lunes, junio 13, 2011

OAXAQUEANDO

Ernesto Rodríguez Castillo



Oaxaca, México (Punto y Aparte).- El cambio en Oaxaca a generado polémica es cierto, pero también revanchismo, y no crean que por parte de funcionarios de Gabino Cué.No señores, la mafia que gobernaba la entidad, los que ayer impunemente agredían, desaparecían a sus enemigos políticos, usaban el aparato judicial para someter a quienes los criticaban, hoy denostan, mienten, usan los medios de comunicación para que desde el anonimato y la cobardía, promuevan la mentira, por el simple hecho que no han salido beneficiados.
Después de ochenta años de jalarle a la ubre y pegarle al pesebre, el hilo del papalote de rompió para los priístas y eso los ha vuelto locos, los ha convertido en una fieras que son capaces de atacar incluso de ser antropófagos si eso conviene a sus intereses.
Hace unos días se comenzó a manejar información en contra de funcionarios de Caminos y Aeropistas de Oaxaca, surgieron leyendas urbanas, algunas tan cómicas en las que se narra supuestas ventas de lugares con retribuciones económicas y en especie, así es, si no tenía dinero el constructor podía pagar en especie, una casa, una camioneta, un Komatsu, Caterpillar, que bueno que no les pidieron el cuerpecito. Es de risa incluso comentarlo, ya que suponerlo es fastidioso, proponerlo será aún mayor, por esa razón creó yo que sería una mujer(pero no) la que estaría detrás de aquellos mamotretos que se insertaron en diferentes medios con la intención de golpear a los funcionarios y colocarlos en una especie de caja de cristal de tal modo que detrás del golpe, por supuesto vendría el acuerdo de ex funcionarios del gobierno, de aquellos que colaboraron en el sexenio de Ulises Ruiz, los mismos que se robaban la emulsión que Pemex obsequiaba y los hábiles ladrones de CAO en la administración pasada vendían a los presidentes municipales. Ellos los ladrones de verdad, usaron a varios medios con la intención de fijar condiciones, de pegar para entonces si obtener obras sin concursar y de esta manera a través de la mentira, -recordemos que la mentira repetida en mil bocas se convierte en una gran verdad-, poner de rodillas a los funcionarios de CAO con el único objetivo de ganar obras, tal como lo hacían antes. En el sexenio de URO, familiares y amigos obtuvieron sin concurso más de 500 obras de caminos y puentes, pintado y repintado de carreteras, con una ganancia que sobre pasa los cientos de millones de pesos y que quedó en tres familias.
Esos mismos, aquellos que hoy no obtuvieron los privilegios, aquellos que durante seis años vivieron tiempos de bonanza de tal modo que les alcanzó con las ganancias de un solo año, viajar a Europa, recorrer el viejo mundo mientras en Oaxaca durante el 2006, Oaxaca sufría.
Con que cara, con que autoridad y calidad moral esos mismos, hoy detrás de nombres falsos de damas por cierto, que usan fotografías de artistas para esconder su rostro, acusan de corrupción a funcionarios de Gabino Cué, no es lógico. Porque no decir que hay una investigación en donde salen nombres de familiares de Ulises Ruiz Ortiz que cobraron por obras jamás hechas. Por que no decir, que obtuvieron millonarios contratos sin concursar y los mismos hoy están siendo investigados por la Contraloría.
Porque difamar, calumniar y poner en el banquillo de los acusados, a quienes desde su función hoy, solo han procedido conforme a la normatividad. Es falso lo que se ha dicho de Juan Cruz Pérez, José Luis Pinacho Gómez y Lino Palacios Peralta. Es falso porque la supuesta información no surge de una fuente confiable. Sin embargo esa fuente que supone no ha sido descubierta es cómplice de aquellos que ayer hundieron a CAO en la corrupción y el saqueó. En el gobierno de URO, si se cobraba por obra. Si se pedía cooperación para cumpleaños o llevar a la novia al motel. Se pedía cooperación a los constructores para que el director el día del cumpleaños del gobernador, le regalará autos, casas o le llevará a quinceañeras como se estilaban las botellas de coñac para descorchar.
Los corruptos de ayer hablan de su experiencia, el león habla por su condición, pero aquí no son leones sino hienas, chacales, buitres, zopilotes y hasta chichicuilotes los que hoy difaman a funcionarios de CAO del gobierno de Gabino Cué que solamente han cumplido con la normatividad para que los corruptos de ayer paguen sus fechorías. Dejad que los perros ladren, es señal que vamos avanzando.