sábado, marzo 07, 2015

SE DESCUBREN PRESUNTAS FACETAS INMORALES Y DELICTIVAS DE PÉREZ GAVILÁN EN INVESTIGACIÓN TRAS SU MUERTE

Adriana Rodríguez García


Surge la verdadera personalidad de 
Rafael Pérez Gavilán tras su muerte


El ex funcionario de los Servicios de Salud de Oaxaca, Rafael Pérez Gavilán, según trasciende en las investigaciones, pudo haber sido ejecutado por el crimen organizado, aunque no se descartan móviles políticos al existir presuntamente convenios no cumplidos con organizaciones radicales a quienes el hoy extinto habría estado financiando, amenazas cumplidas y revelación de datos confidenciales de su propio padrino político, hasta se habla de crimen pasional ya que el ex funcionario presumía de tener varias parejas sentimentales, se había casado dos veces y divorciado, trascendió que era dado a golpear a sus cónyuges, según se supo luego de las revelaciones de sus propios familiares; o el presunto saqueo multimillonario que presuntamente operó, según denuncias, junto con personas externas a los Servicios de Salud, lo que amplía el universo de las averiguación previa.  

En un principio el Estado a través de la Procuraduría quiso ocultar el crimen del ex funcionario, difundiendo la versión que la víctima había fallecido a consecuencia de un infarto cardíaco, sin embargo la Procuraduría General de Justicia, debido a  que circulaban  en las redes sociales pormenores del homicidio, tuvo que confirmar la ejecución del malogrado profesionista.

Las líneas de investigación apuntan en la posibilidad de una posible ejecución del crimen organizado, toda vez que se especula, que en la escena del crimen se encontraron evidencias de la posibilidad de que el hoy occiso pudiera haber estado involucrado cuando estaba al frente de los servicios administrativos y financieros de los SSO, con grupos fuera de la ley, los cuales exigían participación de las millonarias licitaciones que se realizan en esa dependencia.

Lo anterior también se desprende, luego que uno de los siete impactos encontrados en el cuerpo de Rafael Pérez Gavilán, fue localizado en la sien derecha del cráneo del hoy occiso. Aunque esta versión no ha sido confirmada por la dependencia encargada de la indagatoria trasciende como extraoficial. 

Pérez Gavilán habría saqueado recursos para un operador político de Gabino Cué, tras su renuncia, el ex funcionario habría quedado sin protección y según se sabe por versiones de familiares y compañeros de trabajo del hoy occiso, lo culparían de haberse apoderado de recursos públicos, por lo que amenazó con divulgar el nombre del influyente funcionario que no trabaja al interior de los SSO, pero que se ostenta como su padrino político, ya que sería el que recomendará a Pérez Gavilán para el puesto que tenía. Este mismo habría sido el beneficiario de los cientos de millones saqueados y que al final culparían a Pérez Gavilán. Esta línea se investiga de forma hermética. 

Desgraciadamente para los investigadores el profesionista asesinado había hecho un sin número de enemigos estando al frente de la administración de los SSO, tan es así que se hablaba que había roto relaciones con el personaje que lo recomendó al frente de la administración de Salud en Oaxaca, en febrero de este año, el padrino político quien se ostenta como operador político de Gabino Cué, se negó a recibirlo y le retiró su apoyo.

Otra de las investigaciones se concentra en un crimen político, ya que se habla que Pérez Gavilán, habría supuestamente recibido amenazas de un grupo radical de izquierda que participa al interior de una agrupación sindical que se encuentra en los Servicios de Salud de Oaxaca exigiendo reconocimiento sindical. Al parecer el personaje asesinado habría estado financiando a esta organización y al quedar fuera del escenario administrativo y no poder cumplir con la promesa, habrían exigido sus supuestos derechos, discutido y posteriormente asesinado al malogrado profesionista, las llamadas recibidas un día anterior a los hechos y minutos antes, revelan posibilidades de encontrar a los asesinos.

Otra de las líneas que siguen el Ministerio Público, sería la amenaza que surgió de un funcionario de los Servicios de Salud, el cual habría discutido con el hoy occiso y amenazado, ya que el difunto, era muy dado a insultar, amenazar y a presumir su cercana amistad con Gabino Cué Monteagudo, cuestión que le daba la seguridad que jamás iba a ser removido de su puesto. Por tal razón a quienes tenían relación laboral con el los agredía verbalmente, los ninguneaba delante de todos e incluso los retaba a golpes, según versión de los trabajadores.

Al parecer Pérez Gavilán presuntamente habría estado involucrado en un enorme déficit de varios millones de pesos, lo que motivó que quisiera culpar a otras personas de su oficina, incluso en las investigaciones que se iniciaron de inmediato se habla de personas muy cercanas a él que serían presta nombres en cuentas bancarias multimillonarias, las cuales iban a ser descubiertas por los nuevos funcionarios que llegaron a Administración de los SSO.

Conforme pasa el tiempo las líneas siguen aumentando, de tal manera que en la indagatoria se maneja no solo al crimen organizado, también las relaciones laborales y amenazas cumplidas, el hoy occiso al parecer después de muerto le surgen decenas de historias de presunta deshonestidad y falta de autoridad moral, según apuntan las investigaciones que la Procuraduría realiza.