domingo, agosto 28, 2011

EL ATENTADO TERRORISTA EN EL ROYALE QUIÉN LO LLEVÓ A CABO ¿EL CRIMEN ORGANIZADO O ES FUEGO AMIGO?

Juan José Díaz Bermúdez /Análisis

Royale Monterrey en llamas ( Fotografía El comercio.com)

Oaxaca, México (Punto y Aparte).- La guerra que el gobierno de Felipe Calderón inició contra grupos del narcotráfico se ha ido agravando, de tal manera que los niveles se han incrementado, en base a una guerra no convencional es decir una guerra de guerrillas, que ha impactado a México y que a partir de los coches bomba en el norte del país en el 2010, se convirtió en terrorismo dirigido en contra de la población civil. Los operadores de la guerra por parte del crimen organizado no se han conformado con atacar sedes policíacas y militares, sino que ahora dirigen sus acciones contra la comunidad, tratando de aterrorizar y al mismo tiempo de demostrar que el culpable de esta absurda conflagración es el gobierno federal, desde el punto de vista político y la voz popular lo han logrado, la gran mayoría culpa al gobierno de la república de los ríos de sangre y la muerte que se respira en todo el país.
Hay quienes hacen comparaciones del México de ayer al México de hoy. Nuestro país al igual que la historia universal tiene un antes y un después, lo grave es que en México se contabiliza el horror con el antes y después del 2007, es decir con la llegada de Felipe Calderón Hinojosa, surgido de las filas del Partido Acción Nacional, se mide el México de ayer y el de hoy, un México sin esperanza, en una guerra civil donde no se sabe quién sigue en la lista, con una inseguridad que azota a la célula familiar. El Estado fallido que hoy vivimos por culpa de la clase política, sobre todo por la falta de capacidad del Partido Acción Nacional (PAN) hoy en el poder, debe tener una solución y está vendrá solamente de la sociedad civil.
Felipe Calderón se equivoca una y otra vez, no da pie con bola. Primero fue el accionar una política de seguridad que reprimió a las organizaciones sociales en el 2007, la detención y desaparición de los dos mandos del Ejército Popular Revolucionario ( EPR) en Oaxaca, su presunta muerte, así como la consecuencia de otras desapariciones entre luchadores sociales de diferentes organizaciones en Oaxaca, llevó a la persecución, abriendo la posibilidad que el gobierno panista, iba sostener durante los seis años una permanente lucha contra todo lo que se llamará oposición, más si esta era de tendencia marxista.
Vino entonces una declaración que conmociono a varios sectores, el anuncio de una lucha se dijo primero, en contra de las organizaciones del narcotráfico, hasta entonces ubicadas en regiones y territorios que manejaban como suyos. Según Calderón estos grupos eran un peligro para México, convenció a varios pero no a la mayoría, derivando en lo que hoy vivimos los mexicanos, una verdadera guerra no convencional que se trasladó a otros niveles. Hoy vivimos el narcoterrorismo, una amenaza que solo pensarla eriza la piel de quienes conociendo los métodos que llevan a cabo este tipo de acciones son capaces. Lo sucedido en El Royale de Monterrey sería solo una muestra de lo que son capaces, podrían existir planes aún mayores que significarían la perdida de vidas inocentes, sin embargo el gobierno federal y los estados de la república, aún se resisten en anunciar que la guerra se traslado al terrorismo, las consecuencias para la población civil podrían ser catastróficas y lo más grave es que el gobierno federal y su aparato de seguridad sin incapaces de frenar esta ola de terror y proteger a la población, estamos en un estado de indefensión como sociedad.
Sin embargo lejos de tomar con seriedad el flagelo, de asumir con responsabilidad esta amenaza, Felipe Calderón Hinojosa, retoma el tema del terrorismo y lo enfoca para lucrar políticamente con miras al primero de septiembre día de su cuarta informe de gobierno.
Calderón Hinojosa declara tres días de luto nacional por los hechos del Royale, se rasga las vestiduras y su consternación no tiene límites cuando va al lugar de la tragedia terrorista, entra y hasta llora, tanto drama no conmovió a la nación, al contrario indignó, porque a Felipe Calderón Hinojosa se le olvidó declarar luto nacional en su momento por la muerte de los cerca de 50 bebés de la guardería ABC de Sonora que murieron quemados y asfixiados , hasta hoy los verdaderos culpables no han sido detenidos entre los que se encuentra uno de sus familiares según datos que obran en autos, incluso Horcasitas se le dio impunidad llevándolo al Comité Ejecutivo Nacional del PAN. Donde está la congruencia de este presidente mexicano.
La triste realidad de México es que Felipe Calderón le han bastado cinco años para destruir lo que se construyó en casi cien años, una nación que aún con su corrupción no vivía el dolor de una guerra innecesaria, una operación que Calderón no inició porque le preocuparan los mexicanos, sino porque así era el convenio con corruptos norteamericanos a quienes les interesaba destruir a organizaciones que competían con la preferida de los vecinos del norte, por lo menos esa hipótesis es la que se afirmó desde un principio.
Que haremos entonces, votaría usted por un partido que como el PAN, ha llevado a México por un rumbo incierto, con una política que menosprecia los derechos humanos.
A Felipe Calderón le interesa antes de irse aprobar una iniciativa de ley que sería la ley de seguridad nacional, la cual facilitaría intervenciones, allanamientos de morada, detenciones ilegales y arraigos por una pequeña sospecha. Luego de los hechos del Royale “el portavoz de la muerte”, salió a decirle a los mexicanos que el Congreso Federal era en parte culpable por no haber aprobado la ley de seguridad nacional. Una ley que prohíbe incluso las manifestaciones y las asociaciones, un sindicato podría ser un delito así como ser sindicalizado un crimen.
Sospechoso que lo haya salido a decir “el portavoz de la muerte”, pero más sospechoso aún que se tome como pretexto este caso de terrorismo para subirlo a discusión y más aún, para decir abiertamente y buscar culpables, sería entonces El Royale un caso pretemediato ¿por quién o por quienes?, esa sería la pregunta que hoy recorre el país. Quién realizó la masacre ¿El crimen organizado o es fuego amigo?