miércoles, noviembre 09, 2016

NO ES LO MISMO; EL PATO QUE LA GALLINA

Juan José Díaz Bermúdez


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- El triunfo de Donald Trump garantizará el crecimiento de la ultra derecha en el planeta; el empresario de Nueva York, es ahora el líder de los grupos identificados al fascismo y no extrañará que estos organismos políticos crezcan, en América obviamente en Estados Unidos, África, Latino América, Europa, Asia y Medio Oriente. 

Trump llegó a un sector al que nadie había tomado en cuenta, a los veteranos de guerra, y recuerden que en cada familia de ese país, hay veteranos de guerra, al parecer no hay una familia que no tenga un soldado muerto o veterano lisiado, ese detalle lo hizo ganar.

Donald Trump es eso, un conservador recalcitrante, de ultra derecha, millonario, que no escatimará ningún esfuerzo por ampliar su forma de sentir, cristiano, de una gran fe hacia Dios como el mismo lo dice, ya fue felicitado por el Vaticano, que sabemos históricamente es afín a este tipo de gobernantes, recordemos la simpatía que los sacerdotes católicos y el Estado Vaticano tenía por Adolfo Hitler.

Pero eso es Trump, con una ideología de derecha, quizás de ultra derecha, un Neo Nazi, que tendrá mano dura y ojalá tenga asesores inteligentes para que no cometa tropelías y agresiones sin sentido. Muy respetable su forma de pensar, pero nada diferente a la ideología fascista de cualquier estadista de izquierda o líder político, es decir, en nada se diferencía Trump de un Nicolás Maduro, Raúl Castro, o de un Daniel Ortega, un líder bananero de izquierda que por cuatro ocasiones se ha mantenido en el poder, un dictador común. 

Pero no nos equivoquemos, no confundamos al pato con la gallina, Trump es un líder con una ideología, de derecha, arraigado en lo conservador, nada que ver con Andrés Manuel López Obrador, que ha comenzado en redes sociales a promocionar su figura a la sombra de Trump.

Hay quienes dicen que si ganó Trump en Estados Unidos, en México podría ganar André Manué López Obrador en el 2018, una gran mentira, sería la tragedia, porque Andrés Manuel sigue siendo un peligro para México.

En Estados Unidos ganó un líder natural de los grupos conservadores, Trump es la cara del norteamericano de derecha, mientras que André Manué ¿a quién representa?, a nadie, porque es un burgués que se disfraza de pobre y un corrupto como Judás que besa a su maestro para entregarlo al escarnio del pueblo, el tabasqueño es un priísta, que por berrinche optó por el PRD, después ya todos sabemos su historia de patrañas, de voto de pobreza, solo basta el voto de castidad para que sea el santo varón que nos traiga las buenas nuevas del evangelio según André, es decir, a quién quiere engañar López Obrador, es un político fracasado, un energúmeno de la palabra, un dictador y fascista al interior de MORENA. 

López Obrador es un artista más de la comedia, de la farsa democrática que vivimos en este país, es un extra en el rodaje, no tiene ideología porque no se identifica a ninguna, es un burgués y se dice proletario, un corrupto que se siente inocente, un esquizofrenico de la política que ve corruptos por todos lados, un El Mesías de la mentira que tratará de seguir engañando a sus doce apóstoles y al puñado que los sigue.

Es decir, nada que ver con Trump, a pesar de lo que se diga, el ahora Presidente electo de los Estados Unidos, es un ícono de la derecha en el mundo, todo lo contrario de André Manué, que como se dice en el béisbol: No picha, no cacha ni deja batear.

Por eso no confundamos al pato con la gallina, el pato es único, la gallina solo cacaraquea.