martes, agosto 11, 2015

APPO y SECCIÓN XXII ENVIARÁN A NIÑOS Y MADRES DE FAMILIA A DEFENDER ESCUELAS

Jorge Morales Hernández

En 2006  La sección XXII y la APPO
usó a niños mercenarios para atacar a la PFP


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- Con reuniones extra muros donde explican a los padres de familia la lucha que la sección XXII-CNTE, ha venido realizando desde hace treinta años, profesores y miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, han venido convocando a los tutores de los escolares en las ocho regiones, con el objetivo de apoderarse de los inmuebles y rescatar aquellos que se encuentren en manos de personas "ajenas a las instituciones. Según Francisco Villalobos, deben ser los niños y las madres de familia quienes estén al frente de la defensa, y generar así, incertidumbre y mártires que obligue al gobierno al diálogo.

Lo anterior trascendió luego que la Sección XXII, a través de Francisco Villalobos, dio a conocer a profesores de la región del Istmo, el manual a seguir para contrarrestar según dicen, el avance del gobierno estatal y federal en materia educativa en Oaxaca.

En algunas escuelas del Sector Ciudad, desde la semana pasada padres de familia afines a profesores de la CNTE, se mantienen realizando guardias, escuelas situadas en 5 Señores, El Rosario, secundarias como la ESTI 1, 6, 118, primarias en Ocotlán, Tlacolula, Tanivet, podrían presentar problemas, ya que en ellas se encuentran algunos de los grupos radicales que el próximo lunes, tienen como objetivo no abrir las instituciones y luchar si es preciso para evitar que caigan según dicen en manos del gobierno de Gabino Cué.

Villalobos a través de la red de comunicación magisterial, llamó a los mentores a lograr consciencia entre los padres de familia para que estos apoyen.

Recomiendan a los profesores que el próximo lunes sean los niños y las madres de familia convocadas, las que enfrenten a la policía federal en caso de ser necesario.

La APPO y la CNTE- Sección XXII, acordaron generar víctimas y lograr mártires para generar incertidumbre y obligar al gobierno a sentarse a la mesa de diálogo.