miércoles, agosto 24, 2011

EL FISGÓN

Juan José Díaz Bermúdez

La sección 22 del SNTE, organización oportunista y chantajista.


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- Lo único que faltaba en Oaxaca era que la tristemente celebre sección veintidós del SNTE, irrumpiera en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, para decidir quien ingresa a esa casa de estudios. Por lo menos eso fue lo que amagó el Frente Popular Revolucionario y la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, que representan a un grupo de aspirantes que no alcanzaron siquiera un cuarenta por ciento en las respuestas del examen aplicado, es decir en su mayoría tienen una ínfima preparación, resultado por supuesto de la nula calidad educativa que Oaxaca tiene desde hace poco más de treinta años y aún así los “democráticos “ hoy aliados y cómplices del gobierno de Oaxaca, se oponen a rescatar del ostracismo a la educación básica en la entidad.
Sin embargo hay que subrayar que su líder Azael Chepi que demostró más pronto que tarde, que sabe más conducir una camioneta de tres toneladas y hasta un camión de redilas, a una chusma que afiliada a una sección como la 22 del SNTE, equivoco sus objetivos y hoy, se sienten los valentones del pueblo y hasta amenazan con violar la autonomía con tal de desestabilizar y crear un caos en el que obviamente va a salir ganando aquel que le apuesta a las alianzas con el gobierno estatal.
Insisten en filtrar a la UABJO a un grupo de sedicentes estudiantes todos ellos del FPR y la APPO , agitadores profesionales que serán usados con fines político electorales en el marco de la elección del rector. El gobierno estatal es perverso, maquiavélico y tenebroso, ya que como estudiantes los provocadores tendrán garantías y no estarán tan desprovistos de los derechos que como estudiantes tienen de participar en política al interior del campus de la universidad pública.
Habría que saber quién de los tres posibles candidatos que hoy se mantienen en la terna le apuesta a la violencia, sobre todo a generar esa incertidumbre al invocar a una organización oportunista que como la veintidós le apuesta a chantajear para obtener espacios en la Universidad pública, que más adelante le sirvan a los líderes para usarlos en sus familiares, amigos y socios. Conociendo a los profesores que se dicen democráticos de la 22 del SNTE , sabemos que son incluso capaces de ponerles el dedo a los luchadores sociales para que después desaparezcan.
Por otro lado el gobernador debería de poner fin a ese manejo tendencioso del gobierno, Oaxaca no merece seguir viviendo en condiciones de chantaje, la vida institucional de la Universidad pública no debe ni tiene porque estar amenazada por una organización chantajista que como la 22 del SNTE, insiste en usar la violencia para alcanzar objetivos políticos que sirvan para desestabilizar a esa casa de estudios.
Para los universitarios no hay duda que detrás de este tipo de movimientos existe la mano del gobierno y de aquellos aspirantes que buscan desestabilizar a la Universidad pública con miras a negociar.
Que no se equivoquen los profesores de la sección XXII, no será fácil violentar a la UABJO, el pueblo saldrá a defender lo que le pertenece. Sin embargo nos damos cuenta claramente que la violencia no solo la generan aquellas organizaciones criminales que hoy tienen a México en jaque. También hay sindicatos que forman grupos de presión, que buscan la violencia para alcanzar sus objetivos personales y políticos la sección 22 del SNTE es una de ellas.