domingo, septiembre 23, 2012

¿EL EPR OLVIDÓ A SUS DESAPARECIDOS?

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis



Oaxaca, México (Punto y Aparte).- La detención- desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez mandos del Ejército Popular Revolucionario (EPR), se da en Oaxaca poco después de una revuelta social que duró poco más de siete meses, para exigir la caída de un gobierno que como el de Ulises Ruiz Ortiz, había contravenido la voluntad popular. El veinticinco de mayo de dos mil siete, cuando los dos mandos se trasladaban hacía el hotel del magisterio ubicado en la colonia Niños Héroes, cercano al barrio del Marquesado en la capital de Oaxaca, poco después de enviar un comunicado fechado el mismo día de los hechos.

La detención y desaparición de estos dos mandos guerrilleros sigue siendo un misterio, tan es así que los presuntos participantes en los hechos, Manuel Vera Salinas y Manuel Moreno Rivas los dos militares con el grado de Teniente en el cuerpo castrense, niegan que haya sucedido en Oaxaca la detención de estos dos mandos insurgentes, los cuales posteriormente al parecer fueron desaparecidos. Gabriel Alberto número dos en la Comandancia General del EPR. Edmundo Reyes Amaya comandante del frente Oaxaca y participante activo al interior del movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca ( APPO), para los expertos en la materia habrían sido para Ulises Ruiz Ortiz y para el General Juan Alfredo Oropeza Garnica un preciado trofeo político-militar que les habría hecho ganar el respeto del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, he incluso para Ruiz Ortiz un puesto de relevancia en el gabinete panista. Sin embargo lejos de presentar a los dos mandos guerrilleros, sus captores aparentemente los golpean y desaparecen contraviniendo el tratado de Ginebra debido a que los dos guerrilleros estaban protegidos por ser integrantes de un grupo beligerante.
Hay dos versiones: La primera que nos dice que jamás fueron detenidos los mandos guerrilleros en Oaxaca y que fue esta situación una estrategia mediática del EPR para inculpar a Ulises Ruiz Ortiz en delitos de Lesa Humanidad por desaparición forzada, sumándose a las acusaciones que la APPO había hecho en contra del gobierno del mandatario oaxaqueño por los más de 24 asesinados durante el conflicto popular-magisterial del 2006. Hay contradicciones que respaldan estas ponencias: No hay testigos, pese a que los hechos se dieron poco tiempo después de las 22:00 horas, según se afirma por parte de los familiares en dichos que no sostienen con veracidad. Solo existió la posibilidad de un testigo que pudo haber testificado pero que se esfumó misteriosamente, y este era el comandante de guardia de la Policía Ministerial de Oaxaca, Jonás Corro. Otra contradicción es que se afirma por parte del EPR que los dos mandos comunicaban cada hora su posición y desde el 24 de mayo estás dos personas jamás volvieron a notificar su posición como parte de la seguridad que les exigían. Nunca el grupo guerrillero implementó acción alguna para localizarlos de inmediato, o enviar combatientes de inteligencia que verificaran la situación en la que se encontraban los dos mandos, ¿porqué no se hizo?
Otro dato curioso se refiere a la falta de escolta o muro que los dos mandos llevaban, se entiende que teniendo el grado que ostentaban los dos desaparecidos debieron llevar una sobre escolta o muro como se le conoce, pero no, iban sin protección en medio de una ciudad llena de policías, militares y delatores que al interior de las mismas organizaciones que como la APPO existían.
Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, habrían estado trabajando nueve meses atrás en el 2006 al interior de las organizaciones que conformaban la APPO, es decir la llegada de los dos mandos se habría producido a finales de abril de ese año, desapareciendo en mayo de 2007. Presuntamente junto con el extinto profesor Rafael Vicente Rodríguez Enríquez, dirigieron acciones como la toma del canal 9, formarían las brigadas móviles y establecerían su campamento al interior de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca después de tomar la radiodifusora XEUBJ. En las tesis que acompañan la duda de su falsa desaparición por parte del Estado, apunta a un ajusticiamiento por parte del EPR, ya que los dos mandos habrían desobedecido junto con otros combatientes poco después ajusticiados en Oaxaca, las ordenes de la Comandancia General poniendo en peligro a toda la organización, lo que motivó su captura por parte de los mismos guerrilleros para evitar que fueran detenidos y confesaran la estructura de organización de esa organización guerrillera como es el EPR.

Sin embargo hay otra versión que llama la atención y que marcó la detención y desaparición de los dos mandos guerrilleros. Tanto Edmundo Reyes Amaya como Gabriel Alberto Cruz Sánchez, habrían sido capturados tras ordenar el asesinato de Bradley Ronald Willey el 27 de octubre de 2006 en inmediaciones de la calle Juárez de Santa Lucia del Camino. Brad Will o “alfilerillo” nombre clave, como era conocido, se habría incrustado según versiones no confirmadas, al interior del movimiento de la APPO para grabar y documentar a todos los dirigentes de las organizaciones dentro de operaciones encubiertas para Latino América, tras ser descubierto es ultimado durante un enfrentamiento, al parecer documenta durante su grabación a Gabriel Alberto Cruz Sánchez cuando daba ordenes a un grupo de personas armadas en el mismo enfrentamiento en Santa Lucia del Camino.
Tras este incidente internacional, agentes extranjeros participan logrando ubicar en Oaxaca a dos de los mandos del EPR, tras un seguimiento poco usual donde colaboran agentes locales, detienen a los dos guerrilleros y los entregan al entonces comandante de la zona militar el ahora General retirado Juan Alfredo Oropeza Garnica.

Desde Junio de 2012 el EPR no cita en sus comunicados a sus dos desaparecidos, ni siquiera menciona las actividades de la Comisión de Mediación, lo que hace suponer que la exigencia cayó a un segundo lugar. Sin embargo los familiares de los dos guerrilleros desaparecidos persisten en su búsqueda en México