lunes, agosto 03, 2015

COMIENZA A SALIR LA PODREDUMBRE DE LA SECCIÓN XXII EN EL IEEPO

Jorge Morales Hernández

En el 2006 la APPO y La Sección XXII
generalizaron la violencia ( Foto Archivo)


Oaxaca, México (Punto y Aparte Noticias).- La revisión a la documentación del anterior Instituto Estatal de Educación de Oaxaca, abrió la caja de Pandora y exhibe la fetidez de la gravísima corrupción que la dirigencia de la Sección XXII del SNTE, aplicaba de forma impune en contra de profesoras, profesores y empleados administrativos, afiliados a esa sección del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. En documentos se prueba la forma en la que premiaban la respuesta eficaz de los mentores a la violencia del Estado.

Conforme pasan los días, se van conociendo las formas violentas de coacción que Rubén Núnez Ginéz, Francisco Villalobos, entre otros, aplicaban en contra de los integrantes de la Sección XXII.

Se encontró tabulador donde se obligaba a los profesores adheridos a la Sección XXII, a participar en marchas y plantones. En el mismo se lleva minuciosamente catalogada la gratificación de "los esfuerzos sindicales", premiando a quienes justificaban un perfil violento en  la "respuesta a la violencia del Estado", es decir, profesor o profesora que demostraba incendiar, organizar, apedrear, golpear, desnudar, rapar, tomar edificios de gobierno, participar en las brigadas móviles, era propuesto para bases de dirección, supervisor y direcciones de mando en el IEEPO.  

Existe documento oficial del IEEPO, fechado Febrero de 20015, en donde se amenaza y obliga a profesores de la región Sierra, Costa, Istmo y Valles Centrales, a participar en marchas y plantón en el Distrito Federal, de lo contrario se les castigará a través de la vía oficial para RETENERLES LOS SUELDOS DE FORMA INDEFINIDA. Lo anterior destaca el texto, en base a las resoluciones tomadas por la Asamblea Estatal y respaldada por el IEEPO.

Lo mismo castigaban a profesores que protestaban las decisiones de la cúpula, varios fueron removidos de sus puestos en escuelas, otros obligados a renuncias voluntarias, en otros casos según consta en documentos, los mantenían " a prueba", en tanto estaban a prueba no tenían derecho a cobrar sueldo alguno.

Hay pruebas de hostigamiento laboral a todos aquellos profesores que eran sospechosos de andar vendiendo el movimiento, existían delatores en cada escuela, nombrados por la Sección XXII, este grupo de personajes que se dedicaban a denunciar a sus propios compañeros, formaban una élite, ya que a través de ellos se vigilaba a todos los integrantes. Si un delator acusaba a profesor o profesora, con su sola palabra bastaba para correr y quitarle la plaza a quien era seg+un ellos, parte del gobierno o de la Sección 59.

Extraoficialmente existen más de 22 mil casos en los que la Sección XXII usó la violencia y el abuso de autoridad para despojar a trabajadores de la educación de igual número de plazas.

Conforme pasan los días, la caja de Pandora sigue mostrándose a las investigaciones de las autoridades.