martes, abril 05, 2011

LA COMED CON GABINO CUÉ EN OAXACA

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis



Oaxaca, México (Punto y Aparte).- En la próxima semana la Comisión de Mediación que sigue las investigaciones puntuales por la detención-desaparición de los revolucionarios, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, capturados entre el veinticuatro y veinticinco de mayo del dos mil siete, se entrevistará con el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, para entregarle un legajo de la investigación que ha llevado a cabo durante los dos últimos años y cooperar de esta manera en el marco de la aceptación que el gobierno de la entidad ofreció al acatar la recomendación 07/2009, emitida el 13 de febrero de 2009, que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, hizo al gobierno de Oaxaca desde hace un año y que sin embargo no fue aceptada por Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernador del estado de Oaxaca, México.

Aquí hay que hacer un paréntesis. Habría que definir que es lo inmediato y que es lo mediático. Es cierto que la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez es prioridad, dado que es un crimen de lesa humanidad, presuntamente cometido por ex funcionarios del gobierno de Oaxaca, sin embargo se olvida que hay un maestro integrante de la sección XXII del SNTE desaparecido. El profesor, Carlos René Román Salazar, quién sigue sin ser presentado, y lo grave es que, los días corren y pareciera que engrosará la lista de los desaparecidos en México.

Es decisión de la dirigencia estatal de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y de la sección XXII, definir las estrategias. Los días corren y pareciera que como dicen, se enfrió la protesta, algo que aprovecha hábilmente el gobierno de Gabino Cué, para atraer un caso álgido como es la desaparición de los dos guerrilleros-revolucionarios, mandos del Ejército Popular Revolucionario, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

Veamos que trae la Comisión de Mediación a Gabino Cué: Según se dice, podría presentar una lista de nombres en los que figuran los presuntos participantes en la detención- desaparición: Sergio Segreste que se desempeñaba como Secretario de Protección Ciudadana, Lino Celaya Luría, comandante Pedro Hernández Hernández, Manuel Vera Salinas, Manuel Moreno Rivas, Daniel Camarena Flores, Alejandro Barrita Ortiz- asesinado-, Aristeo López Martínez-asesinado- Rubén Marmolejo (a) “El dragón” –asesinado- Jorge Rodríguez comandante de la PEM- asesinado-. Como presunta parte intelectual ; Jorge Franco Vargas y Ulises Ruiz Ortiz. Por lo pronto, sería el yo acuso, después de las indagatorias llevadas a cabo entre familiares de los desaparecidos, organizaciones y dos testigos protegidos que han aportado a la Procuraduría General de la República, según ha trascendido, nombres y fechas de las detenciones en un presunto operativo que fue comandado por Sergio Segreste, según apunta la indagatoria con cobertura del grupos especiales del ejército mexicano, un detalle que a la CNDH se les escapó, pero que es determinante para saber quienes los detienen, a quién se los entregan y al final quienes los torturan y desaparecen. No se incluye al general Juan Alfredo Oropeza, entonces comandante de la VIII zona militar sobre quién pesan señalamientos de su presunta participación.

La recomendación 07/2009, emitida el 13 de febrero de 2009 de la CNDH, aceptada por Gabino Cué, en la que se trata la detención-desaparición de los dos mandos medios del EPR-Oaxaca , tiene serios vacios. Veamos:

Es cierto que pudieron haber participado mandos policíacos por órdenes directas del gobernador de Oaxaca, la detención de los dos mandos eperristas, era algo muy serio para que el gobierno estatal lo realizará solo. Forzosamente debieron participar miembros de élite del gobierno federal, especialmente del ejército mexicano o la marina armada, con el apoyo logístico de especialistas internacionales, israelitas y colombianos. En todo momento debió estar enterado el Presidente de la República. El gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz debió informar al general de la octava zona militar, Juan Alfredo Oropeza Garnica que por la cadena de mandó, enteraría al Estado Mayor Presidencial, para que a su vez, este entregara la tarjeta informativa al comandante en jefe de la SEDENA.

Esto debió pasar en un operativo que cumpliera el código de seguridad. El estado de Oaxaca brinda logística, pero la operatividad debió quedar bajo las órdenes del ejército mexicano o la marina armada, nadie sabía si los mandos eperristas traían escolta o muro, lo que hubiera generado un enfrentamiento.

Para la CNDH no fue así, parece que según los analistas de esa institución, la detención-desaparición de los guerrilleros la llevó a cabo exclusivamente el gobierno de Ulises Ruiz, cuando de haber responsables tiene que existir una correlación de fuerzas federales, estatales y municipales, ya que el mega operativo incluyó helicópteros artillados de la fuerza área mexicana. Para la CNDH, la participación de la VIII zona militar no fue determinante, a pesar que se trataba de un asunto de seguridad nacional.


Si es que hablamos de los detenidos de “El Hotel del Árbol”. Aquel 24 de mayo según datos de archivo. En el operativo participó el ejército mexicano con vehículos artillados, bajo las órdenes del Coronel de infantería Fernando Suárez, según citan datos obtenidos en el lugar de los hechos. Falso que hubieran estado participando las fuerzas federales en un operativo contra narcomenudistas en esa zona ese día. Si es cierto que Mario Vez Paniagua, hermano de Jorge Vez colaborador cercano a Diódoro Carrasco Altamirano, negó los hechos, afirmó que jamás habían detenido a una sola persona en su negocio. De forma pública declaró a Punto y Aparte el propietario del mencionado hotel, que en su negociación, jamás detuvieron a los sujetos que tanto se mencionaba, incluso mencionó que eran todos policías ministeriales de Chiapas, que cumplían una órden de aprehensión, después de identificarse fueron dejados libres. Lo curioso es que los policías de Chiapas, jamás solicitaron permiso al gobierno de Oaxaca para ingresar armados a territorio oaxaqueño y aún más, portar armas y detener a un ciudadano de Chiapas para llevarlo a Chiapas para ponerlo a disposición de las autoridades de aquel estado. Raro que no hayan cumplido con el protocolo, sin embargo fueron dejados en libertad. Nadie del gobierno solicitó datos a Chiapas, solo Punto y Aparte. Jamás se contestó nuestra petición.

Los dos guerrilleros presuntamente pudieron haber sido detenidos al interior del “Hotel El Árbol”. Participó el ejército mexicano y fuerzas especiales, policía estatal, federal y municipal. No olvidemos los testimonios de maestros de los vuelos rasantes de helicópteros encima de El Hotel del Bosque, frente a la octava zona militar, donde al parecer fueron detenidas dos personas por parte de elementos de fuerzas de élite del ejército mexicano. Hay demasiadas conjeturas, lo difícil será encontrar la línea de investigación correcta.

No cuadra en esta historia el porque, sí participó presuntamente el ejército mexicano o marina armada de México en el operativo , los dos insurgentes resultaron en la base “Los Pinos”, que era una especie de rancho de entrenamiento de la Policía Ministerial de Oaxaca del grupo de alto rendimiento. La jurisdicción de los dos guerrilleros la debía tener el ejército mexicano, la PGR o la Policía Federal Preventiva por ser un conflicto de seguridad nacional. Sin embargo hay presuntos testigos como fue el caso del comandante de la guardia de la PMO, Jonás Gutiérrez Corro, que aseguraron haber visto a los dos guerrilleros, sobre todo “al Andrés” como conocían a Edmundo Reyes en la base “Los Pinos”. Gutiérrez Corro despareció en un caso sospechoso en octubre del 2007, más tarde el entonces director de la Policía Ministerial, Daniel Camarena Flores declararía que la desaparición de Jonás había sido un auto secuestro.

Según datos que constan en declaraciones públicas, análisis y publicaciones sobre el tema, la muerte de uno de los dos guerrilleros, habría determinado la suerte del otro. Al parecer si que esto se haya comprobado, Edmundo Reyes Amaya debido a su edad, pudo haber muerto en los interrogatorios, lo que obligo a los encargados de la tortura, el de encerrar de por vida al otro insurgente o asesinarlo. Es cruel y crudo, pero parece que así finalizó ese operativo. Tras las investigaciones en la que forzosamente presuntamente habría participado el General Juan Alfredo Oropeza Garnica, cuyo historial es impecable en la Secretaría de la Defensa Nacional: Experto en guerra de guerrillas, creador del fusil FX-05. Arma usada por las fuerzas especiales del ejército mexicano, fusileros paracaidistas y fuerzas de rescate urbano.

Veamos el curricular del General Juan Alfredo Oropeza, presunto vinculado a la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez: GENERAL DE DIVISIÓN DIPLOMADO DE ESTADO MAYOR. JUAN ALFREDO OROPEZA GARNICA.
DIRECTOR GENERAL DE INDUSTRIA MILITAR. DESDE EL 1/o. DE ENERO DEL 2005.

EDUCACIÓN: MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN MILITAR PARA LA SEGURIDAD Y DEFENSA NACIONALES. LICENCIATURA EN ADMINISTRACIÓN MILITAR EN LA ESCUELA SUPERIOR DE GUERRA. CURSO DE APLICACIÓN PARA OFICIALES. CURSO FORMACIÓN DE OFICIALES.

CARGOS DIPLOMÁTICOS Y ACTIVIDADES INTERNACIONALES. AGREGADO MILITAR Y AÉREO EN LA EMBAJADA DE MÉXICO EN CARACAS, VENEZUELA.

CARGOS Y ACTIVIDADES OPERATIVAS: COMANDANTE DE BRIGADA DE INFANTERÍA INDEPENDIENTE.COMANDANTE DE ZONA MILITAR.COMANDANTE DE BATALLÓN DE INFANTERÍA.SEGUNDO COMANDANTE Y JEFE DEL GRUPO DE COMANDO DE BATALLÓN DE INFANTERÍA.COMANDANTE INTERINO DE BATALLÓN DE INFANTERÍA DEL CUERPO DE GUARDIAS PRESIDENCIALES.OFICIAL EN BATALLÓN DE INFANTERÍA.

ACTIVIDADES DE ESTADO MAYOR. DIRECTOR GENERAL DE INDUSTRIA MILITAR.JEFE DE SECCIÓN EN EL ESTADO MAYOR DE LA DEFENSA NACIONAL.SUBJEFE DE ESTADO MAYOR DE ZONA MILITAR.SUBJEFE DE ESTADO MAYOR DEL CUERPO DE GUARDIAS PRESIDENCIALES.

ACTIVIDADES ACADÉMICAS: DIRECTOR DEL COLEGIO DE DEFENSA NACIONAL.SUBDIRECTOR DE LA ESCUELA MILITAR DE APLICACIÓN DE INFANTERÍA, ARTILLERÍA, ZAPADORES Y SERVICIOS.

CONDECORACIONES ESPECIALES. MÉRITO MILITAR.

CONDECORACIONES DE PERSEVERANCIA. INSTITUCIONAL.EXTRAORDINARIA.ESPECIAL.DE 1/a., 2/a., 3/a. Y 4/a. CLASES.

¿Estará Gabino Cué dispuesto a citar al general Juan Alfredo Oropeza Garnica, presunto sospechoso en la detención-desaparición de los dos mandos del EPR en Oaxaca?

La investigación que tendrá que hacer el gobierno de Oaxaca, debe ser imparcial. No proteger a nadie. Acaso si el general Oropeza Garnica, presuntamente resultara implicado, ¿Qué hará el gobierno de Gabino Cué? Es obvio que no tendrá jurisdicción, sin embargo, difundirá la verdad ¿cueste lo que cueste?

De ser verdad lo que se dice sucedió en Oaxaca, no solo fue Ulises Ruiz y sus funcionarios los implicados, arriba de ellos estuvo alguien más poderoso. ¿Se llegará hasta las últimas consecuencias?