miércoles, enero 25, 2017

UN SOLDADO EN CADA HIJO TE DIO...

Juan José Díaz Bermúdez 



 

Oaxaca, México (Punto y Aparte).- México vive la realidad de la historia oscura promovida por el imperialismo norteamericano encabezado por el nuevo Führer
Pareciera que veo aquellos días de Septiembre de 1939, la historia nos cuenta cómo Adolfo Hitler, usando el mismo lenguaje de Trump, exigió que Alemania fuera para los alemanes y comenzó expulsando a los indeseados, después los cazó y la solución final fue exterminarlos en los campos de concentración.

Los cobardes no alzaron la voz en aquella ocasión, pocos fueron los que acusaron ; los que se atrevieron a enfrentar al asesino de Hitler, fueron asesinados, desaparecidos o acusados de traición a la patria, en Europa los días de constante infierno se convirtieron en una pesadilla que aún atormenta a la gran mayoría. El pueblo alemán hasta hoy vive con el estigma de haber respaldado a un genocida, la realidad es que ayer como hoy la cobardía nos hace callar sin protestar.
Los ciudadanos alemanes que no realizaban el saludo nazi eran señalados o acusados de estar en contra de Hitler, hasta ese grado llegó la adoración que los ciudadanos obligados tenían que rendir al déspota y cobarde criminal que ha existido en todos los tiempos.

Porqué hacemos este relato de pequeños espacios de la historia de la Segunda Guerra Mundial

México podría ser la Polonia de ayer que fue la primera nación en ser invadida , estamos hostigados por un fanfarrón sin escrúpulos, un narcisista político, un desgastado racista que ha confundido los tiempos y el lugar.

Lo grave es que no está solo, lo espeluznante es que tiene el respaldo de millones de neo-facistas en los Estados Unidos que han comprado la máxima Nacional Socialista: Estados Unidos para los Americanos.
Se sienten patriotas si expulsan a trabajadores extranjeros, ayer en Alemania eran los israelitas; hoy en Estados Unidos son los indocumentados.

Hitler decía que el mal en Alemania eran los judios y todos los inmigrantes. Hoy Trump dice que el mal en su país son los inmigrantes e indocumentados.

No hay ninguna diferencia, los dos personajes de la historia hablan con un lenguaje popular, llegan a la masas alertando del supuesto mal en el que viven al aceptar compartir su espacio con inmigrantes.

Hitler colocaba a los inmigrantes como los responsables del atraso de Alemania, los hacía responsables sobre todo a los judios que en ese país en 1939, no hubiera trabajo, las fábricas estuvieran colapsadas, no dejaba de mostrar una Alemania en bancarrota y ofrecía colocar a ese país como una primera potencia y relanzarla como lo que antes había sido, un país poderoso.
Trump ofrece lo mismo a la ultraderecha  norteamericana, pareciera que Hitler renació, el Führer (jefe o líder ) en alemán del cuarto Reich (Imperio).

Si Hitler fue el Fuhrer del tercer Reich, Trump podría ser considerado el Fuhrer del cuarto  Reino o Reich en alemán.

Trump está basando su gobierno en el libro Mi Lucha de Adolfo Hitler, usa gestos y palabras que el genocida usaría hoy en día.

Habría que preguntar y aclarar, no existen las condiciones históricas, no se puede comparar 1939 con 2017, sin embargo habría que lanzar la pregunta: quién se alzará para defender a México, ¿quien hasta hoy a levantado un solo dedo para exigir a Donald Trump frene su lengua asesina?, ninguna potencia a través de su líder ha pedido al Fuhrer analice su agresión verbal, caminamos solos y solos tendremos que defender nuestra soberanía alimentaria y de nuestro país. 
Nadie luchará por nosotros los mexicanos, tenemos que unirnos, derribar diferencias políticas e ideológicas y marchar por nuestra patria. 

Convoquemos a una cruzada por la patria, iniciemos la defensa de nuestro hogar, el Führer en Estados Unidos debe saber que Un Soldado En Cada Hijo Te Dio, que los mexicanos no somos ni seremos Vietnam, Panamá, Venezuela, Siria, Irak.

Los mexicanos somos más que fortaleza, nos reímos de la muerte. Riamos ahora de un charlatán, un mimo de la política, un ”dictadorsuelo” fantasioso, pedante, pusilánime y retrógrada.

 Unámonos, seamos fuertes en este momento en el que acecha el Fuherer a nuestro país. 


México no es Polonia, aquí como dice nuestro himno habrá un mexicano que se alzará cuando "Más si osare un extraño enemigo profanar con su planta tu suelo, piensa oh patria querida que el cielo un soldado en cada hijo te dio"