sábado, mayo 19, 2012

LA MARCHA ANTI PEÑA FUE DE INTOLERANCIA Y VIOLENCIA FASCISTA

Juan José Díaz Bermúdez


Víctimizan a Peña Nieto


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- En México no se debe de permitir la intolerancia fascista que partidos como Acción Nacional y de la Revolución Democrática promueven. Decimos que el PAN y el PRD gestionan ese tipo de actos intolerantes, porque fue Josefina Vásquez Mota la que ensalzo y dijo apoyar ese tipo de expresiones que son movimientos desesperados de la derecha fanática y el PRD que por cierto pega con la izquierda y cobra con la derecha. Si hoy marchan despotricando contra un candidato del PRI, mañana podrían convocar a una guerra santa, deberíamos en el país tener cuidado; el fanatismo no es democrático.


Las marchas promovidas por quienes se dicen “ingenuos” twitteros y en el Facebook contra Enrique Peña Nieto, son intenciones partidistas y llevan el sello clásico de la derecha que insiste en manejar como lo han hecho en estos últimos seis años, el terrorismo de Estado a través de panoramas trágicos, son expresiones de una sociedad intransigente que a través de la violencia verbal insisten en inhibir las preferencias de voto.


¿Pero quien convoca a una marcha que en última instancia victimiza a Peña Nieto? En Colima el candidato del PRI tuvo la oportunidad de mostrar su política tolerante diciendo que respeta ese tipo de expresiones, es decir, las marchas que no juntaron ni a 20 mil personas en los estados donde se promovió este tipo de acciones anti democráticas, en la que se incluyo Oaxaca, fueron un fracaso ya que no sentaron el precedente de desacreditar al abanderado priísta al contrario lo fortalecieron porque le dieron la oportunidad de justificarse como una opción ante la intransigencia, la intolerancia y el desorden.


Josefina Vásquez Mota se justifica diciendo que fueron los jóvenes los que marcharon anti Peña Nieto… La desesperación lleva a la estupidez y la estupidez al desorden. Es lamentable que el PAN se escude en los jóvenes, que en realidad son un puñado incluyendo a sedicentes estudiantes de la burguesa Universidad privada Iberoamericana. Es triste que jóvenes “universitarios” practiquen ese tipo de intolerancia, quién se digne decirse universitario no tiene ni debe imponer ideas, mucho menos caer en el sectarismo, porque la universalidad de ideas que es democracia, debe de tener impreso el sello de respeto, disentir del oponente pero sin odios, rencores o violencia.


El PAN que es promotor del fanatismo usa a jóvenes “universitarios” de instituciones pequeño burguesas para la agresión. En política la mejor palabra es la que no se dice y usar la violencia, querer dividir al país con este tipo de expresiones no traerá más que enfrentamientos y retrocesos frenéticos de ese tipo de organizaciones como el Yunque, Muro, Tecos, Palestra, que son grupos que el PAN tiene en universidades privadas y que son expresiones neo nazis que insisten en generar violencia en un proceso que como el electoral debe de privilegiar el respeto por el contrincante y por todos aquellos que respaldan sus propuestas, que son millones de personas a las que un grupúsculo insiste en violentar.


Nadie tiene porque enrarecer el proceso electoral mexicano, convocar a marchas contra los propios candidatos es intolerante y ofensivo contra los derechos de todos y cada uno.


Insistir en hacer creer que Twitter o Facebook cambiará la voluntad de un pueblo, es apostarle al engaño. La decisión de muchos mexicanos ya esta tomada, no la cambiaran ni marchas, ni posiciones de encono, violencia o engaño.


Las marchas anti Peña Nieto fueron eso, un laboratorio de lo que será en caso que el PRI gane, y como vemos la situación y la violencia con la que se expresa la derecha, justificamos las encuestas que demuestra que Peña va a la cabeza y que podría ser el Presidente de México.


La intolerancia de la derecha del PAN y de la izquierda modosita, llevaran a la división del país, generaran enfrentamientos y desgraciadamente retroceso.


No es por el candidato o partido del PRI, más bien por la democracia que debe estar por encima de manifestaciones de odio, rencor e intolerancia.