jueves, julio 28, 2011

PARLAMENTANDO

José Claudio Díaz Ríos

Diputada Rosalinda Domínguez una de las privilegiadas

Oaxaca, México (Punto y Aparte).- La sesenta y un legislatura pese a todo lo que se diga, es uno de los peores congresos en la historia de Oaxaca, el cambio no le hizo nada bien a los diputados que han optado por manejar una especie de gobierno de pandillas donde todos mandan y nadie obedece. El Partido de la Revolución Democrática con una fracción parlamentaria sin mayor merito que usufructuar el departamento de comunicación social, donde Jaime Velásquez como coordinador no ha sabido por lo menos hasta hoy, imponerse de los señalamientos que su antiguo socio le ha venido haciendo. Lo grave es que siendo un poder autónomo, y teniendo todos los diputados las mismas garantías no todos cuentan o gozan con los mismos privilegios.
Habría que preguntarle a Jaime Velásquez, si es verdad, presuntamente algunos diputados como Rosalinda Domínguez, cuentan con un asesor por parte de comunicación social para cuestiones de prensa. Este mismo asesor, dicen sin constarnos, se encarga de establecer relaciones con los diferentes medios de comunicación, reporteros y lo curioso es que presuntamente tiene su propio presupuesto para gastar como quiera y cuando quiera en materia de difusión y promoción de la imagen, se da el lujo de promover a la representante popular. De que fueros goza la diputada Domínguez, porque ningún otro legislador lo tiene. Salvo claro los coordinadores.Claro está, si esto es verdad habría que exigir que sea para todos los diputados la misma oportunidad, si es mentira lo que se comenta en pasillos del Congreso, habría que preguntarse, porque les molestará la labor de Rosalinda Domínguez, ¿es acaso una piedra en el zapato de alguién?
Hay quienes dicen que a Rosalinda Domínguez le preparan para lanzarse a la candidatura por una diputación federal, cuestión muy lejana porque quien querría votar por ella ya que para muchos es una desconocoda, que en honor a la verdad no ofrece alternativas, como presidenta de la Comisión de Transporte, no ha sabido responder a las interrogantes y lejos de afinar detalles en esa famosa Coordinación pareciera que protege a Pedro Silva uno de sus compañeros de partido, aunque según ha dicho la legisladora solicitará la comparecencia del titular de esa dependencia, vamos a ver si es cierto.
El apoyo que presuntamemte que recibe esta señora se cuestiona- insistimos no nos consta-, pareciera que no es la misma oportunidad que se les da. Otros diputados de fracciones del PRI, PAN, PT y Convergencia, no tienen los mismos apoyos pero en fin, la fracción parlamentaria del PRD, tiene que ofrecer una explicación del porque se esta priorizando a unos cuantos diputados, entre tanto el resto no ha podido tener el suficiente apoyo.
Por cierto Jaime Velásquez tiene forzosamente que renunciar, no puede ser juez y parte. O es coordinador de comunicación social o se dedica a su hora contratada en conocida empresa radiofónica. Por salud pública no debe estar al frente de los dos puestos, ya que según ha trascendido en otros medios, privilegia a sus amigos, familiares y al mismo, con sendos apoyos que obviamente tendrán que ser públicos.
Las diferentes fracciones no pueden mantener en el Congreso de Oaxaca una coordinación de comunicación social donde haya dualidad de funciones, sobre todo donde se privilegie a los amigos y familiares, de ser ciertas las acusaciones que se han ventilado en diferentes medios, no sabemos que espera Carol Antonio Altamirano para decirle gracias a Jaime Velásquez y socios, de no hacerlo obvio es que protege este tipo de actividades que no se encuentran dentro de la norma.
En el Congreso de Oaxaca hay quienes se rasgan las vestiduras por curarse en salud, sin embargo por sus obras los conoceréis.
En otro orden de ideas habría que decir que de ser verdad que la diputada convergente Margarita García García, mandó colocar algunas cartulinas en contra de Benjamín Robles Montoya, donde se leían algunas acusaciones tendenciosas, como se manejó desde Convergencia, la unión de la apista y Robles Montoya llegó a su fin, no eran la pareja ideal y todo hace suponer que el hilo se rompió por lo más delgado.
Solo a los convergentes dolidos se les ocurre que Benjamín tiene que ver con su ruptura. Pese a lo que se diga y oiga, Robles Montoya es uno de los funcionarios de Gabino Cué que viene trabajando en serio, con razones y fidelidad al proyecto de Cué. Muy aparte de algunos oportunistas que como la señora García, que no sabe nada de política. Es de las que sigue creyendo que si un pato tiene plumas, camina como pato y hace cuac cuac como pato es un pato, esta equivocada, puede que sea un perico disfrazado y nadie notaria la diferencia.
En su pensamiento alocado cree que en Convergencia no hay otra opción más que ella, tanta es su calentura por ser candidata a diputada federal que se olvidó de la fidelidad y la congruencia.