jueves, mayo 23, 2013

EL EPR RECONOCE QUE SE CRIMINALIZA EN MÉXICO LA LUCHA SOCIAL


Juan José Díaz Bermúdez/Análisis




Oaxaca, México ( Punto y Aparte).- A través del comunicado fechado el veintitrés de mayo de dos mil trece, la comandancia General del Ejército Popular Revolucionario, sutilmente reconoce la criminalización de la lucha armada -bandera actual del magisterio oaxaqueño- tras la detención de cinco profesores acusados de secuestro en la persona de los niños Álvarez Benfield.

En el desarrollo del comunicado en el marco de la presentación con vida de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, presuntamente desaparecidos el 25 de mayo de 2007, el comunicadose refiere al discurso que el gobierno actual de Enrique Peña Nieto mantiene, el cual afirman; “Recurre al terrorismo de Estado como forma específica de opresión al pueblo, para inhibir conciencias y la protesta popular, con el propósito de paralizar la movilización de amigos, familiares, compañeros y sectores del pueblo que reclaman la presentación con vida de los detenidos-desaparecidos de ayer y hoy". 

Notamos entonces que no hablan en pasado, más bien enfocan los hechos del 2007 al presente y enfatizan el "hoy", cuando históricamente los hechos a los que hacen referencia fueron hace seis años, tratan de hacer creer al igual que lo menciona el magisterio de la sección 22 del SNTE de Oaxaca, que la detención de los cinco profesores se debe a tratar de inhibir las consciencias y la protesta popular, tendiente a desanimar la lucha que iniciaron hace más de 40 años.

Hábilmente durante el comunicado envían mensajes a todos aquellos sectores y grupos que se dicen progresistas y revolucionarios que en los últimos días guardaron banderas y se replegaron a razón de haber escuchado la versión oficial del papel que jugaron los profesores detenidos recientemente por el presunto delito de secuestro, dicen entonces: "Nefasto papel juegan los que se dicen de izquierda, comunistas y revolucionarios al guardar silencio cómplice, doblar banderas para negar la solidaridad por la militancia política del detenido-desaparecido y hacer eco de la criminalización que se hace desde el Estado contribuyendo por comisión u omisión a los mismos objetivos de éste: desacreditar, deslegitimar para aislar, asesinar y olvidar".  

Si notamos el EPR no se refiere a Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, claramente y sin vacilaciones esta dando nombres y apellidos sin mencionarlos,  de aquellos que cayeron en manos de la Policía Federal es decir: Mario Olivera Osorio, Lauro Atilano Grijalva, Sara Altamirano Ramos, Damián Martínez Gallardo y Leonel Manzano Sosa, este último podría ser el comandante de la misión según las líneas de investigación que existen de forma extraoficial.

El ERP se refiere concretamente a las organizaciones que desde dentro del magisterio de la 22 se han replegado luego de conocerse que los profesores detenidos podrían ser parte de  la estructura del EPR, pero sigamos desglosando la misiva para entenderle:  Hacen alusión claramente a no hacer eco a la criminalización que se hace desde el Estado mexicano, esta retorica manejada en las últimas horas por el magisterio, nos lleva a entender que el EPR y algunos grupos al interior de la sección 22, tratan de disfrazar la detención como el pretexto que el Estado tuvo para criminalizar la lucha de esa agrupación y en consecuencia de la sección 22 en Oaxaca y a nivel nacional, entonces- sí hablan sin se habla en este comunicado de los detenidos en el caso del secuestro sin mencionarlos- al precisar que con este tipo de acciones es decir la detención de los presuntos secuestradores, se está desacreditando  deslegitimando, aislando, asesinando y olvidando a los hoy combatientes detenidos-desaparecidos.

Llama poderosamente la atención que el EPR puntualice en cada párrafo los “detenidos-desaparecidos”, cuando en lo general en los últimos comunicados ya no lo había hecho, no solo habla de los desaparecidos, sino también de los detenidos y con ello obvio reconocer de forma indirecta que si forman parte de su estructura los presuntos secuestradores, porque hay que decirlo, no lo desmienten, lo que es signo de que prácticamente lo están aceptando.
Para finalizar el comunicado de la Comandancia General del EPR, insiste en manejar el calificativo de los detenidos-desaparecidos, en un afán más que todo, par englobar el proceso histórico que se vive en los hechos recientes sucedidos en Oaxaca y recalcar que toda forma de lucha es valida y legitima, o sea que el secuestro podría traducirse según el EPR, como una forma de lucha revolucionaria traducida a una expropiación de bienes por medios revolucionarios-armados. 

Por último para esconder el mensaje enviado a las agrupaciones, organizaciones y unidades del EPR, concretizan la lucha que desde hace seis años siguen a favor de la presentación con vida de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, una exigencia que poco retomaron por cierto en esta misiva, se centraron más en dar las instrucciones pertinentes a quienes habrán de dar la lucha por la liberación de quienes están detenidos. Alertan incluso del hostigamiento del aparato de inteligencia y represivo.

En todo el escrito nunca niegan que los detenidos durante el caso Álvarez Benfield formen parte de su estructura y según  la experiencia que se tiene, era el momento para hacerlo, negar la militancia de aquellos que no forman parte de sus combatientes, al no optar por la negación quiere decir que los hoy detenidos si formaban parte de su estructura.