domingo, mayo 15, 2011

PARLAMENTANDO

José Claudio Díaz

Diputada Marlen Aldeco en evidencia.


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- En el Congreso oaxaqueño, algunos diputados del PRI, PRD y PAN, demostraron al fin de cuentas, que son sujetos sin ideología, revestidos de intriga, mentira e ignorancia. La comparecencia de los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública y General de Gobierno, fue una simple trampa para querer demostrarle a la opinión pública que están trabajando, cuando un poder como el legislativo, se coloca en un apartado de esta naturaleza que más le queda a la población civil, sólo organizarse y si es posible exigir a esos legisladores que trabajen y dejen de proteger a su partido como lo ha venido haciendo el PRI, con un coordinador que como Martín Vásquez Villanueva, pretende la Senaduría y que conste que no se la merece. Mientras los oportunistas del Congreso de Oaxaca se ahogaban en un vaso de agua, donde crucificaban a Marco Tulio López Escamilla y a Irma Piñeiro por pecata minuta, en Choapan se fraguaba una masacre, resultado de los artificios mezquinos de todos y cada uno de los partidos políticos incluyendo al PRI que hoy se lava las manos, en donde murieron diez personas con el peligro que el número de víctimas crezca. Diputados como Marlen Aldeco y Raúl Bolaños Cacho del PAN y Carol Altamirano del PRD, rasgaron sus vestiduras y se cubrieron se cilicio por hechos tan insignificantes como los Textitlán, que comparados con los de Choapan, es un pleito de infantes. Donde estarán ahora para que exijan respeto a los derechos humanos y a la vida, porque buscar intereses personales señores legisladores del PAN, PRD y PRI, cuando Oaxaca está sobre barriles de pólvora a punto de explotar y ustedes pegándole de patadas al pesebre.
La exigencia de Marlen Aldeco panista que antes fue convergente y en sus principios priísta, pone en entredicho la famosa alianza, que como bien se dijo no fue para proteger corrupciones, aunque en el caso de la Secretaría de Seguridad Pública y la General de Gobierno, ¿porque fueron llamados a comparecer servidores públicos como Marco Tulio López Escamilla e Irma Piñeiro?, solo para saciar la sed de protagonismo de una mujer que como Marlen es manejada por su padre, Carlos Aldeco Reyes, ex funcionario del PRI que hoy se rasga las vestiduras y se lanza a querer convertir su pasado intentando canonizarse. No hay que olvidar que el padre de Marlen fue funcionario en la época oscura del gobierno de México, cuando la guerra sucia tenía entre sus filas a los halcones que servían para asesinar jóvenes estudiantes.
Tan churrigueresca fue la exigencia de Marlen Aldeco, que mandó editar un video que presentó a diputados y público que asistió a la comparecencia, en donde poco faltó que dijeran al final de su exhibición Made In Anti Appo. El mismo tema, la misma música y quizás hasta la misma casa editora.
Lo que llamó profundamente la atención, es de cuando acá los panistas se preocupan por los derechos humanos de los indígenas, que en Textitlán hay que decirlo no fueron violados flagrantemente, hubo mayor violencia de genero en Cotzocon y nadie ha dicho esta boca es mía.
Gabino Cué debe valorar quienes son sus aliados y quienes sus enemigos desde dentro del caballo de Troya. Raúl Bolaños Cacho y Marlen Aldeco, por lo menos ya se definieron como la punta de lanza de algún grupo político, que hasta pareciera el de Jorfe Franco Vargas. La historia nos enseña que en cada revolución hay vende patrias y traidores. Ojalá que en este caso no se especule con una supuesta agresión a una comunidad abiertamente identificada al tráfico de enervantes, como una agresión del gobierno de Gabino Cué.
Si no se ha dado cuenta Marlen y Raúl Bolaños Cacho, no están golpeando a Marco Tulio o a Irma Piñeiro, sino a Gabino Cué. Aún cuando se demostró que el operativo fue fundamentado, en una comunidad abiertamente politizada y armada como es Textitlán, ¿en este caso que se pretendía?, ¿Qué las indígenas asesinaran policías? Mientras los diputados mediáticos mecían la cuna, en Choapan la tragedia asomaba su rostro.
Parece que los diputados al no tener algo mejor que hacer, hacen uso de sus facultades para mediatizar en su comportamiento y hacer como que trabajan. Hay varias iniciativas que no han sido aprobadas mucho menos estudiadas. La iniciativa que hoy nos ocupa de protección al periodista duerme el sueño de los justos por instrucciones de Carol Antonio Altamirano, cacique priísta que hoy milita en el PRD y coordina una fracción que no ha servido para bendita sea la cosa. Hay dos que tres legisladores que e salvan de ser señalados en esa fracción, pero son la excepción. Otro proyecto es la suspensión del impuesto de la tenencia vehicular que comenzó a ser negociada por Martín Vásquez Villanueva y su partido el PRI para que no pase y se quede en la congeladora. En tanto oportunistas como Jorge Toledo Luis y Marco Antonio Cuevas que no representa al pueblo sino a Jorge Franco Vargas, saben que de esa manera presionan al ejecutivo del Estado, y así ganar privilegios que les permitan como partido político, negociar sobre todo las órdenes de aprehensión que ya existen en contra de ex funcionarios de la administración de Ulises Ruiz que presuntamente abusaron del poder robándose el presupuesto estatal y federal.
Otros como los del PRD y PAN, son incapaces de saber que están haciendo en ese lugar, pero en fin, el Congreso que hoy vivimos es el peor que ha existido y existirá, no tiene ni pies ni cabeza, son un lastre para el cambio democrático.