miércoles, mayo 24, 2017

A 10 AÑOS; LOS CLAROS OSCUROS

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis



Oaxaca, México (Punto y Aparte).- Al cumplirse diez años de la detención y desaparición de los mandos del Ejército Popular Revolucionario, Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, el 25 de mayo de 2007 en Oaxaca, las hipótesis, los claros oscuros y la incertidumbre siguen estando ayer como hoy. 

No hay ningún avance y la posibilidad que sea una mentira repetida por miles de bocas, parece tener sustentabilidad, de tal modo que las tesis siguen siendo parte del quehacer de los analistas del fenómeno guerrillero en México.

Habría que establecer como partida para poder analizar la historia de la desaparición, haciendo esta pregunta; Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, ¿ participaron en la lucha popular del 2006 en Oaxaca?

Los dos mandos; Edmundo Reyes Amaya conocido como "Comandante Zapata" (a) El Señor y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, conocido como Antonio Montaño y Raymundo Rivera Bravo  (a) El Oso, (a) Gutemberg, fueron los comandantes de las acciones guerrilleras de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y la Sección XXII de la CNTE en el 2006, se les atribuye acciones como la toma del canal 9 y diferentes radiodifusoras, la creación de barricadas y la utilización de diferentes explosivos. 

Tenían según las investigaciones su cuartel general en Ciudad Universitaria de la UABJO, coordinaban en ese 2006, a diferentes grupos activos en la guerrilla, entre ellos el grupo de 38 guerrilleros integrantes de la Catedra "Libertador Simón Bolivar", identificado a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, encabezados en ese entonces por Lucía Andrea Morett Álvarez, conocida también como Gabriela Torres Mejia (a) Lama, Verónica Natalia Velásquez Ramírez, conocida también como Cristina García (a) Lupe, Juan González del Castillo, conocido también como Matías Jiménez (a) El Sargento, Sorén Ulises Avilés Ángeles, conocido también como Elfego García (a) El matón y Fernando Franco Delgado, también conocido como Julián Carrasquedo  (a) Bimbo.

Los dirigentes guerrilleros menos Lucia Andrea Morett Álvarez, murieron en marzo del 2008 en la operación Fénix llevada a cabo por el Ejército Colombiano en la frontera con Ecuador, en el bombardeo en Santa Rosa de Yanamaru, provincia de Sucumbios, lugar donde murieron más de 40 personas, algunos desaparecieron por el impacto de las bombas, otros como Edgar Devia (a) Comandante Raúl Reyes y su esposa Olga Marín, cabeza importante en las FARC, murieron destrozados.

En ese campamento guerrillero había cerca de 40 mexicanos, en su mayoría jóvenes, sin embargo las agencias de inteligencia, ubican a seis adultos; cinco hombres y una mujer, que eran vigilados vía satélite, y que jamás fueron encontrados sus cadáveres.

Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, ¿estaban en ese lugar?,¿jamás fueron desparecidos en Oaxaca?, cayeron bajo las bombas ¿del ejército colombiano?

Es una tesis que no se descarta; analicemos las siguientes:

El 25 de mayo de 2007 el mismo día que se supone desaparecieron los mandos del EPR en Oaxaca, Edmundo Reyes Amaya, Gabriel Alberto Cruz Sánchez, entre 8 y 10 de la noche, iban acompañados presuntamente por Rafael Vicente Rodríguez, el sería el tercer hombre del que habla el EPR en comunicados en días posteriores a la desaparición, ¿fueron traicionados?, acaso Rafael Vicente Rodríguez conocido también como Ángel Hernández (a) El guero, asesinado por desconocidos el 25 de diciembre de 2011, ¿vendió el movimiento?, lo anterior se supone debido a que en todo momento la Comandancia de ese grupo guerrillero habla de traiciones.

La hora de la desaparición es importante, debido a que solo se tiene conocimiento de un operativo militar en el Hotel del Árbol en Calzada Madero, entre 11 de la mañana a 2 de la tarde ese 25 de mayo de 2007, ahí se detuvieron a personas de Chiapas, que viajaban en una camioneta Winstar, un testigo aseguraba que portaban armas, tras revisión por parte de policía estatal, federal y ejército, no se encontró nada, fueron dejados en libertad. El EPR asegura que sus mandos fueron detenidos y desparecidos ese 25 de Mayo entre 8 y 10 de la noche, después de realizar trabajos correspondientes a su labor guerrillera, ¿quien los desapareció? 

El EPR , habló de traiciones y falta de tacto para accionar tras la desaparición, el encargado del estado como Comandante del EPR en Oaxaca, era en ese entonces según inteligencia militar, Juan Sosa Maldonado, también conocido como Pedro Torres Esquivel (a) Comandante Fausto.

Pero hay un dato más importante aún: Ese 25 de mayo, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, habrían estado cerca de la Iglesia de la Soledad, según datos proporcionados en comunicados del EPR, donde se dice habrían estado por cuestiones de trabajo.

Los análisis deducen que los dos combatientes habrían ido a dar difusión al comunicado del 25 de mayo de 2007 a través de la Internet, en el cual por cierto como un presagio el EPR anuncia la posibilidad de desapariciones.

¿Porque se habla de desapariciones? Se adelantó la Comandancia General del EPR a través de Tiburcio Cruz Sánchez, conocido como Onesimo Cerezo (a) Chaparro (a) Milton ¿a los hechos?, ¿no hubo coordinación?

Veamos dos párrafos del texto del EPR del comunicado del 25 de Mayo de 2007: "La represión selectiva ya tiene sus primeras víctimas, y esto es precisamente lo que el gobierno estatal le interesa, golpear al movimiento popular y revolucionario. Se trata de utilizar al ejército y los cuerpos policíacos para disminuir la capacidad política del movimiento popular-magisterial y de paso tratar de dar golpes a nuestras estructuras clandestinas de nuestro partido y ejército".

"En este contexto, el paramilitarismo en las diferentes regiones del estado no detiene su política asesina, amparados por el gobierno de Ulises Ruiz los grupos paramilitares intensifican el terror en las comunidades y en las ciudades de manera abierta amenazan y asesinan quienes afectan los intereses del PRI-gobierno, amparados por un lenguaje seudorevolucionario intentan “ganar” espacios políticos para desaparecer y asesinar".


Si vemos el día que desaparecen sus mandos se adelantan por horas a los hechos, el comunicado hace alusión a los 43 años de lucha del  EPR, pero también de forma significativa a desapariciones, asesinatos y golpes a su estructura clandestina, que vendrían desde otros grupos guerrilleros. 

¿Habría una predisposición?, antes que desaparecieran Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya, ¿ya lo sabían incluso ellos?, hay que subrayar que precisamente ese comunicado salió de la comandancia Oaxaca y que fueron los dos desaparecidos según la propia Comandancia General, los que habrían llevado a cabo su distribución el 25 de mayo de 2007, horas antes de su desaparición.

Fue una desaparición ¿o un destierro?, no hay que olvidar que se hablaba de coyunturas al interior del EPR, se decía que por parte de Tiburcio Cruz Sánchez, Comandante General de ese grupo guerrillero, había reclamos a su hermano Gabriel Alberto, porque este había llevado a cabo secuestros que ponían en jaque a la unidad por el reparto del botín y sobre todo, colocaba a toda la organización en la mira de empresarios identificados al narcotráfico.

Llama la atención que el 6 de Septiembre de 2006, en plena lucha popular de Oaxaca, el Comando Magonista de Liberación, organización enquistada en la Sección XXII-CNTE, hace público un documento de varios párrafos, leeremos lo siguiente:

"Pero eso es una cosa y otra la torcida descalificación que en contra nuestra endereza el actual PDPR-EPR a través de las FARP, quien nos acusa de "grupos paramilitares", cancelando toda posible salida política a la colisión que derivara de la fragmentación y éxodo eperrista; colisión azuzada por el actual PDPR-EPR, como lo dimos a conocer a principios de este año en la "Crónica de una colisión inevitable" publicada por el Centro de Documentación de los Movimientos Armados (cedema.org). En el fondo el actual PDPR-EPR pretende difundir la creencia de que es la única estructura armada verdaderamente revolucionaria y, por tanto, la única que posee el saber y la verdad, utilizando a las FARP para desacreditarnos y justificar el asesinato de nuestros compañeros, tratando de eludir la crítica radical y de encubrir la desaparición forzada en el estado de Oaxaca de dos exmilitantes del que fuese el proyecto original, por órdenes de la actual dirección eperrista, intentando mantener por medio del terror el control de cierto territorio y población que consideran patrimonio exclusivo de su estructura".


El Comunicado del Comando de Liberación Magonista es importante, destaca la pugna intestina con el PDPR-EPR, y en una parte subraya que las FARP originalmente el grupo armado de los hermanos Cerezo. Las CLM, hablan que el EPR trata no solo de eludir la critica nacional, además encubrir la desaparición forzada en el estado de Oaxaca de dos ex militantes del que fuera el proyecto original. Los dos ex militantes podrían ser ¿Edmundo y Gabriel Alberto?, ellos serían parte del proyecto original, ya que fueron fundadores según trasciende del llamado Comando de Liberación Magonista, ¿fue una venganza intrafamiliar?

Pero hay otra hipótesis y de la cual el EPR hace mención en el comunicado fechado el 17 de Junio del 2006, leamos con atención debido a que, se habla que existía previo a la desaparición de Edmundo y Gabriel Alberto, una lucha intestina por el poder, entre Gabriel Alberto Cruz Sánchez en contra de Tiburcio Cruz Sánchez su hermano y su cuñada, Florencia Elodia Canseco Ruiz, esposa de Tiburcio.

"Somos clandestinos y estamos protegidos por nuestros hermanos dentro de nuestro pueblo, éste que nos exige desenmascarar a los neo oportunistas que (algunos de ellos) cuando estuvieron con nosotros recibieron nuestra dirección y hoy cuando ya no están se dedican a calumniarnos y a pesar de nuestro comportamiento ético, han usufructuado dinero que bondadosamente se les dio. Otros que en los momentos álgidos del movimiento estudiantil siendo muy jóvenes, jugueteaban desnudos a perseguirse, hoy intentan reivindicar a sujetos que servían en esos tiempos a la inteligencia política del gobierno federal en turno y algunos más que eran niños se dicen haber dirigido los movimientos populares".

"Volvemos a mencionar que la dirección es por la base, con quien hemos estado y estamos hombro con hombro y no debiéramos aceptar a los que en el 94 al levantarse en armas pregonaron que no había existido una lucha anterior a la de ellos, donde murieron y desaparecieron muchos revolucionarios que aún están desaparecidos. Hoy oportunistamente marchan para recordar a nuestros mártires y para convencer que estén a su lado, dicen que no tenemos bases, sin embargo, a todos los antes mencionados les decimos: aquí estamos y también que pueden continuar intentando engañar al pueblo. En la clandestinidad podrán entender perfectamente a quiénes nos referimos. Otros pseudorevolucionarios aprovechando esta coyuntura se unen a autoridades municipales e intentan asesinar a luchadores sociales -que por cierto les falló en un primer intento- no lo vamos a permitir, les suplicamos con toda humildad, no lo hagan, no lo intenten porque deben saber -aunque traten de desconocerlo- que nuestro pueblo es poderoso y tampoco lo va a permitir".


Este texto sin duda probaría de la guerra intestina que existía previó a la lucha popular del 2006, al interior del PDPR-EPR, se subraya de traiciones y al mismo tiempo, ¿juzga la Comandancia a Gabriel Alberto y a Edmundo?

Pero aún hay más; El 16 de Mayo de 2006, PDRP-EPR, publica un comunicado en dos párrafos puntualiza sobre organizaciones e individuos que venden el movimiento guerrillero, veamos:

"En referencia a los actos de grupúsculos que pretenden perjudicar al movimiento revolucionario, es necesario mencionar lo siguiente: ante el fracaso de ciertos individuos que participan en estos subgrupos que pretendían apropiarse de nuestro nombre e historia, han hecho eco de la Guerra de Baja Intensidad en base a una campaña de difamación y de calumnia desde supuestas posiciones revolucionarias. Uno o dos grupos seudorrevolucionarios, en donde se han incrustado, gentes provocadoras que basadas en el rencor y el resentimiento personal, convocan y azuzan en contra de nuestro partido a otros grupos que se proponen participar en el proceso de lucha revolucionaria; fanfarroneando y amenazando con asesinar a más luchadores sociales, estimulando los bajos instintos de gentes que por recibir una paga están dispuestos a cometer crímenes de lesa humanidad como en Guerrero e intentonas en el estado de Oaxaca en contubernio con presidentes municipales priistas, pretendiendo con esto, apropiarse de las organizaciones de masas".

"Por esta actitud provocadora y ruin, advertimos que de continuar con sus crímenes e intentonas serán los responsables de las consecuencias que de esto derive, teniendo que responder ante la historia y ante las generaciones futuras de sus actos. Estos hechos los identifica con los planes del gobierno foxista y con los agentes provocadores del Cisen que tienen la misión de destruir a partidos, organizaciones revolucionarias, organizaciones políticas y asesinar a los luchadores sociales, favoreciendo y coberturando con ello, la actitud sanguinaria del Estado burgués mexicano".

Sin duda publicaciones que abren posibilidades para creer que el PDPR-EPR, vivía en el 2006 una crisis interna y sobre todo que militantes y combatientes estarían inmiscuidos en situaciones poco revolucionarias, acaso esos dos mandos eran ¿Edmundo y Gabriel Alberto?

La tesis de que la desaparición de los dos mandos obedece a una estrategia revolucionaria del EPR para posesionarse y deslindarse de sus actividades, ¿que eran presuntamente el secuestro?

Pero las contradicciones del PDPR-EPR, venían publicándose con anterioridad, el 12 de mayo de 2006, la dirigencia del EPR, escribe lo siguiente:

"Ante esta situación, cualquier organización rebelde que ingenuamente especule la posibilidad de un cambio pacífico como única vía para la transformación radical y profunda del capitalismo, simplemente es un ignorante de la naturaleza del Estado Burgués Mexicano, es un cándido soñador o un demagogo que con su practica legitima al sistema que dice combatir. Por responsabilidad histórica ni los rebeldes, ni los revolucionarios debemos crear falsas expectativas en los sectores de la población, hoy es momento de dar claridad y elevar la lucha política del pueblo, de no confundirlo, no comentamos errores dolorosos e innecesarios, no fomentemos el discurso contradictorio, no justifiquemos a las instituciones del Estado, es mejor combatirlas". 

 La hipótesis que la desaparición de los mandos eperristas haya sido parte de una guerra intestina se robustece, desde antes del 2007 el enfrentamiento al interior y con los diferentes grupos guerrilleros era un secreto a voces.

El 10 de Julio de 2007 en un comunicado el EPR, define su posición y denuncia el oportunismo de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y de la Sección XXII, dejando entrever que hubo traiciones al interior de la lucha popular y insisten en subrayar la guerra intestina.

Dos párrafos del comunicado dicen lo siguiente:

"Hoy con la actitud de la APPO de no denunciar la tortura que sufrían nuestros compañeros, el no apoyar a sus familiares vuelve otra vez como en esos años el neoportunismo que siempre ha medrado con las luchas de nuestro pueblo". 

"En la sección 22 hay quienes a pesar de los acuerdos de la CNTE se hacen los disimulados, se muestran indiferentes y muchos de los que se decían amigos hoy el temor les invade pero porque ya han negociado con el Estado. Sin embargo, exigiendo la presentación de nuestros compañeros han firmado personalidades democráticas, intelectuales, académicos, artistas del ámbito nacional e internacional, ONGS, organizaciones revolucionarias, y el Estado, el gobierno de Calderón y el de Ulises Ruiz con toda impunidad no los presentan y en su prepotencia han amenazado a los que exigen su presentación".

Esta posición del EPR en esa fecha define claramente la posición de esa agrupación guerrillera, no solo existía una crisis interna en el EPR, además tarde se dieron cuenta que habían sido infiltrados precisamente en la lucha "popular- magisterial" del 2006 en Oaxaca y traicionados puestos al descubierto por quienes habrían recibido dinero para delatarlos.

Es hasta el comunicado del 19 de Julio de 2007 cuando por fin el EPR, detalla la presencia de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya en el movimiento del 2006 y destacan lo siguiente: 

"Estos dos compañeros mencionados hacían un trabajo de orientación escrita en cuanto al movimiento de Oaxaca de una manera eminentemente política, sin utilizar ningún arma, ni tener una actitud ofensiva, sino sencillamente defensiva empezando porque todas las fuerzas políticas intentaran tener un mismo criterio y una misma actitud para disipar pequeñas contradicciones. Eso no es ningún delito, eso es un acto de conciencia y jamás se podrá detener el pensamiento libertario, ni con la muerte, ni con el presidio. Se vieron forzados a asistir por una irresponsabilidad de quien era responsable del estado de Oaxaca y que desde un principio intentó sabotear la exigencia de libertad de estos compañeros, sin que los compañeros de la ciudad tuvieran una explicación lógica de tal proceder, negándoles la verdad de los hechos".

Quién era responsable del estado de Oaxaca por parte del EPR en 2006, era Juan Sosa Maldonado y el segundo Rafael Vicente Rodríguez, según informes de agencias de inteligencia. Sosa Maldonado sufrió un atentado y huyó de México y Rafael Vicente Rodríguez, fue ajusticiado.

Sin embargo el PDPR-EPR, ante la traición que existió en la lucha popular-magisterial del 2006, recurre en el comunicado del 3 de Agosto de 2007 al siguiente mensaje:

"Ante tanta saña, ante tanto crimen de lesa humanidad, ante el manto protector de la impunidad desde el Estado, ¡CONVOCAMOS! A los diferentes sectores del pueblo, a los militantes de las diferentes organizaciones a denunciar desde el anonimato al siguiente correo electrónico justiciapopular32@hotmail.com a todo militar, policía, golpeador, colaborador, entregador, torturador, oreja, espía, traidor que conozcan que haya cometido delitos contra el pueblo en este proceso de lucha, proporcionando sus datos y ubicación. El pueblo tiene el derecho de recurrir a las diferentes formas de autodefensa, como fue la acción de nuestros comandos urbanos en la ciudad de Oaxaca, que aunque lo nieguen los funcionarios el pueblo sabe perfectamente que fue de nuestra autoría".

La posibilidad que haya sido una guerra intestina insiste en presentarse como una razón para encontrar a los culpables de la desaparición de sus mandos. Hasta el momento siguen buscando a los traidores en la APPO y la Sección XXII-CNTE.

El 18 de Octubre de 2007 en su comunicado, la dirigencia nacional del EPR, hace un llamado a la familia Díaz Pantoja y dice lo siguiente:

"A la familia Díaz Pantoja que el día 8 de octubre hiciera declaraciones en torno a la liberación de su padre, el Sr. Jesús Díaz Parada, les decimos que nuestro partido no se ha involucrado ni tuvo absolutamente nada que ver con su lamentable secuestro, que el Estado es el que ha filtrado de una manera perversa que nosotros tuvimos participación, lo cual es falso, porque por un lado nos quieren inmiscuir en antagonismos que no tenemos, porque no nos importa la vida privada de las personas ni sus actividades, porque lo que intenta hacer el gobierno es tratar de enfrentar a familias y grupos revolucionarios para tener pretextos para aprehender y desaparecer impunemente a cualquiera que manifieste su inconformidad".

"Lo que podría estar pasando es que algún grupo delictivo en complicidad con la inteligencia militar trate de hacerse pasar por nosotros, por lo que comunicamos: nuestro Partido se rige por el Centralismo Democrático y no hay “células” que violen nuestras normas estatutarias ya que la colectividad determina desde el punto de vista político militar las acciones a desarrollar y no como insinúa el estado que puede haber “células” del EPR que operan autónomamente o que optaron por la violencia".

"Creemos sinceramente que no tienen nada que ver con la desaparición de nuestros compañeros y que ésta es producto de la acción de los cuerpos de seguridad federal del gobierno ilegítimo del Señor Calderón".


Se deslindaron de la posibilidad de haber secuestrado el empresario agrícola de San Pedro Totolapam, ¿ fue sincera su posición ¿o se curaron en salud?, Edmundo (a) El Señor y Gabriel Alberto, habrían sido los orquestadores de ese secuestro.

Hasta el momento la tesis de una lucha intestina es la más indicada, es decir; ¿los dos mandos habrían sido ajusticiados por sus mismos compañeros?, fueron desaparecidos en venganza por otros grupos guerrilleros ¿a los que el EPR había golpeado, asesinando a sus militantes?, o la otra versión es que cometieron un error al secuestrar a la persona menos indicada y por la cual pidieron algo así como 150 millones de dólares.

¿En el pecado llevaron la penitencia? Los dos mandos del EPR no habrían sido desaparecidos por el Estado, más bien, cayeron en su trampa. 

Fueron traicionados por sus propios combatientes y entregados a particulares ¿para que les cobrarán el secuestro?

¿Murieron en la frontera de Ecuador y Colombia?

¿Otros grupos guerrilleros actuaron para ajusticiar a quienes habían mandado asesinar a sus compañeros?

Tiburcio Cruz Sánchez mandó limpiar a su grupo guerrillero, debido a que según trascendió su hermano, Gabriel Alberto Cruz Sánchez, ¿no compartió con el "el botín de guerra"?

A 10 años estás siguen siendo las hipótesis que giran alrededor de la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez. 

Lo cierto es que siguen desaparecidos.