martes, mayo 28, 2013

DICTAN AUTO DE FORMAL PRISIÓN POR CRIMEN ORGANIZADO A PROFESORES PRESUNTOS SECUESTRADORES

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis



Oaxaca, México ( Punto y Aparte).- Con el auto de formal prisión dictado por el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales con Sede en el Penal de Máxima Seguridad de Puente Grande Jalisco, a los profesores de la sección 22 del SNTE de Oaxaca; Mario Olivera Osorio, Lauro Atilano Grijalva, Sara Altamirano Ramos, Damián Martínez Gallardo y Leonel Manzano Sosa, presuntos secuestradores de los niños Álvarez Benfield, el panorama político no cambia, ya que se les formalizó la detención como parte del crimen organizado y asociación delictuosa, muy aparte de que formen parte del Ejército Popular Revolucionario ( EPR), debido a su filiación ideológica y a sus relaciones con ex miembros de esa agrupación, a pesar de ello la Procuraduría General de la República hasta el momento no ha querido sentar el precedente para que pudieran ser considerados presos de consciencia o políticos, ya que daría la oportunidad para que se negociara su libertad a través de la presión, cuestión que difícilmente se ve hasta el momento, es decir a pesar de las movilizaciones anunciadas por la base magisterial de Oaxaca, tanto en la capital Oaxaqueña como en la ciudad de México, los  presuntos delincuentes no saldrán de prisión y  junto con ellos los demás miembros de las células que fueron detenidos por el secuestro de los dos infantes.

El hecho que el gobierno Federal no reconozca la  militancia de los detenidos en el Ejército Popular Revolucionario no quiere decir que estos no pertenezcan a esa estructura, a pesar que según existen datos extra oficiales, se encontraron evidencias físicas de la relación ideológica que los detenidos tenían con este grupo guerrillero, así como el parentesco de algunos de ellos con ex guerrilleros, como es el caso de Leonel Manzano Sosa cuñado de  Rafael Vicente Rodríguez, ( a) Comandante Willy o (a) Comandante Güero identificado al EPR, el cual participara en los 90 en el secuestro del hijo de un influyente líder de mercados en la capital Oaxaqueña.

Muy aparte de que tengan relación familiar con ex guerrilleros, hayan participado en la revuelta Popular- Magisterial del 2006 al interior de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca ( APPO), sean apoyados por organizaciones presuntamente identificadas a la guerrilla, las probabilidades se siguen dando y se habla que en los próximos días podrían caer más implicados en este secuestro.

Pero veamos algo que no puede obviarse y es un secreto a voces, es  que la sección 22 del SNTE desde 1984 se encuentra cooptada por la guerrilla, no solo de grupos como El Ejército Popular Revolucionario ( EPR), además aparentemente coinciden en este gremio sindical, El Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente    (ERPI), Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo ( FARP), Tendencia Democrática Revolucionaria ( TDR), entre otros de menor jerarquía, pero que no dejan de representar la Juan José Díaz Bermúdez

Oaxaca, México ( Punto y Aparte).- Con el auto de formal prisión dictado por el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales con Sede en el Penal de Máxima Seguridad de Puente Grande Jalisco, a los profesores de la sección 22 del SNTE de Oaxaca; Mario Olivera Osorio, Lauro Atilano Grijalva, Sara Altamirano Ramos, Damián Martínez Gallardo y Leonel Manzano Sosa, presuntos secuestradores de los niños Álvarez Benfield, el panorama político no cambia, ya que se les formalizó la detención como parte del crimen organizado y asociación delictuosa, muy aparte de que formen parte del Ejército Popular Revolucionario ( EPR), debido a su filiación ideológica y a sus relaciones con ex miembros de esa agrupación, a pesar de ello la Procuraduría General de la República hasta el momento no ha querido sentar el precedente para que pudieran ser considerados presos de consciencia o políticos, ya que daría la oportunidad para que se negociara su libertad a través de la presión, cuestión que difícilmente se ve hasta el momento, es decir a pesar de las movilizaciones anunciadas por la base magisterial de Oaxaca, tanto en la capital Oaxaqueña como en la ciudad de México, los  presuntos delincuentes no saldrán de prisión y  junto con ellos los demás miembros de las células que fueron detenidos por el secuestro de los dos infantes.

El hecho que el gobierno Federal no reconozca la  militancia de los detenidos en el Ejército Popular Revolucionario no quiere decir que estos no pertenezcan a esa estructura, a pesar que según existen datos extra oficiales, se encontraron evidencias físicas de la relación ideológica que algunos de los detenidos tenían con este grupo guerrillero como es el parentesco de algunos de ellos con ex guerrilleros, como es el caso de Leonel Manzano Sosa cuñado de  Rafael Vicente Rodríguez, ( a) Comandante Willy o (a) Comandante Güero identificado al EPR, el cual participara en los 90 en el secuestro del hijo de un influyente líder de mercados en la capital Oaxaqueña. 

Muy aparte de que tengan relación familiar con ex guerrilleros, hayan participado en la revuelta Popular- Magisterial del 2006, sean apoyados por organizaciones plenamente identificadas a la guerrilla como ha sido analizado en reiteradas ocasiones, las probabilidades se siguen dando y se habla que en los próximos días podrían caer más implicados en este secuestro.

Pero veamos algo que no puede obviarse y es un secreto a voces, es  que la sección 22 del SNTE desde 1984 se encuentra cooptada por la guerrilla, no solo de grupos como El Ejército Popular Revolucionario ( EPR), además coinciden en este gremio sindical, El Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente ( ERPI), Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo ( FARP), Tendencia Democrática Revolucionaria ( TDR), entre otros de menor jerarquía, pero que no dejan de representar la insurgencia. 

Una prueba es que en el 2006 durante el movimiento para derrocar al gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, coincidieron los esfuerzos de los grupos armados identificados a la guerrilla Marxista- Leninista, tan es así que en el 2007, desaparecen presuntamente dos mandos del EPR, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, los cuales participaron en diferentes acciones de la APPO, hasta el momento sigue la incógnita sobre su paradero.

El gobierno Federal tendría varias razones para no identificar a los presuntos secuestradores con la guerrilla, una de ellas es sin duda, no hacerlos mártires de los movimientos de extrema izquierda, así también que hasta el momento la Comandancia General del EPR, no ha reclamado como sus combatientes a los profesores y luchadores sociales que cayeron durante el operativo, y no lo ha hecho porque sería tanto como reconocer que varios de los secuestros que se han realizado en personas de la clase poderosa las ha llevado a cabo la guerrilla, precisamente el EPR, además que 
por estrategia militar no caerían en la reivindicación de sus integrantes para que sean interrogados como parte de la estructura guerrillera, aunque hay que decirlo, saben los guerrilleros que las instituciones de inteligencia conocen bien el origen ideológico de los detenidos y su militancia en el EPR, será cuestión de tiempo que se revele.

Extra oficialmente ha trascendido que de forma silenciosa las fuerzas de seguridad han cateado un número considerable de casas de seguridad abandonadas, que podría decirse incluso que este golpe ha sido uno de los más duros en contra de la guerrilla, porque no solo cayeron un número considerable de combatientes, además, logró el gobierno Federal desarticular en Oaxaca y el Estado de México al EPR, tan es así que se puede decir que esta organización en estos dos estados ya no existe y que les costará muchos años volverse a reagrupar.

Entre tanto la sección 22 del SNTE en Oaxaca, anunció que emprenderá una serie de acciones de protesta para la libertad de los presuntos secuestradores, lo que robustece la tesis que plantea la posibilidad que esa organización sindical tras bambalinas esta dirigida por grupos identificados a la guerrilla. 

El gobierno Federal dicto auto de formal prisión por delincuencia organizada, ya que aún en la hipótesis que fueran guerrilleros y pertenezcan al EPR y los presuntos delitos los hayan cometido por convicción ideológica, no dejan de ser procesados de presuntos delitos federales tipificados como delincuencia organizada y asociación delictuosa. 
.

Una prueba es que en el 2006 durante el movimiento para derrocar al gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, coincidieron los esfuerzos de los grupos armados identificados a la guerrilla Marxista- Leninista, tan es así que en el 2007, desaparecen presuntamente dos mandos del EPR, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, hasta el momento sigue la incógnita sobre su paradero.

El gobierno Federal tendría varias razones para no identificar a los presuntos secuestradores con la guerrilla, una de ellas es sin duda, no hacerlos mártires de los movimientos de extrema izquierda, así también que hasta el momento la Comandancia General del EPR, no ha reclamado como sus combatientes a los profesores y luchadores sociales que cayeron durante el operativo, y no lo ha hecho porque sería tanto como reconocer que varios de los secuestros que se han realizado en personas de la clase poderosa las ha llevado a cabo la guerrilla, precisamente el EPR, además que
por estrategia militar no caerían en la reivindicación de sus integrantes para que sean interrogados como parte de la estructura guerrillera, aunque hay que decirlo, saben los guerrilleros que las instituciones de inteligencia conocen bien el origen ideológico de los detenidos y su militancia en el EPR, será cuestión de tiempo que se revele.

Extra oficialmente ha trascendido que de forma silenciosa las fuerzas de seguridad han cateado un número considerable de casas de seguridad abandonadas, que podría decirse incluso que este golpe ha sido uno de los más duros en contra de la guerrilla, porque no solo cayeron un número considerable de combatientes, además, logró el gobierno Federal desarticular en Oaxaca y el Estado de México al EPR, tan es así que se puede decir que esta organización en estos dos estados ya no existe y que les costará muchos años volverse a reagrupar.

Entre tanto la sección 22 del SNTE en Oaxaca, anunció que emprenderá una serie de acciones de protesta para la libertad de los presuntos secuestradores, lo que robustece la tesis que plantea la posibilidad que esa organización sindical tras bambalinas esta dirigida por grupos identificados a la guerrilla.

El gobierno Federal dicto auto de formal prisión por delincuencia organizada, ya que aún en la hipótesis que fueran guerrilleros y pertenezcan al EPR y los presuntos delitos los hayan cometido por convicción ideológica, no dejan de ser procesados de presuntos delitos federales tipificados como delincuencia organizada y asociación delictuosa.