de 100 millones de pesos en el programa “Crédito Puente”, Murat lo designa Subdirector de administración y finanzas de los SSO.

La mafia del poder insiste en colocar a sus peones y alfiles: 

Márquez Heine designó en la dirección de Infraestructura lo que se conoce como obras a un ex delegado de Infonavit, identificado a César Duarte, ex gobernador de Chihuahua, detenido en Estados Unidos por su relación con carteles del narcotráfico y corrupción.

La toma de protesta de Lucio Romero Menxueiro quien para variar no cuenta con el perfil para ocupar la dirección, está llena de sospechas, debido a que,
el mismo personaje es citado en las auditorías del REPSSEO, donde fue coordinador técnico, si notamos otro ex funcionario del ex Seguro Popular con antecedentes oscuros y que llega a una subdirección de importancia desde el punto de vista operativo.

Alejandro Murat tiene que comenzar ha actuar en contra la corrupción, no hacerlo lo convierte en cómplice.

La opinión pública ve al gobernador de Oaxaca, apático, negligente y omiso ante las denuncias de corrupción en su gabinete y gobierno.

Actuar hoy significa salvar a su administración de señalamientos que lo colocarán en la historia como un gobierno de corrupción y atropellos.

Al final muchos irán a la cárcel por corruptos uno de ellos quizás el titular de los Servicios de Salud de Oaxaca, mientras tanto quien salvará a los oaxaqueños de tanta podredumbre y de funcionarios corruptos.

Los Servicios de Salud están de rodillas: ni hay medicamentos, no se han otorgado los contratos eventuales por lo que existe inseguridad laboral, las vacunas contra el COVID19 fueron distribuidas de manera ilegal a funcionarios y amigos, ese será otro tema que tendrá que abordarse, ya que también está implicado, Juan Carlos Márquez Heine.




En Oaxaca hubo vacunas VIP y alguien debe renunciar al haber dispuesto de vacunas que eran para el personal médico.

De eso hablaremos más adelante.