lunes, abril 30, 2012

LAS IMPRECISIONES DEL EPR SOBRE SUS DESAPARECIDOS EN OAXACA

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis




Oaxaca, México (Punto y Aparte).- Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, ¿en realidad desaparecieron en Oaxaca? Las imprecisiones que existen sobre su detención-desaparición, siguen siendo parte fundamental para no encontrarlos. Los mandos del Ejército Popular Revolucionario (EPR), fueron presuntamente aprehendidos sin ser presentados a la autoridad, lo que representa desaparición forzada de persona. Sin embargo las dudas abruman antes que las respuestas y explicaciones sobre sus actividades en Oaxaca.


Veamos: Según el grupo armado, sus combatientes fueron detenidos el 25 de mayo de 2007, pero no es hasta el 2 de junio, cuando denuncian públicamente los hechos Este es el parte que emitieron: INFORMAMOS: Que el día 25 de mayo de este año, en la ciudad de Oaxaca, entre las 20 y 22 horas en una acción fortuita de la policía, fueron detenidos tres de nuestros militantes: Raymundo Rivera Bravo de 55 años, Edmundo Reyes Amaya de 50 años y un tercero del cual por el momento no tenemos sus datos personales.
Estos compañeros militantes están siendo torturados de manera brutal en las oficinas de la PGR por el ejército, la AFI y agentes norteamericanos que fungen como asesores de la policía y el ejército.


Sabemos que esta es la forma en que este Estado fascista, representado por Felipe Calderón y Ulises Ruiz se regodea y hace alarde de su poder, sobre todo cuando no hay ninguna autodefensa, por lo que los hacemos responsables de lo que pueda suceder a nuestros compañeros.


Es necesario que todo aquel que se considere parte de la oposición a un régimen de este tipo, se pronuncie por la presentación de nuestros militantes y advertimos que si de alguna forma pretenden asesinar o desaparecerlos tendremos que apoyarnos en todo el pueblo para exigir su presentación con vida de inmediato.


Saben los representantes del régimen que nosotros contamos con una ética distinta a la de ellos, jamás hemos actuado sin que sea una justa respuesta, por lo que lo más adecuado sería que no se siga actuando como lo están haciendo en contra de los ciudadanos y sobre todo con los luchadores sociales.


Hacemos un llamado por este conducto a la solidaridad de todos los organismos defensores de los derechos humanos para integrarse a la demanda de la inmediata presentación con vida de nuestros tres militantes. (Hasta aquí el comunicado integro)


Notamos que hasta ese momento no daban el lugar en donde se dice fueron detenidos para posteriormente desaparecerlos, era una información escueta la que se manejaba, en donde se decía incluso que eran tres las personas que habían sido capturadas, es decir, Edmundo Reyes Amaya, Gabriel Alberto Cruz Sánchez o Raymundo Rivera Bravo y un tercero, del cual jamás se proporcionó su nombre; ¿porqué no existía? O fue el mismo que entregó a los guerrilleros.


Llama la atención a cinco años de su detención-desaparición, que después de 7 días, es decir del 25 de mayo al dos de junio, trascurrieron 7 días y nadie movió un solo dedo. La Comandancia General del EPR, no reaccionó a tiempo para librar de la muerte a los dos detenidos, en caso que hubieran sido asesinados durante los interrogatorios como se espéculo públicamente a nivel nacional.


El EPR, el 25 de mayo, día que detuvieron a sus mandos en Oaxaca, envió un comunicado que presagiaba el final tenebroso de sus desaparecidos. Tal parece que se anuncia sin decirlo, un golpe sin precedente por parte de la policía y el ejército mexicano a la organización clandestina, veamos:


La represión selectiva ya tiene sus primeras víctimas, y esto es precisamente lo que el gobierno estatal le interesa, golpear al movimiento popular y revolucionario. Se trata de utilizar al ejército y los cuerpos policíacos para disminuir la capacidad política del movimiento popular-magisterial y de paso tratar de dar golpes a nuestras estructuras clandestinas de nuestro partido y ejército. (Hasta aquí el párrafo)


¿Porqué manejar esa premonición, qué aún no se sabía que iba ha acontecer? O acaso la Comandancia regional, tenía el 25 de mayo de 2007, conocimiento de la detención de los dos guerrilleros, cuando el comunicado fue enviado vía Internet, alrededor de las 19:00 horas, según marca la hora de recepción en diferentes medios. Según los datos proporcionados por el mismo EPR, fue entre 20:00 y 22:00 horas la detención-desaparición.


Se sigue especulando donde fueron detenidos-desaparecidos los dos mandos guerrilleros; por voz del EPR, se dijo que habían sido dejados cercano a un hotel denominado “El árbol”, aquel 25 de mayo de 2007 entre las 17:00 y 18:00 horas, dejados por miembros de la célula suponemos. Este hotel se encuentra ubicado sobre Calzada Madero en el barrio de la Soledad en la capital de Oaxaca.


Sin embargo no se dice, que existe una tesis donde se considera, que los guerrilleros pudieron haber sido detenidos por una brigada anti terrorista formada por miembros del ejército mexicano y guías de la policía estatal de Oaxaca, dirigidos por Alejandro Barrita Ortiz, Aristeo López Martínez, Manuel Vera Salinas, Manuel Moreno Rivas, cincuenta metros antes de llegar al Hotel del Magisterio, precisamente sobre la calle División de Oriente.

Al parecer los hoy desaparecidos se hospedaban en ese lugar y se reunían de forma permanente con diferentes agrupaciones de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO). ¿Se trató de proteger el movimiento magisterial? La Comandancia regional del EPR, ¿mintió para proteger la identidad de decenas de personas que habrían sido vinculadas a la guerrilla? ¿Se privilegió la lucha popular a la seguridad y protección de los desaparecidos?


La policía de Ulises Ruiz Ortiz, el ejército mexicano y la marina armada de México, buscaron afanosamente en el 2007 a dos personas que habrían sido testigos y que hoy según ha trascendido huyeron para no ser muertas por el Estado. En está persecución participaban los dos jefes policíacos hoy occisos, quienes fueron asesinados de una forma sospechosa. Estas mujeres, habrían estado vendiendo comida tradicional en esas calles, aquel 25 de mayo, y habrían visto la detención de los dos guerrilleros. Como existe documentado, los testigos y participantes en el caso de los dos mandos del EPR, algunos murieron, otros desaparecieron. Tal como se cuenta en Oaxaca, de las dos presuntas testigos no se sabe nada.


¿Porqué actuar de ese modo tan cruel? Desde el 2006 el Estado mexicano le había dado seguimiento a la presencia de los dos mandos, ya que participaron abiertamente durante la lucha popular-magisterial en el 2006. Hasta donde es verdad que preparaba el EPR en Oaxaca para el 14 de junio del 2007 el ajusticiamiento por los señalamientos de haber mandado asesinar a militantes de la APPO a Ulises Ruiz Ortiz ¿durante un acto masivo?


Infiltrados al interior del EPR y según se sospecha posibles militares encubiertos, habrían detectado la presunción de un ajusticiamiento, del ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, lo que derivó en la detención de los dos mandos, que cumplirán cinco años de haber sido desaparecidos en Oaxaca.