domingo, julio 16, 2006



¿LA IZQUIERDA AL PODER? Las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP), en un comunicado analítico en torno de la posición que Andrés Manuel López Obrador ha venido asumiendo en torno del presunto fraude que se cometió en las elecciones del 2 de julio, hacen pormenores de las posiciones que tienen como grupo armado que es bueno analizar porque lleva consigo la visión de un grupo armado que en Oaxaca tiene una fuerte presencia, sobre todo en la región mixteca y valle de Oaxaca. Las FARP sin apasionamientos ni romanticismos como bien lo destacan, hacen entender la falta de consistencia a un movimiento que como el de López Obrador muestra claramente el interés de un grupo político y no del llamamiento del pueblo para participar de esos cambios, asumen que por ética y democracia el pueblo no debe seguir haciendo “la talacha” relacionando el oportunismo con el que los partidos manejan a las bases populares las FARP analizan la polarización en la que México esta cayendo y del cual será inevitable si no se detiene focos rojos en todo el país que redunden en violencia, represión, enfrentamiento y muerte y como bien lo resaltan nadie quiere eso para México, pero tal parece agregan que los últimos acontecimientos están empujando hacia allá.
La posición que las FARP insisten en asumir despeja dudas sobre la formación de este grupo, se había dicho que era un grupo revolucionario que se encontraba formado por combatientes con altos índices de estudio: universitarios, profesionistas, campesinos y en su mayoría profesores, que analizaban una posición político-militar y hoy lo están definiendo ya que la visión que establecen de la lucha post electoral que vive México es bien planteada sin llegar a radicalismos enfermizos que han hecho de la lucha social la tribuna del odio sin razón en contra de todo lo que respira por eso bien dicen que los levantamientos sociales y trabajadores del país incluyendo el estado de Oaxaca pareciera que se estuviera viendo un auge revolucionario que debe ser analizado como bien señalan para no caer en espacios huecos y sin sentido. No hay que olvidar que el hartazgo de la población viene de los errores que el gobierno y los partidos políticos demuestran, sobre todo que la lucha social se define por una serie de factores que empujan hacia el radicalismo de las personas y los grupos, en este caso México y sobre todo Oaxaca no es el caso porque no es las razones e intereses del pueblo si no de unos cuantos, de grupos políticos y asesores que promueven y difunden estrategias que en ocasiones han costado la vida de inocentes, el comunicado de las FARP insiste en formar una opinión clara por cierto, de lo que sucede actualmente en México. Es certera la observación que se hace en cuanto que la lucha post electoral en México es entre dos posiciones políticas y puntualizan en esto porque no es la lucha de dos proyectos económicos irreconciliables, que no los son porque al final los dos candidatos, López y Calderón persiguen el mismo fin el ofrecer caridad a cambio de apoyo el paternalismo que tanto daño ha hecho a México y que no lo hemos podido erradicar desde hace más de 500 años. Tal parece que los grandes consorcios de la información han querido desvirtuar – y lo han logrado- haciendo creer que México esta dividido en dos grandes masas con posicionamientos políticos, algo que esta alejado de la realidad, sobre todo porque no se entiende que la lucha que hoy se desata en medio del país es debido a una lucha de clases, aunque bien lo establece las FARP esta lucha no debe ni esta constituida únicamente por la lucha electoral, aunque es parte de ella pero no es el todo. En este apartado vale considerar una posición que las FARP retoman, la lucha de clases aunque se ha negado constantemente incluso por los mismos grupos revolucionarios es parte constante en la vida cotidiana de toda persona; los grandes empresarios de la información lo han ocultado como bien destacan en su comunicado las FARP y lo niegan porque es difícil aceptar para ellos que los hijos de los obreros, de los empleados de quienes se supone están por debajo de ellos en la escala, tomen posiciones en el ámbito laboral, destaquen en las universidades incluso en las privadas en donde son jóvenes becados por su capacidad y talento, esta lucha es clara, se hace todos los días insisto, no solo en las calles, también en el estudio, en las metas de avanzar, de vencer obstáculos de poder entrar a cualquier lugar para poder tener los mismos derechos, cumpliendo y logrando el reconocimiento incluso de los burgueses que hasta hace unos años se sentían la clase dominante, hoy al ver perdidos derechos y lugares la clase poderosa la oligarquía, burguesía y pequeña burguesía, niega esta lucha de clases que debe darse todos los días.
Hacer la revolución no implica necesariamente tomar las armas, no precisa detonar artefactos, la revolución la puede hacer desde un profesionista hasta un escolar, luchando por superarse por avanzar dentro del marco del éxito, cumpliendo el memoradum revolucionario que exige a todos a diario estudiar con una disciplina estricta, logrando como clase subyugada vencer los obstáculos que los gobiernos que sirven a empresarios imponen a los de abajo, la educación y la preparación es y debe ser la llave para poder salir de la marginación, venciendo la pobreza y regresando además al pueblo los conocimientos para abolir la ignorancia que aqueja y que oprime a los pueblos más pobres del mundo.
Un profesor puede ser revolucionario sin tomar siquiera un fusil, porque es el un conocimiento que significa la derrota del sometimiento, derrotando incluso ataduras que el clero y la burguesía han impuesto por más de dos mil años sometiendo el espíritu y encadenando la razón y la consciencia.
La lucha de clases como bien destacan las FARP es una verdad que no debe ser olvidada por el pueblo, es una opción que se debe de tomar como cierta, porque no es violencia, no son gritos destemplados ni odio sin razón, al contrario es ganar espacios calladamente en el marco del buen desempeño es lograr ser el mejor del trabajo y de la escuela, haciendo honor a la clase y con orgullo al origen que te precede.
El Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), en sus principios manejo esta misma lucha, lo definió como la parte necesaria de que todos participaran, convoco a las amas de casa, estudiantes, profesionistas, periodistas, porque con una sola pluma puede hacer revolución, puedes participar de esa lucha de clases que en México en esta época es una latente realidad.
Por esta razón es indignante que aquellos que tienen el deber y la vocación de preparar a los hijos de los obreros de los campesinos de la clase baja que ha sido subyugada, en Oaxaca sirvan a intereses ajenos a la educación, no se cumple con la lucha respaldando posiciones políticas de partidos que pueden estar contaminados por la burguesía y los oligarcas, al contrario condenan a las futuras generaciones al fracaso a seguir siendo sirvientes de los poderosos y que conste que en este caso quienes sufren las consecuencias de una lucha no de posiciones ni de clases más bien se traduce en una lucha de intereses personales son los hijos de quienes no tienen nada.
Las elecciones pasadas definieron la posibilidad de un México dividido en dos grandes masas, la derecha y la izquierda, dos grandes proyectos económicos que no es así, se plantea un fenómeno social donde el voto del miedo supero al de las promesas, se opto por decidir en contra de propuestas que aunque populistas servían de escaparate a los ánimos de millones de mexicanos que no encontraron en estos seis años una respuesta política a la decisión que asumieron en el dos mil al votar por Vicente Fox.
Hay que considerar que millones de los que votaron por Fox en el dos mil ya desilusionados votaron en esta ocasión por López Obrador, desilusionados insistieron en buscar alternativas aunque no pudieron lograr su fin porque se impuso el voto del miedo, quizás el fraude la maquinación de las instituciones como lo hemos definido en este espacio de discusión.
Quienes votaron por la derecha es decir el PAN, lo hicieron por el miedo, por la preocupación de ver perdidos su futuro el poco patrimonio que han hecho, por una serie de inconsistencias que jamás la izquierda decidió reparar de su vocabulario propagandístico, por esa actitud dolosa en algunas ocasiones de López Obrador. Un político puede ser popular pero no ruin ni bajo, no podía López Obrador rebajarse a discutir con la ultraderecha que de siempre ha demostrado no tener la capacidad de diálogo, discusión y debate. La derecha con una mentada de madre soluciona todo, ahí esta Fox en sus discursos carentes de calidad, Xochilt Gálvez con irreverentes posiciones dignas del arrabal ¿Porque caer en el discurso de la descalifación?
López Obrador cayó en la trampa de la derecha y ahí siguió, sus colaboradores y asesores que más bien parecieran sus enemigos, no fueron capaces para orientar a un cambio de posicición un no al antagonismo, al contrario planteando las estrategias que la izquierda tendría para México, era una opción fresca, quizás una alternativa capas de encauzar a México hacia el desarrollo.
Habría que insistir en lo que las FARP asumen como posicionamiento dialéctico, la lucha de clases en México debe ser retomada no por los partidos que son “ simples y llanas maquinas electorales”, sino por las organizaciones revolucionarias, impulsar la lucha de clases por medio de la capacitación de todos y cada uno de los miembros de la clase subyugada, donde el conocimiento y capacitación en la educación sean las armas para vencer y poder lograr la dirigencia de nuestra país, donde gobierne el pueblo realmente, venciendo las condiciones que partidos políticos imponen, solo de esta manera se podría “ proponer una transformación social profunda”.
Y no es para menos que las FARP retomen este tema que se había convertido en un acervo escondido, en una realidad que se impone con verdad irrefutable. La lucha de clases que se lleva a cabo en nuestro país forma parte de esa sutil y callada manera de nuestro pueblo de ir escalando posiciones, el auge revolucionario como se apunta por el grupo guerrillero las movilizaciones de profesores en Oaxaca, la lucha de los mineros en SICARTSA, los posicionamientos de los grupos a nivel nacional, todo esto no es suficiente ya que una parte estricta es la unidad de todos quienes luchan en ella.
Se define en el comunicado enviado por las FARP “que la correlación de fuerzas es desigual”, destacan una distancia entre las fuerzas progresistas y revolucionarias, algo que ha contribuido a la separación de un desarrollo de lucha. Por esto es que “el voluntarismo y romanticismo no son suficientes”, hace falta mucho para poder movilizar a México y no llegara la oportunidad en tanto los movimientos sociales sean tomados de rehenes por partidos políticos y grupos que se definen como progresistas y que están llenos de gansters políticos, de líderes que se dicen luchadores sociales y se venden al mejor postor y entregan a su maestro por 30 monedas de plata.
Las FARP sostienen la desunión que existe en la izquierda mexicana, que se ataca entre si y sirve a dos amos, ante ellos las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo, señalan la probabilidad del fracaso de un proyecto de izquierda, donde sus participantes no han entendido que debe de lucharse por el pueblo y para el pueblo, dejando a un lado la pasión personal y de partido para poder reconocer que es urgente articular “ una alianza nacional, que fuerce, que empuje a que desde esa forma de lucha, la electoral, se vaya construyendo un nuevo proyecto de nación que verdaderamente libere a los oprimidos de la patria mexicana”.
Se acusa de fraude electoral “meticulosamente planeado y ejecutado” lo que inhibe los anhelos del pueblo mexicano de que se vean cumplidos, a partir de los resultados obtenidos en las urnas, que no generan certidumbre y eso es muy cierto, a que haya un avance democrático en el país. Se había dicho que el voto era la opción que el pueblo tenia para no radicalizar su posición, tal parece que el enrarecimiento de las condiciones y la oscuridad con el que se manejan los resultados propicia a que la desilusión y el coraje se impongan como parte de la realidad que aqueja a México.
Ante esto no queda más que la movilización, pero en este caso como se anota por parte de las FARP urge que el pueblo tome las riendas de su destino, que no sean los partidos quienes se beneficien sino las grandes masas, ya que el PRD y López Obrador como siempre sucede serán los beneficiados mientras que el pueblo es quien será quien después de luchar y fajarse en la trinchera termina por seguir esperando y aguardando el momento de poder salir delante de este mal momento histórico. El Estado sobre todo la derecha clerical no va a ceder ante las presiones, será difícil lo que aumenta el riesgo y el desgaste. “No está de más recordar que no es lo mismo ceder ante la presión de la movilización contra un desafuero, que ceder ante la movilización para realizar un recuento electoral, voto por voto, pues lo que está en juego son cosas completamente distintas”.
Este mensaje a López Obrador tiene una gran certeza por parte de las FARP.
Además ponen en entredicho a Andrés Manuel y a su equipo en cuanto a la lucha que asumirán y de si esta llegara hasta sus últimas consecuencias, debido a su equivocación en el activismo que promueven. “nosotros pensamos que la clave —verdaderamente democrática, de auténtico avance democrático— está en que el pueblo se organice y asuma la dirección de su propia lucha” puntualizan al poner en entredicho las acciones que realizan en el PRD.
Las FARP definen su posición al lado del pueblo y dejan entrever que el PRD no tiene la intención de luchar por los votos populares, más bien dejan entrever que la lucha que hoy se articula por parte del AMLO y su equipo es para ganar posiciones dentro del gabinete y canonjías muy personales“Y esa lucha en particular contará con la solidaridad total de las FARP. Ya se verá si esos señores del PRD están dispuestos a impulsar el agotamiento de todos los cauces civiles y pacíficos por parte del pueblo, cuando sean necesarias acciones más contundentes y mejor organizadas. Veremos entonces si temen o no que el pueblo se les salga de su control; veremos si en realidad se sienten o no parte del pueblo, o si sólo buscan su apoyo para fines mucho más reducidos”. Una definición que no es temeraria, sino que tiene consigo una visión y análisis de lo que realmente se encuentra pasando en la historia post electoral que México vive.
Aunque subrayan en la temática de poner en entredicho la lucha que López Obrador realiza en el marco del presunto mega fraude que la derecha llevó a cabo y dejan entrever que hasta hoy el PRD y López Obrador, han hecho todo lo posible por involucrar al pueblo, pero llegara el momento en el que no se tome en cuente al proletariado, el momento cuando la cúpula tenga que pactar “Hasta ahora, han hecho todo lo posible por no involucrar al pueblo en la discusión y toma de decisiones. Y decimos claramente que no se trata de sólo pedirle al pueblo que se pronuncie a favor o en contra de una acción determinada, como ha anunciado López Obrador que lo hará, sino se trata de incorporar al pueblo en la discusión más profunda sobre su destino, sobre su pensar, sobre sus anhelos más grandes.
No creemos que sea ético ni realmente democrático que únicamente el pueblo participe en las labores de talacha, en las actividades en que la masa es sólo importante
por su inmenso número”.
Aunque difieren en el exhortamiento a posiciones radicales, e insisten en puntualizar que dudan que López Obrador y el circulo más cercano que lo rodea tenga la intención de luchar por la democracia “Pero pensamos —deseando equivocarnos—que será difícil que la dirección del PRD y el círculo cercano a López Obrador estén interesados en desarrollar la iniciativa y el arrojo democráticos del pueblo”.
Por ultimo las FARP en su análisis destacan que la polarización del país generaran focos rojos en varias regiones del país, donde la violencia a decir de ellos será la opción a seguir “Y entonces, ante tal estado de cosas, si algunas fuerzas políticas, ya sean de izquierda o derecha, pensaban, deseaban e impulsaban una transición pacífica o de terciopelo hacia un mejor país, verán todos sus esfuerzos frustrados, porque estaremos arribando a una polarización de la sociedad de tal magnitud que sólo se engendrarán innumerables focos rojos y regiones enteras donde la violencia será el sustituto de la lucha política por medios pacíficos. Nadie desea eso, pero todo pareciera que los acontecimientos actuales nos están orillando inexorablemente hacia allá”.
Visualiza la entrevista de Jorge Villacaña Jiménez. Procurador de colonias populares en Oaxaca, haz clic en la siguiente liga:http://www.youtube.com/watch?v=s6-0TBxxe9M
Visita: www.puntoyaparteinforma.com.mx
puntoyaparteoaxaca@gmail.com