miércoles, febrero 07, 2018

FUNCIONARIA Y CÓMPLICES, RESPONSABLES DE LA TRAGEDIA DE LOS SSO

Jesús Martínez Olivera



Oaxaca, México (Punto y Aparte).-  Una funcionaria de los Servicios de Salud de Oaxaca sería la clave para detectar no solo a los aviadores, también a fantasmas que sangran la nomina de los Servicios de Salud de Oaxaca, una práctica establecida en el sexenio de Ulises Ruiz Ortiz, y que sería el lastre que impide el desempeño de esa institución en Oaxaca.

A la llegada de Alejandro Murat Hinojosa al gobierno de Oaxaca, se atacó de frente la corrupción en esa dependencia, prueba de esto, sería  la detención de Germán Tenorio Vasconcelos acusado de multimillonario desvió de recursos. El ex funcionario usó a los SSO como caja chica del gobierno de Gabino Cué, y mantuvo todo un ejército de hombres y mujeres de diferentes partidos políticos en nóminas, una herencia que hasta hoy se ha mantenido y que se ha decidido extirpar como un cáncer que se ha extendido en la administración. No solo fue Gabino Cué, también existen antecedentes del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz.

El gobierno de Alejandro Murat según datos de tarjeta informativa, detectó en un departamento centro motor de los Servicios de Salud de Oaxaca, una infraestructura de jefes y empleados que ha permitido que esa mafia viva del presupuesto de salud en Oaxaca.

Aunque la investigación había comenzado en la administración de Gabino Cué, realizada por el extinto Rafael Pérez Gavilán, información que pudo haberle costado la vida, no fue hasta la llegada de Murat cuando se comenzó a atacar la cosa nostra al interior de los SSO, que impedía el acceso a la información no solo de nominas, también de pagos a proveedores, pago a terceros, compra de material y medicinas.

Se le requirió al grupo de élite comandado por una funcionaria identificada, los informes pormenorizados de nominas, lo que resultó en aviadores y fantasmas, todos ellos entre personal administrativo, que cobraba sin trabajar.

¿Porque personal administrativo?, operativamente la mafia que controla administrativamente los SSO, no puede incluir aviadores y fantasmas entre médicos y enfermeras debido a la labor que desempeñan. El personal medico realiza guardias, además cuenta con un riguroso monitoreo de su trabajo por las operaciones y consultas que realizan. Por está razón los médicos y enfermeras no podrían sumarlos a la sangría que realizan mes con mes de los recursos de tan noble institución.

Sin embargo en la nomina si era posible incrustar a cualquier personal administrativo. Funcionarios del gobierno de Murat a su llegada solicitaron todos los informes relativos a las partidas y presupuestos, la mafia que opera impunemente se negaba a proporcionar informes financieros y administrativos, fue hasta la caída de Tenorio Vasconcelos, cuando la caja de Pandora se abrió y se comprobó que la nomina superaba al personal que realmente trabajaba para los SSO.

Entre fantasmas y aviadores podrían existir según la investigación poco más de 1500 personas que estarían cobrando sin trabajar. La diferencia entre aviador y fantasma, consiste en que, mientras un aviador existe por compromisos políticos, es decir es una persona física, el fantasma es una plaza o pago que se realiza a un supuesto nombre de persona que no existe, pago que es cobrado según los analistas, por funcionarios o personal de áreas administrativas.

Este circulo de corrupción que no es pequeño es la Cosa Nostra de los SSO, funcionarios y empleados en zonas administrativas, que tienen feudos de corrupción y que han generado desestabilización de los SSO y un imperio de impunidad para robar recursos públicos sin precedentes en la historia de Oaxaca.

No solo promueven la corrupción en nominas, también en vales de gasolina, vales de despensa, compra de muebles, electrodomésticos que se usan en fiestas y rifas al personal, quien los adquiere en compras oficiales realiza multimillonarios robos, beneficiándose los funcionarios y empleados afines a sus actos de corrupción.

La tarjeta informativa hecha llegar a este medio, ofrece nombres de quienes están involucrados, por ser parte de una investigación es imposible darlos a conocer, pero figuran jefes de departamento y empleados en contubernio con ellos, la principal, quien estaría trabajando por más de cuatro sexenios en la misma oficina destaca la investigación, sería una funcionaria que ha sentado sus reales en ese lugar y que sería la reina de la corrupción en los Servicios de Salud.

Funcionarios de la administración de Alejandro Murat, solicitaron el año pasado informes detallados a quienes serían parte de la mafia que ahoga a los SSO, hasta el momento siguen ocultando datos y nominas secretas donde figuran ex funcionarios, ex directores de los SSO, líderes de partidos políticos, organizaciones de izquierda de las llamadas de lucha social, algunos aportando nombres falsos para cobrar sin ser detectados.

En breve la investigación dará a conocer detalles claros de quienes son los que han convertido a los SSO en la institución con más corrupción de todos los tiempos y por supuesto varios funcionarios y funcionarias irán a la cárcel.