miércoles, febrero 17, 2021

"FALÓCRATAS" EN EL SISTEMA ANTICORRUPCIÓN DE OAXACA.

 Sandra Abigail Méndez

Oaxaca de Juárez Oaxaca a 17 de febrero de 2021.

La normalización de la corrupción y de la violencia contra la mujer ha llegado a puntos críticos en México. Desde la impunidad en los casos de violencia sexual, física, familiar en contra de mujeres, hasta el apoyo desde la presidencia de la república a candidatos a gobernador con carpetas de investigación por violación. Un punto sin retorno en donde el propio estado violenta los derechos a la mujer y cuenta con alfiles en puestos concretos que tienen el objetivo de dar protección a estos misóginos. 

Pablo Francisco Mungia Gaytan y Eugenio Alberto García Hernández


El Sistema Estatal de Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca, tendrá el día de mañana un punto de quiebre, dependiendo de su decisión, y es que dentro de la orden del día del Comité Coordinador de dicho sistema, decidirán si se ratifica la reelección del ahora violador de derechos de la mujer y Secretario Técnico de dicho sistema Eugenio Alberto García Hernández. 

La defensa de los derechos políticos y laborales de la mujer no debe de ser mesurada y pasiva, si no lo contrario. El propio Comité Coordinador debe de posicionarse al respecto y no revictimizar con su silencio no solo a Reyna Miguel Santillan, si no a todas las Oaxaqueñas que sufren del acoso, discriminación, hostigamiento y  violencia por un Estado que dejó de importarle la mujer.



Sobre todo cuando se vio cómo se impidió el libre desarrollo del cargo a la entonces presidenta interina del Comité de Participación Ciudadana, Reyna Miguel Santillán. A través de su actual presidente Pablo Munguia Gaytan y Eugenio Alberto García Hernández. 

La sola ratificación de Eugenio Alberto García Hernández y la permanencia de Francisco Pablo Mungía Gaytan en el Sistema Anticorrupción de Oaxaca, es ignorar la lucha histórica por los derechos de las mujeres.


Un Sistema Anticorrupción, que protege al violador y misógino debe de considerarse fracasado, 
corrupto y cooptado por "falócratas" que pretenden mantener en el poder público a violadores de derechos humanos de la mujer de Oaxaca.