viernes, mayo 22, 2015

¿LAS FARC EN MÉXICO?, ¿LA NARCO GUERRILLA ES LA OPCIÓN PARA LOS INSURGENTES?

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis





Oaxaca, México (Punto y Aparte Noticias).-  Los acontecimientos violentos registrados en Jalisco, Michoacán y Matamoros Tamaulipas, reabren la tesis sobre la existencia en México de narco guerrilla. Aún cuando el Estado mexicano se niega ha aceptarlo, existen evidencias que abren la posibilidad que en nuestro país, grupos guerrilleros, habrían pactado con el crimen organizado y estarían entrenando a sicarios de organizaciones del narcotráfico.

Existen dos posibilidades, la primera considera que sicarios de carteles como Nueva Generación, habrían sido entrenados por guerrilleros de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC), sin embargo hay otra hipótesis, que viene robusteciéndose desde 2006, cuando el movimiento popular-magisterial de Oaxaca, abrió infinidad de posibilidades, una de las cuales, significaba el acercamiento de las FARC con guerrilleros mexicanos, a los cuales desde 2007, comenzó a entrenar en la selva Ecuatoriana, una de pruebas que existen para la Inteligencia internacional, es la operación Fénix, realizada el primero de marzo de 2008, precisamente durante el bombardeo al campamento del segundo comandante de ese grupo guerrillero, Édgar Devia alias Raúl Reyes.

En aquella ocasión murieron 22 guerrilleros incluyendo a los mexicanos: Soren Ulises Avilés Ángeles, Fernando Franco Delgado, Juan González del Castillo y Veronica Natalia Velásquez Ramírez, supuestos estudiantes de la UNAM, sin embargo esa institución negó en su momento que los occisos estudiaran en esa casa de estudios. También fue detenida más tarde la supuesta estudiante de Filosofía, Lucia Andrea Morett Álvarez.

Llama la atención que los cinco estudiantes hubieran participado en el 2006 en el intento de generar desde Oaxaca una revolución que cundiera por el país, se dijo también, que Lucia Andrea Morett Alvarez, entrenada por las FARC, tenia la consigna de preparar en México la existencia de grupos guerrilleros que protegieran en las comunidades los intereses del narcotráfico y dar paso seguro a la droga enviada de Colombia en su paso por México. Al parecer incriminan a un grupo ampliamente conocido como posible de los posible actor que actúa en contubernio con las FARC.

Las investigaciones de Inteligencia en el 2010, ya tenían detectados focos rojos en Guerrero y Oaxaca, del surgimiento de grupos de la narco guerrilla. En Guerrero se hablaba de Chilapa, Atoyac de Álvarez y Coyuca de Benitez, en Oaxaca se tenía detectada La Sirena, Tierra Blanca, Buenavista y San Baltazar, todos del municipio de Loxicha.

En el 2011 el Ejército Popular del Pueblo Insurgente (ERPI), cambió radicalmente su discurso y se colocó en la lupa de las agencias de Inteligencia tanto de gobernación como de la SEDENA. Se suponía a través de análisis que el grupo del narcotráfico conocido como Los Rojos, eran protegidos en un principio y más tarde cooptados por el ERPI, las indagatorias y las tesis se fortalecían por medio del testimonio de los habitantes de comunidades cercanas a la normal de Ayotzinapa, escuela presuntamente bajo el amparo del ERPI. 

Después del 2011, el silencio del Estado es cómplice, por acuerdos políticos con los grupos magisteriales, tanto SEDENA, Policía Federal, PGR, SEMAR y CISEN, dejan de investigar, los normalistas y profesores argumentan que se sienten hostigados por vuelos y la presencia de infiltrados, las investigaciones se frenan.

En Michoacán, la existencia del cartel de La Familia y más tarde Los Templarios, mantiene la hipótesis y surge el foco rojo de la posible existencia de grupos narco guerrilleros. Los analistas colocan a La Tuta, como el primer narcotraficante con ideales Marxistas-Leninistas, incluso en diferentes imágenes difundidas, así como vídeos, no solo muestra fetiches revolucionarios, también su lenguaje habla de pobres y ricos y de darle al pobre lo que se merece en el contexto de la riqueza nacional.

Servando Gómez alias la Tuta, habría sido profesor y en su momento según la ficha de perfil, habría participado en la conformación de la CNTE en Michoacán, de ahí su ideología socialista y el interés de conjuntar por primera vez, un grupo del narcotráfico con posibilidades de tener una plataforma ideológica de izquierda.

La caída de Servando Gómez en Michocán, afianzó al Cartel Nueva Generación, el cual nacería con las mismas posibilidades de ser una agrupación del crimen organizado con bases ideológicas marxistas-leninistas, incluso se menciona en indagatorias que existe la posibilidad que sicarios de ese cartel estén siendo entrenados por guerrilleros mexicanos con nexos con las FARC en Guerrero, así como Michocán.

No solo el cartel Nueva Generación estaría dentro de las posibilidades de estar inmiscuido en posibilidades ideológicas, habría otros grupos con presencia regional como en Matamoros Tamaulipas, donde se investiga la posibilidad que el grupo MADERA, haya resurgido y se encuentre operando en células del crimen organizado dedicados al narcotráfico. 

La explosión de una bomba en la sede del Instituto Nacional Electoral en Matamoros, nos habla que los grupos del narco al parecer ya escalaron sus propios intereses y ahora han incluido en sus metas los objetivos políticos.

En Oaxaca la llegada de una mujer a la jefatura de plaza del EPR, según las tesis, originó que los grupos se reorganicen y en el tema principal haya entrado como prioridad la coordinación con carteles del narcotráfico.

Sí las tesis se confirman estaríamos en México entrando a una nueva era en la lucha contra el narcotráfico, ya se hablaba que México se colombianizaba, acaso los grupos guerrilleros mexicanos estarían retomando ¿el camino de las FARC en Colombia?

La forma de operar del Cartel Nueva Generación es idéntica a la usada en el manual de la guerra de guerrillas, atacan, se desplazan y se mezclan en los sectores del pueblo. 

Usan nuevas armas, como el lanza cohetes, lanza misiles así como armas de grueso calibre de asalto, casualmente de las que utiliza la guerrilla en diferentes incursiones que han realizado.

De estar entrando en la posibilidad de que estemos siendo testigos de grupos narco guerrilleros, el Estado mexicano tendrá que replantear sus estrategias. Si antes eran peligrosos al buscar objetivos mercantiles, hoy son aterrorizantes al tener un fin ideológico.