viernes, octubre 30, 2015

SAÚL ULISES CORTÉS MALDONADO Y BENJAMÍN ROBLES MONTOYA,CULPABLES QUE MÁS DE 3 MIL FAMILIAS DE LOS SSO, NO CELEBREN A SUS DIFUNTOS

Jorge Morales Hernández


Familiares de Saúl Ulises Cortés Maldonado
vigilan el plantón, ante la falta de agremiados


Oaxaca, México (Punto y Aparte).-  Por la avaricia, el hambre de poder y dinero y la impunidad con la que actúa, el dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores y Profesionales de la Salud, Saúl Ulises Cortés Maldonado, se a ganado a pulso el rechazo de los trabajadores de base de las diversas secciones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud, al mantener bloqueado el edificio de Administración y finanzas, lo que a provocado que más de 3 mil cheques de empleados de los Servicios de Salud, no hayan podido ser entregados a igual número de padres de familia que laboran, en tanto estas familias no podrán celebrar las fiestas tradicionales de los muertos.

El líder del SITYPS, Saúl Ulises Cortés Maldonado, apoyado por Benjamín Robles Montoya, mantiene actuando a ese supuesto sindicato que sirve a decir de los empleados de los Servicios de Salud de Oaxaca, como punta de lanza de chantaje, que está sirviendo según acusaron, para el presunto enriquecimiento de sus dueños.

Los trabajadores de salud en Oaxaca, dijeron que los dueños del SITYPS, son Benjamín Robles Montoya y Saúl Ulises Cortés Maldonado, el mismo que siguieron diciendo, de forma descarada pretende obtener para su institución sindical 25 millones de pesos como apoyo a la infraestructura, como es compra de una casa sindical que se auto venderá, tres camionetas y el pago de personal, así como 60 plazas que serán entregadas a porros del FPR, amigos y familiares entre los que se incluye su hijo.

Sin embargo ante la falta de seriedad del gobierno de Oaxaca, más de 3 mil familias, cuyas cabezas de familia son trabajadores de los Servicios de Salud de Oaxaca, no podrán gozar de la tradicional fiesta oaxaqueña, por la falta de humanismo y responsabilidad de un sujeto como Cortés Maldonado, porro al servicio de Benjamín Robles Montoya.

En Oaxaca con tanta impunidad se violan los derechos humanos, sin que las autoridades intervengan para resarcir el daño.