martes, marzo 29, 2011

EL EPR PUNTUALIZÁ SOBRE SUS DESAPARECIDOS

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis

Oaxaca, México (Punto y Aparte).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR), volvió a insistir en la presentación con vida de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, detenidos y desaparecidos presuntamente en Oaxaca, según lo ha declarado de forma insistente el grupo armado.
En sendos comunicados un total de tres con fecha 28 de marzo de 2011, el grupo guerrillero antes mencionado, se dirige lo mismo a la comisión de mediación, que a Raúl Placencia, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y al grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas de la ONU.Esgrimiendo una retórica ya antes usada, la Comandancia General del EPR (CG-EPR), insiste en la presentación con vida de sus dos mandos desaparecidos. Incluso llama la atención que está ocasión acudan ante la CNDH, ¿acaso ahora creen en las instituciones?
En el comunicado reciente el EPR cambia la fecha de la detención-desaparición. Antes se aseguraba que era el 24 de mayo del 2007, ahora se afirma que fue el 25 de mayo. Para quienes no están empapados del seguimiento de está denuncia, es irrelevante, para quienes la han seguido desde el primer día es importante. Si se dice que fue el 25 de mayo, estamos hablando que fue un día después de aquel famoso operativo del 24 de mayo en el “Hotel del Árbol”, y de los sobrevuelos de helicópteros del ejército mexicano sobre el hotel “Del Bosque” en inmediaciones del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, mientras tropas pie tierra aseguraban ese lugar. Eran los dos lugares donde posiblemente habrían sido detenidos los dos guerrilleros, pero no es así, luego de observar que la fecha fue el 25 de mayo y no el 24 de mayo del 2007. ¿Dónde fueron realmente detenidos los dos mandos del EPR?
Veamos: El 24 de mayo de 2007 en la autopista Oaxaca- Puebla, fue detenido un compacto sedan en color blanco con placas del Distrito Federal, la numeración jamás la apuntó. Así lo recuerda un testigo que viajaba en un autobús procedente de la ciudad de México. Según la fuente, iba despierto, serían las 22:45 horas. El autobús detuvo su marcha y por la ventanilla observó que en un Hummer del ejército, subían a dos personas cubiertos de la cabeza con una bolsa negra. No los identifica, pero en el lugar había un gran operativo, en donde participaban fuerzas especiales y helicópteros que sobrevolaban la zona, supone el testigo que eran helicópteros por el ruido que se escuchaba. Una versión escueta que se escucha en Oaxaca, como una historia urbana.
Pero hay otra historia, el 25 de mayo del 2007, alrededor de las 18:00 horas, sobre las calles de División de Oriente en el barrio del ex Marquesado, un convoy de cuatro camionetas, tres en color negro y una en color blanco, detuvo a dos personas del sexo masculino, casi esquina con Niños Héroes. La mujer que afirma haber visto esa detención, coincide que fueron dos hombres, uno de edad regular y otro edad avanzada los que fueron subidos a empujones a una camioneta tipo Wagon en color blanco.
Si notamos hay coincidencia en el testimonio. Dos personas detenidas por un grupo de hombres al parecer policías y en el otro evento por elementos del ejército. Estás historias son contadas en Oaxaca, hasta hoy después de cumplirse casi cuatro años, las autoridades no investigan, ni han dado con el paradero de los dos mandos del EPR, detenidos y desaparecidos. Si se hiciera un esfuerzo no faltarán testigos que pudieron haber visto.Estás dos historias trascurren por las calles de Oaxaca.
La CNDH no ha querido o no ha sabido investigar. A la hora que se asegura fueron detenidos los dos guerrilleros, cerca de las 17:00- 18:00 horas, tuvo que existir más de un testigo. Después de cerca de cuatro años, nadie sabe quien los detuvo, porque los secuestro y cuando los secuestro.
Ni al propio EPR pareciera que no le ha interesado en recabar información, se antoja a tibieza, resignación, incluso impotencia por no saber en donde están sus compañeros, máxime cuando se afirma que Gabriel Alberto Cruz Sánchez, es hermano del comandante general del EPR, Tiburcio Cruz Sánchez, lo que nos mueve a pensar que la exigencia debió ser mayúscula, pero no ha sido así.
¿A cuatro años se piensa encontrarlos con vida? Es una ruda realidad que tienen que enfrentar en ese grupo guerrillero ícono de la insurgencia en México. Pareciera que lo que se busca saber, no es en donde los tienen detenidos, sino donde están los cadáveres para darles una sepultura digna. Ya se había dicho lo anterior en el 2009, se pensaba que los dos mandos ya habían sido ejecutados. A cuatro años de desaparecidos la esperanza se aleja más.
Llama la atención que el grupo guerrillero haya hecho un espacio tan largo, para ofrecer su posición en torno de la desaparición forzada, un delito de lesa humanidad que no prescribe. Delito del que es acusado el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz por los familiares de los desaparecidos, y al cual por cierto en estos comunicados con fecha no lo menciona el EPR, ¿porqué?
En el marco de las desapariciones forzadas, se habla que Oaxaca repunta desde 1970. La última, la del profesor Carlos René Román Salazar, integrante de la sección XXII del SNTE. Del cual por cierto ya se integra todo un expediente con el objetivo de considerar que la desaparición fue por motivos pasionales, es decir, ¿los delincuentes cambian el modus operandi de ese delito para desaparecer a las personas que se encuentra en el triangulo amoroso?. Increíble, aunque en México y Oaxaca todo se puede.
Por supuesto la sección XXII desestimará esa posible calificación del motivo de la desaparición, sin embargo, habría que señalar que no importa la posibilidad del delito, sino en donde está. La presentación con vida del profesor, Carlos René, es un imperativo.
Los dos mandos del EPR, detenidos en Oaxaca en mayo del 2007, según la denuncia del grupo armado, podrían estar en una mazmorra militar, para los escépticos, pudieron haber sido asesinados durante los interrogatorios. En mayo se cumplirán cuatro años y ningún esfuerzo ha dado resultados.