martes, junio 05, 2012

“EL HILO DE LA ESPERA ES CADA VEZ MÁS DELGADO”: GRANADOS CHAPA

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis





Oaxaca, México (Punto y Aparte).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) en su comunicado del treinta de mayo de dos mil doce, analiza un panorama de coraje y desilusión de los oaxaqueños en contra de la administración de Gabino Cué Monteagudo. Enfatiza su preocupación al recordar que el pueblo de Oaxaca decidió darle la oportunidad a otro partido para que nos gobernará - pluraliza-. A más de diez y siete meses las condiciones siguen siendo las mismas y a pesar de las esperanzas de los oaxaqueños las cosas no cambian, considera. En la introducción del comunicado la comisión de difusión del EPR se olvida que Gabino Cué no surgió como gobernador de un solo partido, sino de cuatro que en alianza se lanzaron en contra del PRI. Los cuatro partidos son Partido Acción Nacional, del Trabajo, de la Revolución Democrática y Convergencia hoy Morena.


En el mismo comunicado hacen consideraciones que ya se sabían, por lo menos se especulaba que la detención desaparición, de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, mandos del EPR, cuyo delito de lesa humanidad se llevó a cabo el 25 de mayo de 2007, al parecer por elementos del ejército mexicano y policías estales y federales, había sido resultado de una delación, y que el delator al parecer iba con los hoy desaparecidos y que pudiera ser el tercer hombre que jamás apareció pero que si figuró en el conteo preliminar de bajas que hiciera ese grupo armado poco después de la detención de los dos mandos. No hay nada nuevo bajo el sol, ni el EPR informa con firmeza lo que sigue siendo un misterio y que según las hipótesis que existen; bien pudo haber sido el resultado de una delación como ya se había mostrado o el ajusticiamiento derivado de indisciplina. Recordemos que el EPR es un grupo dogmatico, que no cambia su ideología y praxis por más que cambie el momento y el lugar.


Hay que hacer un paréntesis en este caso. Quién es el tercer hombre que jamás apareció y que se suponía acompañaba a los guerrilleros del EPR aquella madrugada del 25 de mayo de 2007 ¿donde presuntamente desaparecieron? Se habló en un principio al interior de la propia sección XXII del SNTE, que pudo haber sido el profesor ex dirigente de la sección XXII del SNTE, Rafael Vicente Rodríguez Enriquez, quién fue asesinado por desconocidos el 24 de diciembre de 2011 en inmediaciones de la colonia “El Bosque” sur, perteneciente al municipio de Santa Lucia del Camino. ¿Habría sido “El güero” uno de los delatores de los que habla el EPR?, quienes son los demás, que causaron un gran daño a la estructura revolucionaria de esa agrupación clandestina, ya que la detención y posterior desaparición de dos de sus mandos, motivó a que el EPR primeramente se replegará y reestructurará al quedar al descubierto células y frentes de guerra, así como casas de seguridad.


Rafael Vicente Rodríguez se suma a los asesinatos misteriosos que se han dado entre luchadores sociales, otro es el de Heriberto Pazos Ortiz ex dirigente del Movimiento de Unificación del Pueblo Triqui (MULT), quién dejó de existir con dos balas calibre 22 en la cabeza, ejecutado por desconocidos. ¿Porqué se habla de delatores que participaron en la lucha social - magisterial del 2006? ¿Podría decirse que hay entre los ejecutados vinculados a las acciones de traición de las que habla el EPR?


Hay que analizar el texto que el EPR envía este 30 de mayo para dejar claro algunas tesis que se han estado manejando a propósito: “El 25 de mayo del 2007 fueron detenidos desaparecidos nuestros camaradas en la ciudad de Oaxaca, por elementos del ejército y la policía estatal, actuando por orden directa del gobernador en turno Ulises Ruiz Ortiz y Felipe Calderón Hinojosa. Representantes del estado burgués. Un día anterior (24 de mayo) a las 11:00 am se estableció por última vez la comunicación entre el Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (PDPR-EPR) y sus dos militantes desaparecidos, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez. Por medio de los mecanismos preestablecidos informaron que se dirigían a un lugar de trabajo revolucionario para elaborar un comunicado que se dio a conocer el mismo día de su detención-desaparición; quedando en reportarse el 25 de mayo a las 6:00 am lo cual nunca se realizó. Por lo que reafirmamos que su detención desaparición fue efectuada la madrugada del 25 de mayo”.( Hasta aquí el texto del párrafo del comunicado del EPR).


Ese lugar revolucionario del que se habla por parte del EPR en su comunicado, según hipótesis pudo haber sido el hotel del magisterio situado en la calle de División de Oriente, de donde habrían salido aparentemente tras enviar un comunicado fechado el 25 de mayo el cual podemos leer:


AL PUEBLO DE OAXACA.


AL PUEBLO DE MÉXICO.


A LOS PUEBLOS DEL MUNDO.


A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES.


A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS.


HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS.


La recomendación de la CNDH a el cacique Ulises Ruiz no es para castigarlo sino para que este presente las pruebas de su inocencia, aún con esta recomendación el pueblo oaxaqueño continúa siendo víctima y testigo de las atrocidades que este gobierno priista no cesa en violar los derechos humanos de los ciudadanos.


A casi un año de haber iniciado el movimiento magisterial-popular los saldos son el asesinato, las desapariciones, la tortura y el encarcelamiento de cientos de luchadores sociales quienes fueron vejados y violentaron sus derechos ciudadanos. Los culpables con todo descaro siguen cumpliendo el papel represor dentro del gabinete de Ulises Ruiz, los casos recientes de asesinatos de luchadores comunitarios y representantes del PRD no es más que el cinismo gubernamental para aplicar su política autoritaria en contra de nuestro pueblo.


En Oaxaca lejos de disminuir la represión de nueva cuenta se acrecienta ante la próxima coyuntura electoral, la represión otra vez se usa como parte de la guerra sucia para amedrentar a los ciudadanos y líderes sociales que pretendan cambiar este sistema opresivo. Ulises Ruiz ha trazado un estrategia política-electoral que es la de intensificar la guerra de baja intensidad mediante el asesinato de líderes sociales y preparar un gran fraude electoral.


Aunado a lo anterior la militarización del estado se está generalizando con el pretexto del combate al crimen organizado, sin embargo esta política no está dando resultado porque sus logros son nulos.


La represión selectiva ya tiene sus primeras víctimas, y esto es precisamente lo que el gobierno estatal le interesa, golpear al movimiento popular y revolucionario. Se trata de utilizar al ejército y los cuerpos policíacos para disminuir la capacidad política del movimiento popular-magisterial y de paso tratar de dar golpes a nuestras estructuras clandestinas de nuestro partido y ejército.


En este contexto, el paramilitarismo en las diferentes regiones del estado no detiene su política asesina, amparados por el gobierno de Ulises Ruiz los grupos paramilitares intensifican el terror en las comunidades y en las ciudades de manera abierta amenazan y asesinan quienes afectan los intereses del PRI-gobierno, amparados por un lenguaje seudorevolucionario intentan “ganar” espacios políticos para desaparecer y asesinar.


En Oaxaca se siguen los pasos de Felipe Calderón, el autoritarismo, la violación a las garantías individuales y la violencia institucional han sido el sello de este sexenio. Calderón en plena desfachatez no se detiene en aplicar e imponer su política represora, fiel a su doctrina panista no cesa en aplicar la guerra contrainsurgente en contra del pueblo mexicano.


Ante la política fascista de Ulises Ruiz y Felipe Calderón el movimiento popular oaxaqueño debe prepararse de manera organizada reconstruyendo la unidad de todos los sectores sociales, tomando como principio que todo movimiento popular debe de implementar la Unidad desde las bases y debe de generar la educación política masiva.


El fascismo del estado burgués tendrá como respuesta la lucha clandestina, y por consiguiente la lucha armada revolucionaria. A todos nuestros combatientes de nuestro ejército, a todos nuestros militantes de nuestro partido, sigamos en nuestra preparación política-militar, continuemos con la lucha guerrillera, hagamos de nuestros 43 años de lucha, nuestra bandera de la historia y de nuestro futuro revolucionario.


¡LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS POLITICOS Y DE CONCIENCIA!

 
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!


¡RESUELTOS A VENCER!


¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!


¡VENCER O MORIR!


¡CON LA GUERRA POPULAR!


¡EL EPR TRIUNFARÁ!

 
COMITÉ ESTATAL DEL PARTIDO DEMOCRÁTICO POPULAR REVOLUCIONARIO.


COMANDANCIA MILITAR DE ZONA DEL EJÉRCITO POPULAR REVOLUCIONARIO.


Oaxaca de Juárez, a 25 de mayo del 2007.


Año 43.


Hay que notar que en el comunicado el último enviado en libertad por Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, se habla curiosamente de golpes a la estructura del EPR, o era un vaticinio o ya se sabían perseguidos y habrían esperado solamente la detención, ya que hoy nos enteramos por dicho de la Comandancia General del EPR, que el anterior comunicado fue el último enviado por los guerrilleros hoy desaparecidos, sin embargo llama poderosamente la atención que ya se hablaba de desapariciones veamos dos textos claves: “La represión selectiva ya tiene sus primeras víctimas, y esto es precisamente lo que el gobierno estatal le interesa, golpear al movimiento popular y revolucionario. Se trata de utilizar al ejército y los cuerpos policíacos para disminuir la capacidad política del movimiento popular-magisterial y de paso tratar de dar golpes a nuestras estructuras clandestinas de nuestro partido y ejército".

 
"En este contexto, el paramilitarismo en las diferentes regiones del estado no detiene su política asesina, amparados por el gobierno de Ulises Ruiz los grupos paramilitares intensifican el terror en las comunidades y en las ciudades de manera abierta amenazan y asesinan quienes afectan los intereses del PRI-gobierno, amparados por un lenguaje seudorevolucionario intentan “ganar” espacios políticos para desaparecer y asesinar” (Hasta aquí los textos del comunicado del 25 de mayo de 2007).


Habría que notar que los hoy lamentablemente desaparecidos guerrilleros hablaban de seudo revolucionarios que intentaban ganar espacios políticos para desaparecer y asesinar… Vaya pareciera que los dos mandos habrían advertido que estaban siendo traicionados por sus propios combatientes o que iban a ser víctimas de desaparición forzada. ¿Presagio o denuncia? Esta parte de la historia es la que no encaja en la lógica, porque los propios desaparecidos habrían hablado de su desaparición el mismo día que los detienen. Pareciera un acto montado que no deja de causar suspicacias, y que llevan a hipótesis improbables pero que no dejan de mencionarse.


Lo anterior ha generado especulaciones algunas poco probables insisto, pero que no dejan de ser parte de análisis. Se habla por ejemplo que los dos mandos hoy desaparecidos aparentemente por el Estado mexicano, habrían desobedecido ordenes de no participar al interior de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca en el 2006, esta participación habría generado descontento en los altos mandos de esa agrupación, lo que motivó una escisión del EPR, los que apoyaban a la APPO en este caso representados por Edmundo Reyes y Gabriel Alberto y el EPR dogmatico que por seguridad y clandestinidad se negaban a usar la estructura guerrillera de Oaxaca en acciones vandálicas que los pusieran a merced de la policía federal y el ejército mexicano. La desaparición de los dos guerrilleros según la tesis habría sido un ajusticiamiento para sanear la agrupación y/o recomponer el mando dogmatico. No dejemos de ver que uno de los desaparecidos es hermano del líder moral y comandante general del EPR, Tiburcio Cruz Sánchez. Hay quienes difieren de la tesis en el sentido que se hubiera dado la orden de limpiar la plaza, sin embargo hay que subrayar que la comandancia general no se rige por una decisión unilateral sino por un comité revolucionario.


Las ejecuciones posteriores sería parte de la inercia político-militar resultado de delaciones y acusaciones llevadas ante un tribunal popular en donde aún se podrían estar juzgado la participación de aquellos que en la APPO se beneficiaron de puestos políticos en el actual gobierno de la alianza.


La otra tesis habla de lo que el EPR ya ha dicho; que fueron traicionados y delatados por personas que se vendieron en el gobierno de Ulises Ruiz, ex guerrilleros que cambiaron su forma de vida y hasta compitieron por amasar fortuna. Participaron al interior de la APPO, pero pactaron libertad y recursos económicos por la libertad de los dos desaparecidos del EPR. Conjeturas, hipótesis y posibilidades que no dejar de ser motivo de todos los análisis posibles con tal de hallar con vida a Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.


En el comunicado del 30 de mayo de 2012, hay un texto que llama poderosamente la atención, el EPR habla de aquellos que conocieron a Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez y que han dejado que su desaparición quede impune, veamos el texto porque es interesante: “Ha pasado el tiempo y hay un silencio cómplice de individuos que conocieron a Gabriel y Edmundo y es por eso que ahora nos preguntamos: ¿Donde están aquellos que compartieron su vida con nuestros camaradas? ¿Es más fuerte el miedo que la memoria, ? ¿Dónde están los amigos de infancia, adolescencia y juventud de Gabriel Alberto Cruz Sánchez y Edmundo Reyes Amaya? ¿Es por la defensa de sus intereses mezquinos que no se atreven a decir cómo eran estos compañeros?; los que saben de la congruencia de Gabriel desde las aulas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca; de la solidaridad y la denuncia de las injusticias en donde quiera que existieran; aquellos que brazo con brazo, hombro con hombro defendieron en 1968 la autonomía Universitaria solidarizándose y denunciando la masacre de estudiantes en la Plaza de las tres culturas en el D.F., exigiendo los derechos estudiantiles en cuanto a la separación del Gobierno (concretamente del PRI) de la UABJO; los que defendieron el edificio central de la UABJO cuando el ejército los desalojó, estos compañeros también fueron jóvenes, como también tuvieron los sueños que ahora tienen los jóvenes de “#yo soy 132”; la persecución de su familia y la disyuntiva de buscar otras formas de lucha si se quería ser congruente con los ideales de justicia y la verdadera transformación de nuestra patria por una sociedad socialista. Todavía están quienes vivieron junto a él los motivos que lo condujeron a buscar otras formas de participación. Sin embargo, hacen mutis y no es que se identifiquen con nuestros métodos de lucha, simplemente que la indignación, la amistad y la solidaridad conlleva a la denuncia y a la verdad para la exigencia de la presentación con vida y en libertad de estos compañeros” (Hasta aquí el texto del comunicado del 30 de mayo de 2012).


El EPR se refiere a quienes lucharon junto con Gabriel Alberto Cruz Sánchez en 1968 desde la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca en contra de la represión en la plaza de las tres culturas. En Oaxaca fue detenido Gabriel y llevado a la penitenciaria, fue por intervención de los entonces dirigentes de la Federación de Estudiantes Oaxaqueños ( FEO), que son liberados los universitarios involucrados en enfrentamientos con la policía, entre ellos iba Gabriel Alberto, el cual después de esa acción en su contra decide irse a la clandestinidad con el Partido Revolucionario Obrero Campesino Unión del Pueblo , no sin antes seguir participando unos meses más en actos estudiantiles en la ciudad de México.


Edmundo Reyes Amaya luchó por su parte en el movimiento universitario del 68, estuvo preso por sus ideales en la cárcel de Oblatos Jalisco, fue liberado después de una amnistía y tras acciones publicas a favor de la autonomía de las universidades se retiró a la clandestinidad para participar al interior del Partido Revolucionario Obrero Campesino Unión del Pueblo (PROCUP) hoy Ejército Popular Revolucionario.


Aunque el EPR insiste en enfatizar a quienes según ellos fueron parte del movimiento 2006-2007 y hoy gozan de prebendas en el gobierno de Gabino Cué, para entenderlo hay que analizar el texto que envían:


“Es lamentable que hasta hoy los grupos de poder del PRI y el PAN bajo las órdenes de Ulises Ruiz Ortiz sigan operando dentro de la administración de Gabino Cue en diferentes dependencias, desde donde siguen controlando todo los programas, como en su momento lo hicieran en la Cámara Legislativa del Estado al tener mayoría y reformar las leyes con las que minimizaron las responsabilidades y delitos cometidos desde los ámbitos administritativos, judiciales y penales, para protegerse por los delitos que cometieron durante los nefastos sexenios priistas, obteniendo como resultado la exhoneración de delincuentes que primero se dieron a la fuga y ahora gracias a esas leyes gozan de impunidad como en el caso concreto de Raúl Castellanos hoy exhonerado, cuyo defensor Toro Ferrer priista de siempre, es uno de los que torturaron y asesinaron a los luchadores sociales que defendieron el movimiento popular estudiantil de 1968”.

 
“Nuestro pueblo oaxaqueño todavía no sale de su asombro viendo cómo es que algunos de los que se decían sus líderes en el pasado movimiento 2006-2007, luchan ahora por prebendas o migajas que está dando el gobierno del estado, como sucedió en años anteriores. Lo que les podemos decir al respecto es que la verdadera congruencia se conoce en el largo caminar de la historia y que sí existen hombres y mujeres que dan la vida por las causas del pueblo” (Hasta aquí el texto del comunicado del 30 de mayo de 2012).


¿Acaso el EPR se refiere a líderes que participaron al interior de la APPO y que hoy algunos se dice cobran jugosas ganancias en el gobierno de Gabino Cué?


Al final del comunicado destacan lo siguiente: “Hoy lamentamos que existan individuos que considerándose revolucionarios coloquen a sus hijos en puestos gubernamentales y vivan del erario y nos enorgullecemos de aquellos padres que sin decirse revolucionarios, han heredado a sus hijos valores y principios tales que hoy por conciencia y voluntad propia enarbolan la bandera de las luchas populares”.


El desangelamiento del EPR es claro y pareciera que como bien lo apuntan en dicho del periodista Miguel Ángel Granados Chapa “el hilo de la espera es cada vez más delgado”.