lunes, junio 13, 2011

El Fisgón

Juan José Díaz Bermúdez


Oaxaca, México (Punto y Aparte).- No hay paz sin justicia, las heridas abiertas del dos mil seis en Oaxaca no cierran, el imperio de la impunidad sigue estando por encima de la ley sin que hasta hoy pudiera existir siquiera una esperanza que traiga la posibilidad de ver a los criminales políticos, corruptos y violadores en la cárcel. El tiempo pasa, acortándose la posibilidad de un diálogo que de rumbo a este incierto gobierno del cambio que erró el rumbo y cayó en la inercia.
Sin embargo que es lo que frena la justicia, pruebas existen, testimoniales los hay en todos los formatos, lo que falta es la voluntad y el hecho que Gabino Cué se encuentra por el momento, amarrado de las manos porque aquellos que gobernaron a Oaxaca están protegidos por la mafia de ultraderecha que gobierna México, veamos:
Ulises Ruiz Ortiz es intocable porque así lo decidió El Yunque. Aquellos que creen que detener a la burbuja sería demasiado fácil se equivocaron, así como se han equivocado en diferentes análisis que han llevado a cabo.
Ruiz Ortiz, Franco Vargas, Moreno Rivas, Vera Salinas actuaron en Oaxaca en el 2006-2007 protegidos por El Yunque y el Opus Dei, apoyados incluso con material de guerra, tecnológico y táctico, es decir, no son intocables, pero si cuentan con un gran escudo que desde la Presidencia de la República los favorece para que sus actos queden en la impunidad y el olvido.
A Ulises Ruiz Ortiz y la burbuja, El Yunque le debe favores políticos, uno de ellos es la detención-desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez mandos del Ejército Popular Revolucionario (EPR). La presunta desaparición de cientos de combatientes de organizaciones revolucionarias centro americanas que fueron detenidos y desaparecidos en lo álgido de la lucha de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y el magisterio oaxaqueño con el Estado mexicano.
Decimos con el Estado mexicano porque la APPO el EPR y el magisterio de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación no combatieron en el 2006, contra un solo hombre y su burbuja, sino contra todo un sistema, gobernado por cierto por Vicente Fox integrante de la ultraderecha del Partido Acción Nacional, el mismo Opus Dei en persona.
Cómo entonces se quiere que detengan a un sujeto que como Ulises Ruiz Ortiz, sirvió a todo un proyecto político de la ultraderecha. Será difícil entre tanto este el Partido Acción Nacional en el poder que detengan a colaboradores del ex mandatario oaxaqueño, sobre todo a quienes participaron en la cacería de luchadores sociales y guerrilleros. La justicia no llegará ni tendrá impacto en Oaxaca porque hay poderes facticos que se oponen, detener a URO sería tanto como poner en peligro la operación internacional de la ultraderecha que en el 2006 se dedico a cazar guerrilleros y luchadores sociales a quienes este tipo de grupos fascistas consideran terroristas.
La impunidad seguirá siendo usada por quienes sirven a los grupos que el actual gobierno federal sirve.
Además, Ulises Ruiz Ortiz no actuó solo, las pruebas son las muertes innecesarias conectadas con la cacería que en el 2006 se llevó a cabo en contra del movimiento social. Son varios los ejecutados que participaron en este proyecto, lo que habrá que preguntarse, es hasta donde El Yunque seguirá sosteniendo este escudo protector. A nivel nacional son varios los problemas que enfrentan, incluso podrían estar conectados a los Black Wáter, sin embargo es otro tema que después será necesario tocar.
Lo cierto es que la impunidad de Ulises Ruiz seguirá imponiéndose debido a que fueron por bien o por mal, las piezas claves para desactivar una revolución que amenazaba con extenderse a otros estados del país y eso señores El Yunque no lo olvidará nunca, el agradecimiento será eterno, ejemplos tenemos uno es José Luis Echeverría, Gustavo Díaz Ordaz y hoy Ulises Ruiz Ortiz.
http://www.puntoyaparteinforma.com.mx