miércoles, agosto 07, 2019

EL BERRINCHE DEL FISCAL ANTICORRUPCIÓN.


Saúl Pérez Guzmán 

Jorge Emilio Iruegas Álvarez ”Fiscal Especializado en Materia de Anticorrupción”, que de fiscal e investigador, solo tiene el nombre y es que Iruegas Álvarez tiene más guardaespaldas que casos ganados en dicha Fiscalía, ha tomado revuelo en redes sociales al confirmar lo mitómano e incapaz que es, y se pone en duda si es competente para ostentar un puesto de tal envergadura, al acusar  de plagio las reformas del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción.




Jorge Emilio Iruegas Álvarez y su berrinche

El abogado que por cierto se ha peleado con todos y cada uno de los poderes del Estado de Oaxaca, ha tratado de ensuciar la evolución del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca, al acusar de plagio al Congreso del Estado de Oaxaca respecto a su proyecto de reforma.

La versión de Iruegas Álvarez es contradictoria, ¿Cómo acusar de plagio de algo que ni siquiera se ha presentado como iniciativa?, la reforma en materia de anticorrupción por parte de la Comisión de Vigilancia del SECCO no aborda el tema de la Fiscalía Especializada, ni si quiera hace mención  de una iniciativa de la ley orgánica. Esto demuestra una falta de profesionalismo, una irresponsabilidad y se vislumbra intereses oscuros por parte de Iruegas Álvarez y su séquito, para frenar el avance y consolidación del Sistema Anticorrupción.

En pocas palabras, Jorge Emilio Iruegas Álvarez, pretende obstaculizar la evolución de instituciones de combate a la corrupción, por su falta de resultados, ya que en su afán de controlar presupuesto, se ha exhibido como un abogado del montón, que no puede vincular a proceso a los corruptos de sexenio de Gabino Cué y solamente investiga delitos de bagatela, cuando tiene frente a el, los corruptos del sexenio pasado. 

El Fiscal Anticorrupción resultó un payaso, que se pasea con sus cadenas y trajes, pero a la ahora de la audiencia, termina siendo exhibido como lo que es, un payaso que quiere venir a conquistar a una tierra de abogados y es derrotado por no saber integrar una carpeta de investigación, por no conocer que leyes fueron derogadas, por aislarse por su arrogancia y mitomanía.

El Fiscal Anticorrupción siente pasos en la azotea y con razón, con esos resultados tan pobres y mediocres, es necesario un cambio. Jorge Emilio Iruegas Álvarez está cosechando lo que sembró desde su nombramiento, tarde o temprano tendrán que relevarlo del cargo por incompetente, pero no debería de tomar de pretexto reformas. 

De venir a querer apuntalar como ser ”Zar Anticorrupción”, solamente resultó ser el ”Payaso Anticorrupción”

Payaso Anticorrupción