lunes, mayo 08, 2017

LOS PERROS ANDAN SUELTOS...

Juan José Díaz Bermúdez



Oaxaca, México (Punto y Aparte) Los verdaderos periodistas estamos expuestos a calumnias, difamaciones y a ser víctimas de acusaciones grotescas y dignas de cualquier programa de payasos o enfermos mentales, por denunciar a corruptos, los revires en ocasiones son tan poco serios, que se antoja nula inteligencia de los personajes que se dedican a hostigar a los medios de comunicación o periodistas que usan la libertad de expresión como punta de lanza contra los corruptos.  

En redes sociales, en una página que sirve al médico Alberto Vásquez San Germán (a) Lord Fugas, no escatiman esfuerzos para señalarme de corrupto algo que sé no soy, he invito a quien piense lo contrario que si sabe algo, interponga su denuncia ante la fiscalía, y se abra una carpeta de investigación, demostrando todo lo que señala, porque el que acusa está obligado a probar.

Cualquier acto de hostigamiento, ataque y amedrentar a un periodista será eso, simple intento de acallar, que deberá ser demostrado ante autoridades federales, ojalá no se los olvide que los periodistas tenemos una Fiscalía Especializada de Delitos contra el periodista y que es esta fiscalía la que tiene la obligación de investigar.

Digo que mueven a risa los señalamientos en esa página al servicio de Alberto Vásquez San Germán, porque son falsos de toda falsedad, y tan risibles que en lugar de mover a ira, mueven a soltar la carcajada.

Inicia la "denuncia" de pacotilla, diciendo que trabajo al amparo del apoyo del " ex municipe Villacaña", "quien me solapa, por miedo a la extorsión"... ¿En serio?, quienes conocemos a Javier Villacaña Jiménez sabemos que es un político que no le teme a denunciar, acusar o colocar en los medios de comunicación a quienes han querido extorsionarlo. Pruebas las hay muchas en las redes y en los medios de comunicación de Internet... Que me solapa por miedo a que sufra daño su familia... Quien escribió esa denuncia o está enferma mental o está a un paso de sufrir una crisis de personalidad en una clara esquizofrenia, no hay otra explicación porque miente impunemente sin mediar en las consecuencias de sus señalamientos infundados y perversos.

La acusación sin fundamento redactada por una persona que se ha dedicado toda su vida a calumniar en el nombre de Dios, asegura que tengo diversos vehículos de lujo, como una motocicleta de reciente modelo, una cuatri moto, una camioneta Jeep del año, que cuesta algo así como 800 mil pesos, un Malibú de lujo color negro del año y una camioneta Honda CRV, sin duda es una lista inmensa para un periodista que en ocasiones usa el transporte urbano. 

La imaginación que tiene, la perversidad que existe en quien acusa no tiene limites, es un ser humano vil, de baja estofa, que menosprecia los derechos humanos y que está tan amargada por su incapacidad mental y su deficiente capacidad intelectual, que inventa fantasías y todas ellas al amparo del altísimo.

Invito a la persona que denuncia y a quien le hace eco, a que prueben sus dichos, que exhiban documentos oficiales de las tenencias de esos vehículos, que acudan a solicitarlas ante tránsito estatal o federal,SEVITRA o Finanzas, el que acusa está obligado a probar ante las autoridades y los obligaré ha hacerlo, porque es falso que tenga autos de lujo y camionetas para mi uso y ante las autoridades federales tendrán que demostrar su dicho.

Afirma que tengo 22 puestos en el mercado de abastos (¿?), por un momento me entusiasme, sin saber tengo 22 puestos, 10 concesiones de taxis de poblaciones cercanas, 5 puestos en el parque del Amor, 35 mototaxis que me dio la Señora Cutberta que en su casa la conocen, una mansión de lujo por Tlalixtac, es mi casa blanca, una casa a dos cuadras del zócalo y una casa de dos pisos     (aclara que hermosa) en Xoxocotlán y agrega ( enriquecimiento desmesurado) Es decir, soy millonario, hasta hoy no sabía que tenía tantas posesiones,que fabuloso, en serio que ni soñaba con tener tanto dinero y propiedades, hasta quede pasmado de como hice tanto dinero.

Por lógica habría que analizar; si soy millonario señores, porque tendría que estar chantajeando, extorsionando o conviviendo con políticos y funcionarios como lo señala en su mentira Alberto Vásquez San Germán y la ex candidata del PRI de Santa Lucía.

No creen ustedes que  que si gano miles y miles de pesos en un día por tantas concesiones, puestos y propiedades, ¿sería mejor no trabajar de periodista?, evitar andar las calles y los caminos, subir y bajar ¿y exponerse a este tipo de señalamientos de enfermos mentales?, que excelente sería tenerlo así disfrutaría mi vida al lado de mi familia, sin estar expuesto a esquizofrenicas  que inventan lo que mejor les conviene.

Aseguran en la perversa mentira que llego quincenalmente a cobrar a oficinas y que envío mensajes vía Whatsapp y Facebook, amenazando con destruir a las personas si no recibo los favores para mi y mi familia.La lengua no tiene límites, les exijo a quienes me señalan que  las personas a quien dicen envío mensajes los muestren públicamente. 

Sostienen que mis hijos cada uno tiene un auto del año y estudian en Canadá. Que vil mentira y hasta donde llega la mente perversa de quien elabora ese tipo de hostigamientos. Mis hijos trabajan en el país y son profesionistas, que yo sepa ninguno estudia en Canadá, a no ser que su mamá me los presente. Sigo sin poder dejar de reír.

Quienes me conocen y tratan conmigo todos los días en las oficinas ven que uso chaleco, pero no es de guerra, es un chaleco que permite llevar grabadora,cámara,celular, pero eso no quiere decir que porte arma, mi única arma es mi cámara, mi grabadora y celular. Sucede que ahora es un delito usar chaleco.

Y continúa con su sarta de mentiras: Dice que me llevo como periodista con gente del norte... Eso me da más que risa, la única gente que conozco del Norte, y principalmente de Monterrey es al señor Chavana de Multimedios, a Óscar Burgos y a Recta de Televisa. Señores que risa me dan denuncias sin capacidad.

Más adelante en su enfermiza mentira dice que a la esposa del Presidente Municipal de Santa Lucía, Raúl Cruz, le exigí 50 mil pesos por convenio, me revuelco de risa- si en ese municipio no tienen ni para comprar agua purificada, mucho menos van a tener para hacer convenios-, otra mentira risible. Falsedad diabólica de quien dice creer en Dios firmemente. 

Después de leer este tipo de mentiras que son una agresión no solo a la inteligencia, además a la verdad, no queda más que reír, pero también considerar en denunciar ante la Fiscalía para Delitos contra Periodistas, este tipo de acusaciones que sabemos de quien vienen, haremos valer nuestros derechos ante la Procuraduría General de la República, en la Fiscalía de Delitos Contra Periodistas.