domingo, noviembre 02, 2014

MUERE ESTUDIANTE EN SEPAROS DE LA POLICÍA MUNICIPAL DE OAXACA

Jorge Morales Hernández




Oaxaca, México (Punto y Aparte ).- La madrugada del domingo dos de Noviembre, en el cuartel de la Policía Municipal de la Ciudad de Oaxaca, el comandante de guardia de nombre Taurino, reportó a la cabina de control a un detenido que se encontraba en los separos sin vida. El incidente se presentó dos horas después de haber sido ingresado por accidente de tránsito, en el que Sergio González Pérez, -hoy occiso- de dieciocho años de edad, había estado involucrado. Según familiares el estudiante había ingresado sin problemas de salud y verificado por la médico de guardia Celina Rodríguez, quién firmó el examen de ingreso.

El comandante de guardia de nombre Taurino, solicitó la presencia de alguna ambulancia disponible para que se constatará que se encontraba sin vida, sin embargo no se presentó ninguna, hasta cuarenta minutos más tarde, que llegó una unidad de la Cruz Roja, que certificó que el joven estudiante había muerto. Lo curioso del caso dicen los familiares, es que murió instantáneamente, debido a que si hubiera presentado problemas habría sido atendido por la médico del lugar, lo que jamás sucedió. 

Los familiares del hoy occiso, insisten en acusar que a su llegada al cuartel de la policía municipal, presentado por elementos de la policía vial, su estado según consta en documentos expedidos por la médico de guardia Celina Rodríguez, el estudiante iba sin complicaciones después del choque de vehículos en el que se vio implicado.

Hay que resaltar que por acusaciones de los familiares del joven muerto, este tras el accidente logró comunicarse vía celular con ellos, diciéndoles que fueran a ver su caso ya que había chocado y que iba a ser llevado al cuartel de la policía conocida también como base gris o Metropolitana.

La policía vial presentó y dejó con vida al estudiante en el cuartel de la policía municipal, incluso según afirman familiares de los agentes de la policía vial, certificado por la médico, Celina Rodríguez, quien verificó que el joven no llevará golpes, fue poco después cuando ya estaba en los separos, que se dio la alerta de que Sergio González Pérez estaba sin vida con traumatismo cranoencéfalico.

Pidieron que se investigue al comandante Rodríguez, porque mandó cerrar las puertas del cuartel, sin dejar entrar o salir a nadie, entre tanto llegaban las ambulancias. 

Mencionan que ellos se presentaron al cuartel policíaco y jamás les notificaron que su ser querido había muerto, hasta que llegó la ambulancia de la Cruz Roja.