miércoles, octubre 07, 2015

LA SEDENA DEBERÍA DE EXPLICAR DE LOS DESERTORES EN GUERRERO

Juan José Díaz Bermúdez 


Gildardo López Astudillo El Cabo Gil
habría sido militar en activo según datos extraoficiales


Oaxaca, México (Punto y Aparte).-  La declaración del Secretario General de División, Salvador Cienfuegos Cepeda, Secretario de la Defensa Nacional, causó polémica, luego que dejó entrever que hay personal en activo del instituto armado que cobra sin trabajar. Pareciera que es el caso de Julio César López Patolzin, presunto normalista de Ayotzinapa, presunto desparecido dentro de los 43, presunto elemento de inteligencia militar adscrito al 57 batallón de infantería, destacamentado en Atoyac de Álvarez, Guerrero, en fin, todo misterio el caso del normalista desparecido que resultó soldado en activo.

Sin embargo pese al hermetismo, ha trascendido que Julio César López Patolzin, podría no estar desaparecido, es decir, en Guerrero, sobre todo en la montaña de ese estado, los rumores que ya se habían propagado, hoy toman mayor fuerza, y se habla que el estudiante de la normal de Ayotzinapa que resultó elemento del ejército, habría huido y refugiado en el cuartel de la 35 zona militar.

Hay datos que no se han conocido pero que han estado surgiendo a la luz pública, uno de ellos es el  caso de los más de 500 desertores que se ha dado en las nueve unidades operativas que existen en Guerrero. 

En Guerrero de 2006 al 20012, en el sexenio de Felipe Calderón, hubo poco más de 500 deserciones, sobre todo del 27 batallón de infantería de Atoyac de Álvarez y del 93 batallón de infantería con sede en Tlapa, Guerrero, una de las zonas consideradas de mayor producción de goma de opio y heroína, en esa unidad habrían desertado 109 elementos entre oficiales y tropa.

En el 27 de Infantería hubo un aproximado de 79 deserciones y 18 de fuerzas especiales que tiene su sede en ese mismo batallón.

Hay que destacar que el 40 batallón de infantería tuvo 93 casos de deserciones.

Preocupante sin duda, sobre todo porque nadie sabe en donde están estos poco más de 500 desertores del ejército mexicano, ¿para quien trabajan?

El General Secretario, no ha explicado del porque en Guerrero es cuestión normal, ligar a los Guerrero Unidos con desertores del ejército, uno de los líderes de esa organización, Gildardo López Astudillo, bajo custodia de la Procuraduría General de la República, se identificaba como el alias de El Cabo Gil, y precisamente se habla de forma extraoficial que perteneció al 27 batallón de infantería, ¿esto es verdad?

López Astudillo ¿fue miembro del ejército mexicano?, ¿habría desertado con el grado de cabo de infantería?  

Este mismo sujeto el 31 de Octubre de 2014, mediante narco manta colocada en una de las rejas de entrada de la Universidad Autónoma de Guerrero, en esa manta acusaban a funcionarios y militares de estar inmiscuidos en el narcotráfico, sin embargo lo más importante que destacaba sería la existencia con vida de los 43 normalistas desparecidos, ese día por lo menos, no habían cremado a los estudiantes, durante su detención el lugarteniente de Sidronio Casarrubias, aceptó que el había ordenado la muerte y cremación de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, contradicciones, ¿ quién miente?

Hasta el momento hay datos que no han sido revelados, conforme pase el tiempo se tendrá que revelar del porque se habla que Guerreros Unidos, podría ser una organización del narcotráfico conformada por ex militares, en ese mismo contexto, el porqué Julio César López Patolzin, era estudiante, siendo elemento en activo y sobre todo, si este mismo elemento del ejército, trabajaba para la SEDENA como infiltrado de inteligencia o para el narcotráfico, infiltrado para conocer el movimiento de Los Rojos, organización que pertenece presuntamente a la guerrilla.

Aún hay mucho de que hablar sobre el caso Ayotzinapa.