viernes, febrero 18, 2011

ACUSAN LAS FARP AL GOBIERNO DE OAXACA DE REPRESOR



Juan José Díaz Bermúdez
Para las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo la represión implementada por el gobierno calderonista y el diodorismo gobernante en Oaxaca, sacó a flote su verdadera fisonomía; ilusamente, diversos sectores de la izquierda creyeron que este grupo había evolucionado hacia actitudes más democráticas; sin embargo, lo sucedido en el centro de la ciudad evidencia el carácter represor de los que a finales de los noventa del siglo pasado ya habían hecho usufructo del poder estatal.

Manifestó en su comunicado fechado el 17 de febrero de 2011, que se comprueba que la política de seguridad del nuevo diodorismo, como califica la administración de Gabino Cué, será represiva. Adelantó que será con fines claramente contrainsurgentes, usando el “Esquema Loxicha”.
Hace referencia a las declaraciones del Secretario de Seguridad Pública donde planteo iniciar con la instauración de cuatro Bases de Operaciones Mixtas, lo que confirma argumenta el interés represivo de este gobierno.
Consideró que esas bases no se instalaran al azar, por el contrario explica dos de ellas se instalaran donde se tiene proyectado grandes inversiones (límites de Zaniza y Amoltepec y la otra en la Cuenca del Papaloapan) bajo el pretexto de contrarrestar la violencia.

Para las FARP lo sucedido corrobora la ofensiva que con anterioridad se había iniciado contra la Sección 22: Retirar de manera paulatina y sutil diversas prerrogativas económicas de las que gozaba. Conquistas que fueron arrancadas al Estado y que tienen como fin restarle fortaleza económica (no es lo mismo un sindicato fuerte económicamente que uno con restricciones monetarias).

Critica y se lamenta de la actitud de aquellos que considera personeros de la “izquierda”, que inclusive subrayan, en otros tiempos militaron en la APPO, y de dirigentes de partidos políticos.
Advierte que estos pretenden de manera pueril desligar al gobierno del Estado de la responsabilidad en la represión, su servilismo a costa de espacios que dan risa evidencian su falta de dignidad e incongruencia. En los hechos, se han plegado al neo panismo que hoy gobierna Oaxaca. Partidos como el PRD, PT y Convergencia se han convertido en simples comparsas del proceso. Aprovechar la ocasión para sacar de la jugada a la elbista Irma Piñeiro es una acción, una jugada sucia en la que la Sección 22 y la APPO no deben caer, al contrario, se debe exigir al gobierno estatal un cambio de rumbo radical, un cambio total del gabinete por verdaderos representantes populares de la sociedad.

En su comunicado las FARP sostienen que el movimiento social no puede convertirse en alcahuete del diodorismo y convivir con este grupo como apestados convalidando la represión contra el pueblo de Oaxaca como hoy lo hace Chucho Ortega. Y como angustiosamente clama Harp Helú diciendo que están en riesgo los grandes proyectos por culpa de sólo unos cuantos. Claro, está en riesgo su mina de oro a cambio de los espejitos que le ofrecen a la izquierda. Es un insulto ofrecer uniformes escolares y becas al magisterio y a las organizaciones sociales proyectos productivos (uno que otro invernadero y cajas de pollos) después de estos lamentables hechos.

Para el grupo insurgente quedó evidenciada la falta de capacidad política para evitar se saliera de los cauces legales la manifestación, algo tan natural en Oaxaca y que debía preverse. Argumentar que hubo infiltrados del priismo o grupos radicales (anarquistas) y que fueron los responsables de lo que sucedió, es una burla a la inteligencia humana. Las heridas del 2006 no han cerrado, el pueblo está sediento de justicia.

Por último destaca que creer que la democracia formal terminará con los ancestrales problemas es un graso error. Vender la idea a un pueblo consciente y organizado de que la democracia y la pluralidad llegaron no es rentable y a mediano plazo traerá consecuencias irreversibles. Ufanarse de tener un gobierno respaldado `por una coalición (que en esencia no representa al pueblo de Oaxaca) es creerse sus propias mentiras. Ni hay democracia, ni se va resolver el problema de la pobreza y el empleo entre otros; esto no es cuestión de voluntad, sino de cosas realizables. Y menos estando en el poder los neo panistas que representan lo ilegítimo y espurio en México.