jueves, marzo 26, 2015

SEGÚN INFORMES DE INTELIGENCIA LA GUERRILLA CONTROLA LA SECCIÓN XXII-CNTE-OAXACA

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis




Oaxaca, México (Punto y Aparte Noticias).-  La guerrilla tendría presunta influencia en las decisiones que la Asamblea Estatal del Magisterio de la Sección XXII del SNTE toma, desde 1983, la ultra izquierda se apoderó de la organización sindical oaxaqueña y a través de grupos radicales tendría cotos de poder por medio de carteras, que le permiten estar presente en los acuerdos que se votan por parte de los trabajadores de la educación.

Grupos guerrilleros como el autodenominado Ejército Popular Revolucionario (EPR) y Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI),  estarían presuntamente conviviendo en vida sindical, incluso participando de las cuotas y los acuerdos que la plenaria toma a través de los delegados, muchos de los cuales estarían al servicio de la dirigencia estatal, la cual a su vez está bajo control de líderes guerrilleros. Recordemos que en 2006 durante la lucha mgisterial-popular, Enrique Rueda Pacheco ex líder magisterial, fue amenazado de muerte por integrantes del EPR, el dirigente se puso bajo la protección del gobierno estatal y federal,  salió huyendo a España donde vive bajo protección del gobierno español.

La presencia del  EPR a sido notoria en la Sección XXII, tan es así que se habla de presuntos guerrilleros que han estado afines a las dirigencias pasadas y actuales del magisterio oaxaqueño. El nombre de Rafael Rodríguez Vicente (a) Comandante Tacho, asesinado en Santa Lucia del Camino el 24 de diciembre de 2011, está ligado a la Sección XXII, el ahora occiso fue  Secretario de Organización entre 1995 y 1998 siendo dirigente de la Sección XXII, Luis Fernando Canseco Girón, según indagatorias, presuntamente ligado a la familia Canseco, como Elodia Canseco Ruiz, esposa de Tiburcio Cruz Sánchez, Comandante General del EPR.

En 1992 Rafael Rodríguez Vicente, fue detenido junto con Isabel Almaraz y Pedro Castillo Aragón, al participar en el secuestro de un niño, nieto de Gonzalo Rodríguez, los mismos detenidos confesaron ser presuntos miembros del Ejército Popular Revolucionario, por presiones y acuerdos de la Sección XXII, fueron liberados.

Sin embargo, ¿porqué hablamos de este profesor que gran parte de su carrera magisterial la realizó en Santa María Zoquitlán, Tlacolula?

Rafael Rodríguez Vicente es cuñado de Juan Sosa Maldonado, de quien según instituciones de Seguridad Nacional, presuntamente pertenece al EPR, hoy exiliado en España debido a un intento de asesinato. 

Rafael Rodríguez Vicente y Juan Sosa Maldonado serían familiares de Leonel Manzano Sosa, implicado como presunto Comandante de zona del EPR y  participante según señalamientos que obran en autos en el secuestro de los niños Álvarez Benfield, realizado el 14 de enero de 2013.

La relación con la sección XXII es tan estrecha, que la dirigencia estatal del magisterio, mantiene en la lista de comisionados a Gustabo Manzano Sosa, cobrando un sueldo de más de 64 mil pesos mensuales.

Gustabo Manzano Sosa según denuncian  profesores, sin que lo hayan demostrado, es presunto hermano de Leonel Manzano Sosa, familiar de Juan Sosa Maldonado y cuñado de Rafael Rodríguez Vicente, los dos acusados por el Estado mexicano de ser integrantes presuntamente del EPR.

Durante las investigaciones por el secuestro de los niños Álvarez Benfield, los investigadores ligaron como parte del círculo familiar y de confianza con dirigentes de la Sección XXII a los profesores: Mario Olivera Osorio originario de San Miguel Coatlán, Miahuatlán, Lauro Atilano Grijalbo Villalobos del distrito de Tehuantepec y Leonel Manzano Sosa de Yautepec. Todos ellos identificados como integrantes del EPR por las autoridades.

Sin embargo en la misma región se mueve un personaje al que diferentes agencias de Inteligencia política y militar, le han dado seguimiento por ser parte presuntamente del EPR, el profesor Erangelio Mendoza, el cual según trasciende en la tesis de investigación mantiene activistas ligados a organizaciones no convencionales, las cuales forman parte de los grupos de choque que la Sección XXII mantiene como grupos sociales a su favor.

Los profesores y miembros de organizaciones sociales dentro de la Sección XXII de la CNTE que se encuentran en proceso por el secuestro de los niños Álvarez Benfield, lesiones a una jovencita de 15 años hermana de los secuestrados, así como a un policía auxiliar que era parte de la escolta, de alguna manera tienen que ver dentro de la organización guerrillera denominada EPR, según datos proporcionados por investigaciones de agencias de inteligencia del Estado mexicano.


Durante el secuestro de los Álvarez Benfield, José Ambrosio Martínez (a) Comandante Nestor (a) Comandante Jacinto, originario de Loxicha, era el mando de enlace, entre la Comandancia General del EPR y la Comandancia Oaxaca, según se resalta en las investigaciones realizadas en su momento por personal de la SEDENA, PGR y Policía Federal.

Los integrantes del grupo de presuntos secuestradores y según destacan las autoridades tal vez miembros del EPR, en su momento formaron parte de la Sección XXII, como dirigentes externos o bien como estrategas durante las acciones de grupos como la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).