martes, enero 19, 2021

BODEGA DE CADÁVERES PROTEGIDA POR AUTORIDADES EN OAXACA

Adriana Tenorio García 




Una bodega de cadáveres según denuncia de vecinos opera en la casa 303 de Avenida Revolución del Fraccionamiento Los Ríos, bajo el amparo de las autoridades sanitarias y de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, rodeado de casas donde habitan familias que hoy temen por su vida, debido al foco de contaminación que representa el anfiteatro que a decir de las quejas opera sin las mínimas medidas de seguridad sanitaria.
Según los especialistas, un cadáver de persona muerta por COVID19, puede seguir infectando hasta 1 mes después de haber fallecido.



En un principio se creyó que era una clínica clandestina de atención a la pandemia que azota el mundo, conforme pasan las horas, los vecinos comprueban que lo que habría sido el salón de fiestas El Tostón, se convirtió en una bodega de funeraria donde almacenan cadáveres de personas muertas por COVID19.



Los vecinos de esa zona acusaron negligencia y apatía de las autoridades municipales, de salud y la propia Fiscalía General de Justicia de Oaxaca, al permitir que funerarias abran bodegas de cadáveres según su criterio sin tomar en cuenta los asentamientos humanos alrededor y el grado de contaminación que representa.

A las autoridades no les importa acusó Sebastián Castellanos Alcazar que la contaminación alcance a nuestras familias, son omisos ante el peligro que representa la presencia de cadáveres que pueden seguir contaminando hasta un mes después de fallecidos.



Piden que nos quedemos en casa y junto a nuestras casas está un foco altamente contaminante, son incapaces de detectar que almacenan muertos en zona urbana y poblada.



Exigimos que se cierre de inmediato esa bodega de cadáveres y se actúe contra los responsables que podrían ser algunos dueños de funerarias en contubernio con funcionarios corruptos de los Servicios de Salud de Oaxaca.