domingo, enero 20, 2019

Benjamin Robles Montoya, “la cara sucia” qué mece la cuna en el Sistema Anticorrupción.


Freddy Delfín y Morales Niño, bufones que se creen paladines.



José Antonio Rodriguez Hernandez 

En la LXIV legislatura pretenden darse baños de pureza dos diputados de izquierda Fredy Delfín Avendaño (MORENA)  y Cesar Morales Niño (PT) quienes ondeando la bandera del combate a la corrupción,  quieren seguir lavando el cerebro a sus seguidores de la 4T, violando la autonomía de Comisiones y Comités. 

¿Pero quienes son estos personajes? 

Fredy Delfín Avendaño, tuxtepecano qué pasó en blanco en su municipio y se le recuerda por obtener sanciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASE) cuando se desempeñó como regidor de hacienda de Valle Nacional,  en el trienio 2011-2013 por la coalición PAN-PRD-PT, quien ya coqueteaba con el grupo de Jesús Romero López, ex diputado por el PT de la pasada legislatura ( según denuncias gestionó sendos bonos a diputados de izquierda para elegir a Fiscal Anti corrupción y algunos órganos autónomos del estado) y posteriormente siendo compadre de Benjamín Robles Montoya le valió para encabezar las listas de diputaciones plurinominales de MORENA.

Actualmente preside la Comisión Permanente de Vigilancia del Sistema Estatal de Combate a la Corrupción del Estado de Oaxaca en esta 64 legislatura. 

Por otro lado tenemos a César Morales Niño, Diputado local por el PT,  quien a aparte de destacar por su leguaje soez, fue apreciado colaborador y vocero de Luis Alonso Robles, hijo de Benjamin Robles Montoya.

Protegido de Gomez Nucamendi y Robles Montoya, pretende utilizar el nombre de AMLO, para los fines de estos dos personajes. 

Delfín y Morales Niño, podrán darse golpes de pecho en Congreso y utilizando al Sistema Local Anticorrupción de pretexto, simulen trabajar a favor de Oaxaca, pero son simples peones a cargo de Benjamin Robles Montoya, que comienza a mover sus piezas para el juego de la gobernatura de 2021 y que pretende imponer a sus recomendados en órganos autónomos del Sistema de Combate a la Corrupción. 



Este trío tenebroso asesorado por un dúo de mapaches disfrazados de “ciudadanos” han comenzado a minar el Sistema de Combate a la Corrupción simulando como legales actos inconstitucionales, como lo son declarar desiertas convocarías sin motivación ni fundamentación, dejado vacíos legales para que los participantes de las mismas, impugnen a través del juicio de amparo y promoviendo la violencia política de género de las mismas.

¿Será que a Murat le juegan chueco?

Tal vez los apóstoles pretendan utilizar como Cristo a Alejandro Murat y lo nieguen 3 veces antes de que cante el gallo. Murat Hinojosa debería de dar una revisada a su Sistema, ya que dentro de cuatro años hay cambio de sexenio. 

Mientras tanto Robles Montoya, hace de la suyas y juega sus piezas en la Cámara Local.

La 4T ha dado poder a personajes siniestros como lo son Robles Montoya, ¿AMLO sabrá qué utilizan su nombre para actos de corrupción o Robles Montoya tendrá la venia del mesías de Macuspana?