lunes, septiembre 21, 2015

¿Y LA HEROÍNA DE AYOTZINAPA?

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis

     

José Luis Abarca y Andrés Manuel López Obrador

                   

Oaxaca, México (Punto y Aparte).- A escasos días para cumplirse un año de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, siguen quedando sin responder las preguntas necesarias, que darían a la opinión pública un panorama completo de lo que realmente sucedió esa noche del 26 de Septiembre de 2014.

Hasta el momento el gobierno federal se a reservado la información del contenido del quinto autobús que iba en el convoy donde se desplazaban cerca de 170 personas, entre alumnos de la normal y otros sujetos que no fueron identificados. En la averiguación previa se habla hasta de un sexto camión que transportaba personas, que no eran necesariamente de la normal Isidro Burgos, ¿ quienes eran estos sujetos y que custodiaban?

No olvidemos que en un principio, padres de familia de los Avispones, equipo de Fut Bol, cuyos elementos viajaban en un camión, quedando según dijeron en un fuego cruzado, detallaban en sus declaraciones a sujetos cubiertos de la cara con pasamontaña, los cuales atacaban a la policía. Por lo menos esa tesis se manejó oportunamente,horas después la información se ocultó. La supuesta droga que se transportaba ¿en poder de quién quedó? ¿De Los Guerreros Unidos, Los Rojos o la policía de Iguala? ¿Quien se apoderó de ese presunto cargamento?  

Según una de las tesis que se maneja por parte de las investigaciones del Estado mexicano, es falso que los normalistas anduvieran "boteando", como se dijo en un principio, falso de toda falsedad, que ese grupo se dirigiera a reventar el baile en  donde se encontraba la esposa de José Luis Abarca y donde tocaba La Luz Roja de San Marcos a beneficio del DIF municipal, motivo por el cual a decir de las acusaciones, el Presidente Municipal de Iguala, habría mandado desaparecer y posiblemente  asesinar a 43 normalistas, dando instrucciones a la policía municipal para que en contubernio con el grupo de narcotraficantes "Guerreros Unidos", cremara a 43 jóvenes. Suena ilógico y fantasioso, que algo rutinario se hubiera salido de las manos y convertido en un casos internacional de desaparición forzada.

Las hipótesis que danzan alrededor de este evento, van más allá de un caso de vandalismo, que por cierto no se llevó a cabo, el convoy de supuestos vándalos, nunca llegó a reventar ningún baile, ni siquiera estaban a una cuadra, es más, la policía pudo haberlos disuadido, pero nunca se puso en marcha este protocolo, lo que demuestra que no fueron asesinados por ser vándalos.

¿José Luis Abarca, Presidente de Iguala Guerrero actuó bajo consigna de los Guerreros Unidos? Las declaraciones de las decenas de detenidos jamás lo mencionan, nunca han dicho que las órdenes hubieran partido del multicitado Presidente Municipal, sin embargo habría operado dando cobertura táctica a través de la policía municipal para beneficiar al grupo de los Guerreros Unidos, las órdenes de asesinar a los 43 y presuntamente apoderarse de un cargamento nutrido de heroína,  partieron del jefe de plaza de los Guerreros Unidos, en contra de un grupo numeroso de sicarios del grupo de narcotraficantes denominados Los Rojos, grupo ligado al Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente, por lo menos esto trasciende en las declaraciones. 

Una de las tesis que se manejan, destaca que los supuestos normalistas de Ayotzinapa, viajaban dando cobertura a un quinto camión donde se desplazaban integrantes del grupo de Los Rojos, quienes transportaban cientos de millones de pesos en droga, ¿ es esto verdad?, ¿ alguien usó a los normalistas, que no sabían que custodiaban un cargamento de heroína?, hay que destacar que la policía jamás revisa los convoy de normalistas o de grupos antagónicos al gobierno que se desplazan con fines políticos, el director de esa Normal Rural tiene mucho que explicar al respecto.

Veamos: Según ha trascendido cuando Guerreros Unidos se entera que pasaría por su territorio un cargamento importante de droga, que le pertenecía, junto con la policía de Iguala, implementan un operativo que culmina con la ubicación del cargamento y obvio, alguién debió informar Al parecer dentro de los Ayotzinapa iba un topo y este pudiera haber sido "El Chilango", si no, dese cuenta que jamás se ha pedido que se aclare la muerte de este sujeto que apareció desollado en una carretera de Guerrero y que se dice iba en el convoy, ¿ quienes asesinaron a El Chilango?, los mismos que perdieron la droga, ya que se dieron cuenta que posiblemente este sujeto habría informado a los Guerreros Unidos, pero no estaba solo, otro de los normalistas podría haber estado involucrado en espionaje.

La droga jamás apareció, pero hay fe y declaraciones de su existencia, por lo menos en algunas tesis dentro del hermetismo de las averiguación, trasciende la existencia de ese quinto autobús y de la heroína que nunca volvió a estar en poder de Los Rojos a partir de la noche del 26 de Septiembre, sin embargo SEDENA y SEMAR sabían de esa posibilidad ¿porqué?  Es sospechoso que desde el interior de la Isidro Burgos, algún grupo o institución de seguridad daba seguimiento a los normalistas presuntamente vinculados a la guerrilla y al narcotráfico.

¿Acaso la heroína había sido robada en un principio a los Guerreros Unidos? Alrededor de un mes antes, Los Rojos, habrían desaparecido a dos células de los Guerreros Unidos, este grupo transportaba según se sabe en Iguala, más de 8 kilos de heroína cotizada en Estados Unidos en varios millones de dólares, monto suficiente para ordenar la muerte de 43 presuntos enemigos del negocio de las drogas. Quienes transportaban la heroína por parte de Los Guerreros Unidos,  aparecieron ejecutados cerca de Iguala, los datos siguen ocultándose, pero los habitantes recuerdan que tras la muerte de un grupo de ocho sujetos en Tierra Caliente pertenecientes a los Guerreros Unidos en el mes de agosto, la guerra entre los dos grupos aumentó, llegando hasta la desaparición de los 43.

La desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, no es ni a sido un crimen de Estado, los 43 habrían  desaparecidos y presuntamente quemados sus cuerpos en el basurero municipal de Cocula por tener nexos con y para el narcotráfico, según ha trascendido la declaración de El Gil, tendrá que poner la verdad sobre la mesa, y esta desgraciadamente va a ser irrefutable. El asesinato de los 43 aparentemente fue por estar ligados a Los Rojos y custodiar un cargamento enorme de heroína que antes había sido robada, si las líneas de investigación no las cambia el acuerdo político, la verdad tendrá que saberse en todo el mundo. El crimen detalla el grado de odio y rencor que existía por parte de los sicarios en contra de ese grupo de estudiantes, ¿quién habría podido odiar tanto a un grupo de personas para asesinarlos de esa forma?, llegar hasta desaparecer sin dejar huella de su existencia, este modus operandi es solo del crimen organizado.

Los estudiantes no fueron asesinados por su color de piel, ni por clase social, ni por ser normalistas, según las tesis que existen, habrían sido muertos y asesinados tan cruelmente por participar y colaborar con un grupo del narcotráfico en Guerrero.