viernes, octubre 04, 2013

¿LAS FALSAS SIGLAS DEL EPR-ERP, CONTRA INTELIGENCIA DESESPERADA?

Juan José Díaz Bermúdez/Análisis

Bandera del ERP ¿cierto o falso?


Oaxaca, México ( Punto y Aparte Oaxaca).-  En agosto de este año surgió la posibilidad de una fractura en el Ejército Popular Revolucionario ( EPR), se habló por los mismos integrantes a través de sendos comunicados, de una agrupación que se autodenominó  Ejército Revolucionario del Pueblo ( ERP) siglas idénticas a un grupo guerrillero de Argentina. Sin embargo el ERP de México nació a decir de quienes lo  afirmaban, debido a la falta de  coincidencias con el EPR decidieron  " tomar las armas a cuenta y riesgo", arremetieron  de forma atípica contra la Comandancia General del EPR, desmenuzando y acusando, incluso señalamientos que eran fáciles de contradecir o poner en duda su autenticidad, fue incluso algo tan mediático como predecible, hasta llegar a la sospecha de que el EPR y el ERP ¿son lo mismo?, ¿es contra inteligencia planteada desde la Comandancia General del EPR?, ¿debido a los errores uno tras otro cometidos por las bases en Oaxaca?

 Primero dos desapariciones en el 2007, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, aún reclaman su presentación y en el 2013,  un secuestro mal planeado, en el cual resultaron detenidos varios presuntos miembros de la agrupación guerrillera que pudieron haber participado en el de los niños Álvarez Benfield, que terminó en el mes de mayo con la detención de varios de sus  presuntos integrantes. Veamos:

Es curioso que el autodenominado Ejército Revolucionario del Pueblo, surja en el marco de una perdida terrible de credibilidad de un también auto denominado Ejército Popular Revolucionario, que en el 2006 igual que en el 2013, apoya la lucha magisterial, y de una Guerra Popular Prolongada que empieza en 1968, aterriza en un laboratorio de una guerrilla urbana en el 2006 poniendo en práctica lo que hoy vemos reiteradamente en las marchas con los autodenominados anarcopunks, que pertenecen a una organización denominada anarquía surgida del manual del guerrillero urbano de Mariguella, un Brasileño a quien se le debe esta manual de anarquía y guerrilla urbana, el cual fue puesto en marcha al cien por ciento en el 2006 en Oaxaca a través de células enquistadas en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

En el 2006 en Oaxaca el EPR  nombra como encargado de plaza, a un también desprestigiado combatiente, como lo fue el hoy extinto Rafael Vicente Rodríguez Enriques, ( a) El Guero,(a) comandante Willy, como el promotor de las brigadas móviles que al interior de la sección XXII del SNTE, causó un gran daño a Oaxaca. Rodríguez Enriques con antecedentes de secuestro al hijo de un líder del mercado de abastos, con una amplia participación en Loxicha en 1996, es quien por incapacidad de dirección, propició el seguimiento, la filtración y la detención y desaparición de los dos mandos medios de esa agrupación guerrillera en el 2007, Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

Una de las células identificadas plenamente a Rafael Vicente Rodríguez Enriques, donde participaba uno de sus cuñados, Leonel Manzano Sosa ( también detenido por el secuestro de los infantes Álvarez), la célula eperrista  habría participado en el secuestro de los hijos de Juan José Álvarez Candiani. Recientemente  la Procuraduría General de la República, por primera vez el 2 de octubre habría revelado según medios informativos que el secuestro a los niños Álvarez Benfield en enero de 2013, lo habría llevado a cabo el EPR al encontrarse propaganda de esa agrupación subversiva en la que casa que ocupaban los secuestradores en Reyes Mantecón, vemos que la hipótesis que se maneja por parte de los analistas, que el EPR necesitaba sin duda una salida decorosa a todo el mar de dudas que la falta de operatividad de sus combatientes habían propiciado, en Oaxaca y Estado de México, era más que necesaria, debido a que el tiempo se agota y todo caerá  por su propio peso, arrastrando  al EPR, a quién no solo le demostrarán el plagio de los niños antes mencionados, sino otros más que existen en Oaxaca, en la zona del Valle de Tlacolula, donde habrían incluso secuestrado en el 2007 a un agricultor de la zona de San Carlos Yautepec.

Estos mismos presuntos secuestradores de los niños Álvarez Benfield, acusados también de delincuencia organizada, uso de armas exclusivas del Ejército,  son los que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación         (CNTE), reclama como punto prioritario en las peticiones de esa organización disidente ha hecho ante el señor Peña Nieto y Osorio Chong, exigiendo su libertad absolutoria de quienes fueron detenidos en posesión de los secuestrados multicitados.

En mayo de 2013 fuerzas especiales rescatan a los niños Alexa y Juan José Álvarez Benfield, quienes habían sido secuestrados en enero de ese mismo año.

Luego de tres meses de seguimiento físico y tecnológico por medio de una fuerza especial, y tras haber hablado los familiares de los secuestrados con el Secretario de Gobernación y el Procurador General de la República, para que el gobierno federal interviniera, debido a la negligencia y apatía con la que el gobierno estatal de Oaxaca actuaba, pese a que era un secuestro de infantes. En mayo son detenidos los profesores, militantes de la APPO y uno que otro sedicente luchador social, todos ellos identificados a la sección XXII-CNTE así como al EPR que presuntamente- según tesis de inteligencia- se ha infiltrado en la Asamblea Estatal Magisterial. La detención de esas personas presuntos guerrilleros, se ha considerado por los servicios de inteligencia como uno de los más duros golpes a la estructura del EPR en Oaxaca, Estado de México, Michoacán y Guerrero. 

 Los detenidos :Luis Gutiérrez Zaldívar de 42 años, David Vargas Araujo, de 46 años, Damián Gallardo Martínez de 43 años, Sara Altamirano Ramos de 44 años, Mario Olivera Osorio de 46 años, Lauro Atilano Grijalbo Villalobos, de 44, Alejandra Chávez Chávez de 45 años, Alejandro Sandoval Martínez de 50 años, Faustino Diego de 46 años, Alberto Sandoval Rodríguez 25 años, José Ambrosio Martínez de 50 y Enrique Guerrero Aviña de 28 años.

Porque debemos de mencionar ¿quienes son estás personas?, pero sobre todo ¿quién es José Ambrosio Martínez y/o José Ambrosio Martínez Gómez? Y ¿Por qué la sección XXII y la CNTE no lo mencionan en sus exigencias ni lo muestra en fotografía?

José Ambrosio Martínez y/o José Ambrosio Martínez Gómez, es sobre quién descansaba la comandancia del secuestro, ¿por qué?, debido a que este personaje según tarjetas informativas había dirigido otros secuestros que aparentemente habían salido bien, todos ellos en Tlacolula, Miahuatlán, Mitla, Mixteca y el Estado de México, había iniciado en el EPR antes de 1996 y participado en los ataques a la Crucecita en Santa María Huatulco precisamente  en 1996.

Es decir, la tesis que existe de análisis de Inteligencia, estableció desde un principio que los secuestradores de los niños Álvarez Benfield, a los que la CNTE reclama su libertad, pertecen al EPR debido a la propaganda y uniformes encontrados en el lugar, la filiación de los detenidos y sus antecedentes.

El  secuestro fallido propició según tesis de Inteligencia, que Tiburcio Cruz Sánchez Comandante General y fundador del PROCUP y EPR, se preocupará y lanzará una estrategia de contra inteligencia dirigida al Estado mexicano, sobre todo a la PGR, Estado Mayor Presidencial, CISEN y Gobierno de Oaxaca, con la finalidad de cubrirse, haciendo surgir como siempre lo han hecho las siglas de un falso grupo armado, que aparentemente se habría dividido del génesis que en este caso es el EPR, el objetivo es el de hacer creer que los ahora detenidos por el secuestro de los niños Álvarez Benfield, cuando cometieron los delitos ya no participaban al interior del EPR, sino que habrían optado por otras siglas como las de ERP, haciendo creer del rompimiento, de combatientes que no existen, de células guerrilleras que jamás han operado, simulando una guerra de papel en la que aparecen solo siglas, el EPR y el ERP. El primero la matriz y el segundo una sucursal de engaño, en la que se dibuja la impotencia y el fracaso de una organización guerrillera que está según analistas al borde del colapso ideológico y operativo, debido a que se han quedado sin combatientes, sobre todo de los de más experiencia.

¿Por qué engañar?  El EPR ha mantenido una política de crear fantasmas y lanzar buscapiés, durante su historia ha formado más de tres organizaciones diferentes:  Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente ERPI,  Tendencia Democrática Revolucionaria TDR,  Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo FARP, el más reciente sería el ERP, así como grupos, frentes, brigadas y recientemente incursionan con éxito en grupos anarquistas  que incluyen en organizaciones juveniles y a los cuales los someten a entrenamientos virtuales y en escuelas sobre el manual del Guerrillero Urbano de Mariguella, uno de los manuales de más éxito entre los combatientes urbanos sobre todo en marchas.

En este caso la creación del ERP servirá para distraer y crear sin duda una responsabilidad entre los que hoy se encuentran detenidos por secuestro de los niños Álvarez, argumentando, que sí en verdad eran guerrilleros, pero eran sin duda de la disidencia al EPR, y por tal motivo fueron separados de ese grupo guerrillero, todo está pensado para cuando el gobierno federal se decida a difundir la verdad histórica de una guerrilla que se convirtió en presunta  delincuencia organizada, secuestrando niños, profesores-guerrilleros, que hoy reclama su libertad la CNTE, según los análisis que existen al respecto..

¿Por qué crear el ERP? Ya habíamos dicho anteriormente en otros análisis, que el EPR tiene desde el 2006 una seria división y enfrentamiento que se agravó en el 2007 con la desaparición de dos de sus mandos, la enfermedad de Tiburcio Cruz Sánchez, la detención desaparición de dos de sus mandos en el 2007 y los presuntos secuestros fallidos algunos en los que han participado y que los guerrilleros llaman impuesto de guerra.


La detención de trece secuestradores y otros acusados de delincuencia organizada, puso en jaque al EPR, de tal modo que optó por generar una contra inteligencia que según la tesis de los analistas, tiene como objetivo limpiar la imagen de un EPR deteriorado, que fue rebasado por el momento y las circunstancias, un EPR que no tiene el poder de fuego, ni la estructura que pudiera generar incertidumbre, es decir, pasó su tiempo y la única opción es la de seguir viviendo o acabar tan vituperados con acusaciones por sus actos, que es necesario crear visiones y fantasmas de organizaciones y divisiones que no han existido no existirán. El EPR y el ERP son lo mismo solo es una estrategia de contra inteligencia que no ha tenido el eco suficiente como para que sea verdad. Alguien tendrá que culpar a la nueva sigla y entonces el EPR seguirá en la inmaculación revolucionaria de su proyecto de revolución de papel. Veamos que dice la historia.